Vaivén en tarifas eléctricas obliga a cambios en industrias

Precios para la industria disminuyeron desde el 2009 pero este año comenzaron a crecer de nuevo

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /negocios/electricidad-tarifas_ELFCHA20131123_0001_5.jpg
    326x204
    Vainén en tarifas eléctricas obliga a cambios en industrias
    / 23 NOV 2013

index

En cinco años, las tarifas del servicio eléctrico han subido, bajado y vuelto a subir, un panorama que complica la planificación para el sector industrial del país.

Algunas empresas han iniciado reestructuraciones a raíz de esta situación. Otras, en cambio, han logrado implementar acciones de eficiencia energética para generar ahorros y continuar su producción usual.

Por ejemplo, Florida, Ice & Farm (Fifco) despidió a 170 empleados el 15 de noviembre pasado y entre los motivos está el aumento significativo en el precio de los insumos, entre ellos, el de la electricidad.

Por su parte, las compañías Alimentos Prosalud y Holcim –industrias intensivas en uso de energía– han generado ahorros de dos dígitos, inclusive entre sus empleados.

La factura eléctrica representa entre un 20% y un 30% de los gastos totales de operación de las empresas industriales, por lo que los movimientos en este rubro tienen incidencia directa en los resultados de las compañías.

Sube y baja

Del 2009 al 2012, las tarifas eléctricas del sector industrial cayeron un 11,7% en promedio, según datos de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep).

En esta categoría están los clientes de media y alta tensión, es decir, los que consumen como mínimo 120.000 kWh por año.

Sin embargo, con base en las tarifas mensuales del 2013, la Cámara de Industrias estima que este año crecerán un 30%.

Similar comportamiento han mostrado las tarifas del sector general, entre las que se encuentran empresas más pequeñas y clientes individuales como condominios.

“Todos los incrementos han impactado fuertemente nuestros costos de producción, y no es posible trasladar enteramente estos aumentos al precio final del producto porque afectaríamos grandemente a nuestros consumidores”, comentó Shirley Romero, directora de Comunicación Corporativa de Alimentos Prosalud.

Los vaivenes se presentan en las tarifas de todas las empresas distribuidoras, aunque los abonados del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) son los que pagan las más altas.

El 65% de las empresas con precios industriales corresponde a estos dos operadores.

Medidas de contención

Una de las alternativas por las que han optado las empresas es consultar directamente con el operador del servicio cuál esquema de tarifas les sirve mejor de acuerdo a su operación.

Una vez ubicados en la importe más óptimo, varias han optado por implementar acciones de eficiencia energética.

Alimentos Prosalud inició desde hace dos años un plan para bajar los costos eléctricos.

Entre las acciones implementadas está la compra de equipos con menor consumo energético, la implementación de sistemas de apagado y encendido automático en aires acondicionados y el uso de un motor de combustión y un generador eléctrico que aprovecha el biogás generado en su planta de tratamiento de aguas.

También ha sido clave aprovechar las franjas horarias donde la electricidad es más barata.

Este plan requirió la inversión de $350.000, que serán recuperados en dos años. Con ello, lograron reducir el consumo de kWh en un 15% ($130.000 al año).

Otra industria intensiva en el uso de la electricidad es la cementera. En el caso de Holcim Costa Rica, su consumo energético representa el 5% de todo el país.

“El costo energético es uno de nuestros rubros principales, por lo que a través de los años ha desarrollado estrategias para reducir y optimizar el tema energético”, manifestó Oscar Araya, gerente de Ambiente, Salud y Seguridad Ocupacional de Holcim.

Esta empresa firmó un convenio con la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) para mejorar la eficiencia del sistema de aire comprimido, con el fin de reducir su consumo eléctrico. Adicionalmente, cuenta con un “equipo energético” que se encarga de evaluar constantemente el tema.

A lo largo de los años, han logrado sustituir su consumo un 20% y sustituirlo por energía térmica generada a partir del coprocesamiento de residuos de su subsidiaria Geocycle.

Otra de las alternativas para reducir costos es la implementación de normas de certificación.

Mauricio Céspedes, director ejecutivo del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco), indicó que existen 16 normas relacionadas con el tema.

Carlos Montenegro, subdirector de la Cámara de Industrias, comentó que la entidad se ha enfocado desde el año pasado en impartir un curso sobre eficiencia energética en empresas.

“Se sugiere crear el ‘gerente de la energía’, que tenga el mando de los cambios que se van implementando y de medir y controlar”, externó Montenegro.

Sostenbilidad y financiamiento