Más bebidas tradicionales, artesanales e importadas amplían el mercado; el consumo aumentó 11,6%

Por: Cristina Fallas Villalobos 25 octubre, 2015
 Auto Mercado ofrece en sus supermercados una amplia oferta de cervezas que incluye “tradicionales”, artesanales e importadas. Parte de su distintivo es que ellos importan algunas de las bebidas que tienen a disposición.
Auto Mercado ofrece en sus supermercados una amplia oferta de cervezas que incluye “tradicionales”, artesanales e importadas. Parte de su distintivo es que ellos importan algunas de las bebidas que tienen a disposición.

Con el paso de los días, la cerveza conquista el gusto de más costarricenses, quienes ven en esta bebida el acompañamiento ideal al visitar la playa, en la fiesta con los amigos o al ver jugar a la “ Sele ”.

Según datos de la firma Euromonitor Internacional, del 2009 al 2014, el consumo total de cerveza en Costa Rica aumentó un 11,6%. Mientras que el consumo per cápita pasó de 32,9 a 34,4 litros.

Y es que este producto ha recibido un nuevo impulso gracias al auge que experimenta la cerveza artesanal que, actualmente, es fabricada en el país por al menos 15 microcervecerías.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Esta situación –que para algunos es considerada como una moda– atrae a más consumidores, quienes son tentados a buscar una nueva experiencia de consumo a través de otros sabores, texturas, aromas y colores.

Ahí se benefician marcas de consumo tradicional, como la Imperial o la Pilsen para dar algunos ejemplos, y se promueve una mayor importación.

Datos brindados por la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) muestran que la importación de cerveza creció un 47% del 2011 al 2014.

En este apartado, Estados Unidos, México y Nicaragua son los principales mercados de los que se trae cerveza. Destaca que durante el año pasado también se importó de países como Corea del Sur, Portugal y Guyana.

Algunas de las marcas elaboradas fuera de nuestras fronteras y que se comercializan en el país, son Corona, Trappe, Sol, Tecate, Carta Blanca, Gallo y Toña.

Siendo así, las cifras muestran el creciente interés de los nacionales por la bebida alcohólica que se acostumbra a tomar con mayor frecuencia, por encima del vino, destilados y otros.

El buen momento de la categoría es percibido tanto por los productores nacionales, que elaboran sus productos de manera industrial o artesanal, así como por quienes se dedican a importar.

Grupo Pampa, Treintaycinco, Costa Rica’s Craft Brewing Company, Cervecería Costa Rica y Cofradía Brewing, son de las empresas que experimentan crecimiento en sus negocios.

Un mercado en convivencia

El portafolio de cervezas de Grupo Pampa incluye siete tipos, de las cuales cinco son importadas: Sol, Tecate, Dos X y Carta Blaca, que son mexicanas, y La Trappe, cerveza artesanal holandesa.

Fabián Gamboa, director comercial de la firma, detalló que el auge de la cerveza artesanal ha generado un efecto que el denomina “de ambos sentidos”.

“Afecta por una parte el consumo de cervezas tradicionales dado su efecto moda y, por otro lado, atrae nuevos consumidores de la categoría, generando al final un efecto positivo en el consumo global de cerveza”, explicó.

Grupo Pampa (que vende sus productos en supermercados encadenados e independientes, licoreras, bares, hoteles y restaurantes) presentó un crecimiento promedio del 15% en el volumen importado de sus cervezas para los últimos cuatro años.

Cervecería Costa Rica, por su parte, tiene una oferta conformada por más de 10 cervezas, entre las que están marcas propias como Imperial, Pilsen, Bavaria, Kaiser y Rock Limón. Asimismo, importa Corona, Gallo, Toña, Budweiser y Paulaner.

Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Cervecería Costa Rica, destacó que el mercado cervecero es muy diferente en términos de las expectativas del consumidor y de la forma de operar.

“Se caracteriza por la diversidad de la oferta, la convivencia de muchas marcas y estilos. En general, el mercado cervecero se ha ampliado al atraer nuevos consumidores a la categoría y además el consumidor costarricense es cada vez más sofisticado”, dijo.

A la oferta de estas compañías, se suma la de los artesanos, entre ellos Treintaycinco, que tiene en su portafolio 12 cervezas que se mantienen y dos que varían bimensualmente.

Esta empresa salió al mercado en el 2013 y su producción creció un 300% en un periodo de un año. Y entre abril del 2014 y abril del 2015, subió un 100%.

Ignacio Castro, gerente de producción de la empresa, comentó que no consideran que el auge de lo artesanal afecte las ventas de las tradicionales, si no que, llegaron a consolidar la categoría de cerveza frente a los destilados y otro tipo de fermentados.

Otra de las firmas que nota un crecimiento de nuevos consumidores es La Cofradía Brewing. Esta entró al mercado en el 2014 y tiene cuatro cervezas de manera permanente y varias de temporada como la Wild Berries Ale.

“Los consumidores han descubierto en la cerveza artesanal toda una nueva experiencia de sabores, aromas y estilos que tradicionalmente no ha abundado en el país”, señaló Andrés Redondo, socio fundador de la firma.

La capacidad instalada de producción de La Cofradía es actualmente de 10.830 litros al año, sin embargo, prevé duplicar la producción durante el 2016.

Para Benjamín Chaverri, encargado de mercado de Costa Rica’s Craft Brewing Company, el auge de las cervecerías artesanales sí ha tenido un impacto en en las grandes corporaciones cerveceras pero que podría tener buenas consecuencias, ya que deberán regresar a sus raíces si quieren mantenerse con vida.

“Hay un pequeño efecto en el consumo de ‘tradicionales’. Vemos los indicadores con el crecimiento de cervecerías artesanales alrededor del mundo, al igual, que en nuestro país. También se ha visto un crecimiento en la importación de cervezas; la gente está deseosa de probar cosas nuevas y buscar lo que gusta”, dijo.

Esta compañía tiene en su portafolio bebidas como la Libertas Golden Ale, Segua Red Ale y Malacrianza Scottish Ale. Además, posee el registro de varias cervezas de temporada.

Costa Rica’s Craft Brewing empezó a operar en el país en 2011 cuando contaba con una producción de 85.900 litros al año; para el 2012 aumentó a 200.000 y así se mantuvo hasta el 2014 por limitaciones de espacio en su planta de Cartago. Ahora, en el 2015, su capacidad de producción ronda los 420.000 litros luego de trasladarse a otras instalaciones.

Consumo de bebidas alcohólicas

Sepa cuáles son los productos que acostumbran beber los ticos:

79% de los ticos dicen consumir cerveza

53% de las personas acostumbra beber vino

47% muestra interés por los destilados, como el whisky

14% opta por consumir otro tipo de bebidas alcohólicas

Fuente Encuesta sobre patrones de consumo de bebidas alcohólicas en Costa Rica 2012 realizada por la Escuela de Estadística de la UCR.