Es la categoría con mayor demanda en un mercado cada vez más interesado en las bebidas espirituosas

Por: Evelyn Fernández Mora 23 noviembre, 2014
 El vino se está convirtiendo en un enganche para los consumidores a quienes les gusta diversificar en el segmento de licores y está abriendo paso a un nicho interesado en probar y combinar otras categorías, incluidas las de lujo.
El vino se está convirtiendo en un enganche para los consumidores a quienes les gusta diversificar en el segmento de licores y está abriendo paso a un nicho interesado en probar y combinar otras categorías, incluidas las de lujo.

El descorche del vino está emitiendo un sabor muy atractivo para el paladar de los consumidores entre varias categorías de licor que están siendo más apeticidas en el país.

Esta bebida es la que ha presentado mayor crecimiento en consumo y ventas en bares, restaurantes, licoreras y supermercados por encima del whisky , el ron y el vodka.

Así lo da a conocer un estudio de la consultora Euromonitor Internacional sobre estos tipos de bebidas espirituosas.

Gráfico: Importación de licores
Gráfico: Importación de licores

Del 2009 al 2013, el vino generó un aumento en ventas del 77,8%, y creció en un 32% en volumen distribuido en los puntos de venta mencionados.

Asimismo, dentro de ese grupo de bebidas, es el que más se ha importado en los últimos cinco años; cerró el 2013 con 9.256 toneladas ingresadas al país, según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

En ese sentido, es también la bebida en la que más se ha invertido dinero para compras en el exterior.

Ese dinamismo se nota en lo que reportan las ventas de algunas empresas.

Por ejemplo, en los últimos 12 meses (de octubre a setiembre,) la venta de vinos de Grupo Pampa subió un 15% respecto del mismo periodo del año anterior, basado en cajas de 9 litros.

Fabián Gamboa, director comercial, indicó que la marca Bodega Undurraga es la principal de vinos por volumen, y Bodega Trapiche, por el nivel de ingresos.

“Nuestro core de negocio y donde se concentra el mayor volumen es en la categoría de vinos”, manifestó Gamboa. Dicha empresa maneja más de 75 marcas de todo el mundo.

Otras copas en la mesa

Aunque el vino está a la cabeza de estos tres tipos de licores ( whisky , ron y el vodka), los datos de Euromonitor Internacional muestran una tendencia que impulsa un mayor consumo de esos tragos.

El vodka presentó el segundo mejor crecimiento (43,7%) por ventas en millones de dólares en el país entre el 2009 al 2013. El whisky no se queda atrás con un 38,46% y el ron con un 31,3%.

Este último fue el único que decreció (-4,1%) por millones de litros distribuidos en ese periodo.

No obstante, los empresarios sienten un buen dinamismo de estos segmentos en el mercado.

“La venta de licores es muy dinámica. Consideramos que en los próximos años vamos a continuar con esta tendencia, con nuevos consumidores, entre ellos las mujeres, entrando a la categoría de whisky, por ejemplo, con marcas como Johnnie Walker Red Label y J&B”, comentó Manuel Barrenechea, gerente de marcas Reserve de Diageo.

La marca que más vende Diageo en whisky es Johnnie Walker; en ron es Captain Morgan, y Smirnoff en el caso del vodka.

Para Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas Florida Florida Ice and Farm Company, las cuatro categorías muestran un amplio dinamismo, no obstante, el mercado formal evidencia una contracción en destilados ron, vodka y whisky.

“Lamentablemente el mercado ilegal (contrabando) todavía tiene un gran peso a pesar de los esfuerzos que el país viene realizando. El mercado formal del vino sí muestra un crecimiento relevante”, agregó Sánchez.

En Grupo Pampa el ron (-7%) y el whisky (-3%) fueron las únicas categorías que decrecieron en los últimos 12 meses.

De lujo

Aun así, las marcas de lujo han encontrado un interesante nicho en Costa Rica, y las corporaciones están reaccionando con estrategias sobre estas líneas.

“En Costa Rica la globalización y gusto por las cosas buenas es cada vez mayor, por lo que esta tendencia sigue creciendo y se puede apreciar en los consumidores que constantemente tienen gustos y preferencias más sofisticadas”, externó Barrenechea.

Por eso, Diageo maneja la división de lujo de Diageo Reserve, la cual estableció operaciones de mercadeo este año en el país para desarrollar una estrategia de captación de clientes.

Los métodos están enfocados en desarrollar eventos y acciones específicas a públicos claves.

Gamboa, de Pampa, comentó que el país es un buen mercado para las bebidas de lujo porque se conjugan dos factores relevantes: un grupo importante de consumidores nacionales con un alto nivel de especialización y un segmento de turismo afín a las categorías premium.

Esta empresa trabaja en el servicio personalizado en canales claves para captar este nicho.

Etiquetado como: