China será propietaria del 17% de los 39.600 aviones de línea que serán vendidos en todo el mundo en las dos próximas décadas.

Por: AFP  13 septiembre, 2016
Boeing se muestra particularmente entusiasta con el flete aéreo, pese a que el sector solamente aumentó 1,6% en todo el mundo entre 2010 y 2015.
Boeing se muestra particularmente entusiasta con el flete aéreo, pese a que el sector solamente aumentó 1,6% en todo el mundo entre 2010 y 2015.

Pekín. China necesitará 6.810 aviones comerciales en los próximos veinte años, según previsiones de Boeing revisadas al alza, gracias la emergencia de la clase media y de la explosión del comercio por internet, que dispara el transporte aéreo de mercancías.

Estos nuevos aparatos -un 75% por ellos de tipo monopasillo- representan un valor acumulado de $1,025 billones en el período 2016-2035, precisó el constructor aeronáutico estadounidense al desvelar este martes en Pekín sus nuevas previsiones anuales.

Pese a la ralentización de la segunda economía mundial, el grupo elevó sus previsiones porque el año pasado apostaba solamente por 6.330 nuevos aviones entregados a China en las próximas dos décadas.

La flota comercial de China pasará de 2.880 aparatos el año pasado a 7.720 en 2035. El número de pasajeros crecerá en promedio anual un 6,4% de aquí a 2035, según estas previsiones.

En momentos en que China está equilibrando su economía hacia los servicios y el consumo interno, "los transportes y el turismo son sectores clave" comentó Randy Tinseth, vicepresidente de Boeing, en un encuentro con la prensa en Pekín.

Según esta nueva proyección, China será propietaria del 17% de los 39.600 aviones de línea que serán vendidos en todo el mundo en las dos próximas décadas.

Las compañías chinas "ya aumentan sus flotas" para responder a la creciente demanda de turismo y de viajes de negocios en Asia, destaca Boeing.

"La expansión de la clase media, añadida a la flexibilización de las políticas de visados para los viajeros chinos permiten augurar un porvenir brillante para el mercado de los vuelos de largo recorrido" explica Randy Tinseth.

Así, la flota china de aviones de gran capacidad (con dos pasillos, para más de 200 personas) se triplicará en los próximos años y exigirá 1.560 nuevos aparatos.

Boeing se muestra particularmente entusiasta con el flete aéreo, pese a que el sector --lastrado por una morosa economía planetaria-- solamente aumentó 1,6% en todo el mundo entre 2010 y 2015.

Sin embargo la explosión del comercio en línea -que representa cerca del 12% del total de las ventas al por menor en China- podría disparar el flete aéreo.

"Se van a necesitar medios para transportar todos esos paquetes" explica Tinseth.

La demanda china de aviones cargueros va a crecer notablemente hasta 2035, con 180 nuevos aparatos para flete, a los que se añaden otros 410 reconvertidos en cargueros, estima Boeing.

El constructor estadounidense y su gran rival europeo Airbus comparten casi a partes iguales el gran mercado aeronáutico chino.

Boeing se puede congratular de haber acumulado los pedidos, ante Ruili Airlines, Xiamen Airlines, China Eastern Airlines (por $4.000 millones) y sobre todo China Southern, que firmó en diciembre pasado la compra de 100 Boeing 737, por unos $10.000 millones a precio de catálogo.

Sin embargo, a diferencia de Airbus que tiene desde 2008 en Tianjin un línea de ensamblaje para el A320, Boeing se contenta con construir, ensamblar y acondicionar sus aviones en Estados Unidos.

Pero, para asegurarse una implantación estratégica en el gigante asiático, Boeing cerró el año pasado un acuerdo de cooperación con el constructor aeronáutico chino Comac --un grupo público-- para abrir en China un "centro de acabado" para el acondicionamiento de aparatos de medio alcance B737.

Etiquetado como: