CONSORCIO TIENE POSIBILIDAD DE HACER CAMBIOS A IDEA ORIGINAL

Diseño del centro de convenciones tardará 18 semanas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los planos que definirán el diseño del futuro centro de convenciones estatal deberán quedar listos en cuestión de 18 semanas una vez se de la orden de arranque, lo cual puede suceder en los próximos días.

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) es la entidad a cargo por parte del Estado de velar por su desarrollo, construcción y operación. Con la adjudicación del diseño arrancó formalmente la primera etapa de este esperado inmueble que pretende posicionar al país como un destino para el turismo de congresos, seminarios y eventos internacionales.

El centro de convenciones se ubicará en un terreno propiedad del Programa Integral de Mercadeo Agropecuario (PIMA), que se obtuvo mediante un convenio de cooperación interinstitucional suscrito entre el ICT y el PIMA. En el acuerdo se le otorga el carácter de posesión y plena administración de las 10 hectáreas.

Según el plan del ICT, tendrá 15.000 metros cuadrados, con un salón de exposiciones de 6.000 m², tres veces más grande del que tiene el hotel Ramada Plaza Herradura.

Esta semana, la Contraloría General de la República refrendó el contrato entre el ICT y el Consorcio Grupo de Diseño Internacional a cargo de esta primera etapa. 

Samuel Bermúdez, arquitecto de la firma Gensler, una de las empresas que conforman el consorcio, explicó que el contrato contempla el anteproyecto, planos constructivos, presupuesto, programación de obra e inspección. El proceso de tramitar los permisos ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) ya escapa de los alcances de este primer contrato.

Lo que sí podría hacer el consorcio son cambios a la idea original que les proveyó el ICT. "Es una excelente base las que nos brindó el ICT, dijo el arquitecto, y tenemos espacio para sugerencias y cambios. Sin embargo, dado que apenas se está iniciando con el proceso sería prematuro adelantar criterios acerca de posibles modificaciones".

La primera tarea del consorcio será revisión y presentación del anteproyecto. Para ello tendrá destinado un equipo de profesionales, asesores expertos en áreas que van desde el diseño acústico hasta paisajismo. 

En todo momento, y dado que el ICT es la entidad a cargo, la institución tiene la posibilidad de supervisar la buena marcha del proyecto

"Cuentan con una unidad técnica altamente calificada, quienes estarán velando por el cumplimiento de nuestros compromisos", destacó Bermúdez.

En el refrendo que la Contraloría otorgó, se estipula  que es el ICT el que deberá verificar que la vigencia de la garantía de cumplimiento se encuentra conforme a los términos del cartel. 

Ahora bien, en cuanto al precio, si bien Bermúdez no quiso detallar cuánto es lo que se le pagará al consorcio por su trabajo, aduciendo solamente que será una tarifa acorde con lo establecido por el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), el propio cartel menciona un monto estimado por tales servicios en ¢1.000.000.000 más otro tipo de costos.

También el cartel se refiere al plazo en el que debe realizarse el diseño a conformidad. Se establecieron 126 días naturales para la Etapa I, es decir elaboración del proyecto y 300 días naturales para la Etapa II que se refiere a la supervisión del contrato de la obra, etapa que será posterior.

Allan Flores, jerarca de Turismo reconoce que este inmueble, por su naturaleza, ubicación estratégica y tipo de eventos que atraerá, impulsará inversiones en hoteles y servicios, empleo, aerolíneas e, incluso, otros complejos más pequeños dentro y fuera de la Gran Área Metropolitana.

Este Centro Nacional de Congresos y Convenciones fue declarado de interés público desde el 2002.

Sostenbilidad y financiamiento