Por: Marvin Barquero S. 15 noviembre, 2014
El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

En primera instancia, David García Gómez no iba a ser un biotecnólogo. Estudiaba tecnología de alimentos en la Universidad de Costa Rica. Pero la vida le tenía guardada su verdadera vocación y hoy es un ingeniero en biotecnología del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), quien, junto con otros cuatro emprendedores, está a punto de ofrecer al mercado una novedosa forma de producir biodiesel a partir del suero de la leche.

La idea de utilizar ese suero, un subproducto cuyo manejo es dolor de cabeza para los productores, nació para participar en la competencia internacional denominada iGem, del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Pero antes de enviarla allá, participaron, prácticamente con un bosquejo de la idea, en la feria de ideas de negocios del ITCR. En ese concurso ganaron.

Para entonces, el 2012, García ya había aprendido de desarrollo de negocios. Dice que él es un biotecnólogo y no sabía nada de negocios. El aprendizaje lo logró con la participación, en el 2009, en el Desafío Intel, en “Yo emprendedor” y en la feria de ideas de negocios del ITCR. En ese momento, tenía una empresa propia, Plantech, dedicada al desarrollo de plaguicidas orgánicos.

De regreso al 2012, García recuerda cómo el triunfo en la feria del ITCR y en “Yo emprendedor” abrió las puertas para dos grandes pasos: crear la nueva empresa Cibus 3.0 y recibir capacitación de expertos. Cibus es una palabra latina y significa combustible y 3.0 se refiere a una tercera generación de biodiesel .

Con la capacitación de un año, en el 2013 quedaron listos para participar en la competencia mundial Clean Tech Open. Obtuvieron el primer lugar en la categoría de transporte. Así, Cibus 3.0, de la cual también forman parte Abad Rodríguez, Mariángela Ramírez, Ricardo Alvarado y Silver Ceballos, tendrá listo el prototipo para la producción del biodiesel en el 2015.