Cuide su alimentación en horas laborales

Por: Krisia Chacón Jiménez 18 octubre, 2014
 José Manuel Hernando, presidente de Cacia, es un ejecutivo que cuida sus hábitos alimentarios en horas laborales.
José Manuel Hernando, presidente de Cacia, es un ejecutivo que cuida sus hábitos alimentarios en horas laborales.

Galletas, gaseosas, harinas y dulces son parte de los alimentos que se suelen ingerir en las reuniones, pero, ¡cuidado!, porque pueden afectar su salud.

Por lo general, estos bocadillos son muy fáciles de servir, pero son menos nutritivos y le aportan a su organismo gran cantidad de calorías.

“Algunos catering service ofrecen un menú variado de alimentos, pero gran parte de ellos están compuestos de pasta de hojaldre, la cual contiene altas raciones de mantequilla y no favorece a la dieta”, explicó Melania Cevo, especialista en Consultas Nutrición.

Según la doctora, la pastelería horneada es alta en sodio y baja en fibra, lo que provoca que aumente la ansiedad y surgirá el deseo de comer mayor cantidad y más de una porción.

Para Milagro Mora, nutricionista de Dos Pinos, las personas que tienen mucho trabajo se les dificulta realizar las cinco comidas diarias, que son indispensables para tener una buena dieta.

“Los horarios de comidas están pensados para que el cuerpo pueda recibir pequeñas porciones de energía y así no caer en excesos”, afirmó Mora.

Por eso, es importante que si usted tiene la agenda cargada de actividades, siempre se tome el espacio para coordinar sus meriendas y que estas sean lo más saludables posibles.

José Manuel Hernando, presidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), es un profesional que cuida su alimentación y se preocupa por mantener un equilibrio entre el trabajo y su salud.

“No me pueden faltar los cereales en la mañana; la proteína, ya sea pollo, pescado o carne de res. También como siempre ensaladas y vegetales, así como arroz blanco”, comentó.

Durante reuniones

En lugar de consumir alimentos que le desordenan la digestión y que le provocan pesadez, incorpore en su dieta frutas y verduras.

Además si usted es quien organiza los encuentros laborales, puede ofrecer a sus colegas un menú variado y saludable.

Los siguientes alimentos son adecuados durante sus reuniones:

Frutas: A cualquier hora del día. Puede servirlas picadas para que sean fáciles de consumir. Las más recomendadas son las fresas, kiwi, uvas, melón, piña, papaya y manzana con limón.

Yogurt: Tanto líquidos como cremosos. Son fáciles de cargar y le aporta variedad de nutrientes a su cuerpo.

Sándwiches: Con pan integral y se puede acompañar con queso, mermeladas y jamón.

Bebidas: Se debe eliminar en la medida de lo posible las bebidas gaseosas y en su lugar ofrecer jugos naturales, café o té.

Según Mora, se debe tener un cuidado muy especial con las harinas, porque son alimentos que se acostumbran comer durante la jornada laboral.

“Lo mejor es sustituir la repostería por sándwiches y tortillas”, recomendó Mora.

El uso excesivo de harinas, tanto en el desayuno como en el almuerzo, provoca la marea alcalina, por ende se sentirá cansado y con sueño en su trabajo.

Por su parte, José Manuel Hernando, presidente de Cacia, explicó que los beneficios de tener una disciplina con lo que consume son múltiples: buena salud, control del peso y más energía para cumplir con todas las actividades diarias.

“La buena alimentación y el ejercicio yo me los tomo de forma seria, pues creo que es una inversión de tiempo que debo hacer para tener calidad de vida”, afirmó.

Este ejecutivo también comparte sus hábitos alimentarios con sus compañeros.

Él ofrece en sus reuniones bocadillos integrales y bebidas dietéticas.

“Predico con el ejemplo, pues en la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria fomentamos el estilo de vida saludable en toda la población, y hemos realizado acciones importantes en ese sentido”, explicó.

Si su reunión es en la mañana:

Emparedado: En pan integral y relleno de pollo y alfalfa. Le aporta a su cuerpo fibra, calorías moderadas y vitamina B12.

Barras: Galletas de avena y barras de granola. Aporta fibra y calorías moderadas.

Carne: Emparedado de carne (mano de piedra), lechuga y tomate. Aporta fibra, calorías moderadas, licopeno y antioxidantes.

Evítelos: Empanadas de pollo y carne, enchiladas y queques. Son altos en grasa saturada y sin fibra.

Si su reunión es para el almuerzo:

Pescado: Filet de pescado a la plancha, verduras en salsa de tomate natural y arroz con almendras.

Pollo: Pechuga de pollo, rellena con espárragos o pollo en salsa de tomate natural y pasta con vegetales.

Ensaladas: Lechuga, tomate, elote, remolacha, zanahoria y pepino. Hongos salteados.

Vegetariano: Arroz con almendras, verduras, trozos de plátano maduro, con opción de queso y frijol molido.

Si su reunión es en la tarde:

Emparedado: Pan integral con queso fresco y alfalfa. Aporta vitamina B12 y calcio.

Burrito: Tortilla de trigo integral con pollo y vegetales. Contiene fibra y antioxidantes.

Yogur: Con frutas y granola. Aporta calcio, fibra y antioxidantes.

Pinchos: Tomate, albahaca y queso fresco. Aporta licopeno, vitamina C, calcio y magnesio.

Evítelos: Cangrejos, arreglados y empanadas de piña. Son altos en sodio y en calorías.

Si su reunión es en la noche:

Pastas: Lasaña de espinacas con queso ricotta. Contiene hierro.

Sopa: Tortillas horneadas, sopa azteca con queso fresco, aguacate y pollo. Aporta magnesio.

Pescado: Arroz con hongos. Corvina al limón. Contiene vitamina c y omega 3

Carne: Lomito a la naranja con puré de papa. Ensalada de espinacas y tomate. Aporta hierro y potasio

Evítelos: Papas fritas, salsa blanca y salsa tártara. Poseen grasas saturadas y menos fibra.

Fuente Melania Cevo, Consultas Nutrición.