Según datos del Censo Nacional del 2011, un 54% de las personas con algún tipo de discapacidad, carece de empleo

Por: Cristina Fallas Villalobos 25 abril, 2016
Carlos Rubén Fernández es presidente de Grupo Golu, corporación especializada en consultoría en Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad .
Carlos Rubén Fernández es presidente de Grupo Golu, corporación especializada en consultoría en Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad .

Según datos del Censo Nacional del 2011, en Costa Rica hay 297.050 personas de entre los 15 y 65 años con algún tipo de discapacidad. De ellas, el 54% (162.022) carece de empleo.

La cifra de desempleo para esa población ha sido categorizada por el Gobierno como "inaceptable", por lo que tomó medidas para tratar de mejorar la situación, entre ellas, la iniciativa Mi Primer Empleo, que tiene como meta abrir 30.000 oportunidades de trabajo para jóvenes, mujeres y personas con discapacidad.

Ante esta situación, ¿qué está haciendo el sector empresarial costarricense?

Carlos Rubén Fernández, presidente de Grupo Golu y asesor de BAC Credomatic en temas de inclusividad, considera que las empresas nacionales han dado pasos importantes a favor de la inclusión de las personas con discapacidad.

Eso sí, no ignora que todavía son demasiadas las personas que no disponen de una oportunidad laboral.

Rubén habló con EF de este y otros temas relacionados a la inclusividad.

–¿Cómo evalúa al sector empresarial de Costa Rica en el tema inclusividad?

–En los últimos años, el sector empresarial en Costa Rica ha dado importantes pasos en favor de la inclusión de las personas con discapacidad, si bien todavía son demasiados los que no disponen de una oportunidad laboral. Según las últimas encuestas oficiales, hay cerca de 70.000 personas con discapacidad que estarían en disposición de poder trabajar y que, desafortunadamente, todavía no tienen empleo.

"Organizaciones como la Asociación Empresarial para el Desarrollo están trabajando para favorecer entre sus asociados esta inclusión laboral".

–¿Cuáles son las principales medidas que deben ejecutar las empresas para hacer sus operaciones más inclusivas?

–Las empresas en Costa Rica tienen en la inclusión de personas con discapacidad una gran oportunidad para encontrar nuevos mercados, desarrollando productos y servicios especializados para diferentes grupos de interés. Tener entre sus colaboradores personas con discapacidad permite a los empresarios conocer las potencialidades y las necesidades de este grupo de personas.

"Para llevar adelante con éxito estas políticas inclusivas, se deben adoptar múltiples medidas en diferentes ámbitos. Mi recomendación es que se dejen ayudar por verdaderos expertos que posean la metodología y la experiencia suficiente como para poder garantizar el éxito de las mismas".

–¿Cuáles son los retos más grandes que deben enfrentar las empresas en este tema?

–El primero es tener la firme convicción de querer abordar estas políticas de forma eficaz. Entendiendo que, en primer término, es beneficioso para su empresa y por extensión para el conjunto de la sociedad.

"En segundo lugar, se ha de entender que como en cualquier otro ámbito de la empresa, estas actuaciones deben de responder a un plan de trabajo debidamente planificado que permita en todo momento medir su nivel de cumplimiento. Llevar a cabo este tipo de políticas inclusivas no es sencillo. Si bien si se desarrollan desde el conocimiento, los resultados son altamente satisfactorios".

–¿Ser más inclusivo implica grandes inversiones?

–Para ser realmente una empresa inclusiva, no se precisan grandes inversiones, sirve con tener la férrea voluntad de querer hacerlo. El dinero que se destina al asesoramiento en la puesta en marcha de estos proyectos se recupera con creces en los primeros meses de su puesta en marcha, ya que los niveles de motivación, la disminución en los índices de rotación, el reconocimiento de los clientes, la presencia en medios de comunicación y los galardones y reconocimientos, hacen rentables desde el punto de vista económico estas políticas.

–¿Qué podemos esperar a futuro sobre el tema de inclusividad?

–Sin duda el futuro nos deparará más oportunidades para las personas con discapacidad, más empresas sensibles con las necesidades de estos grupos y de sus familias, y serán aquellas empresas que primero lideren estas políticas inclusivas las que obtendrán el reconocimiento de la sociedad.

–¿Cuáles medidas ha liderado en el caso del BAC?

–En el BAC llevamos trabajando ya algunos años. Las iniciativas que estamos desarrollando son un ejemplo más de esta colaboración transversal. Bajo la dirección de la Gerencia Regional de Recursos Humanos, hemos puesto en marcha un proyecto trasnacional para la inclusión de personas con discapacidad en seis países en los que opera el banco. Disponemos de planes maestros para cada uno de estos países con sus objetivos, sus listados de tareas, sus responsables y sus cronogramas.

"Asimismo, y bajo la dirección de la Gerencia de Responsabilidad Social Corporativa y con la colaboración de las diferentes Gerencias Comerciales y de Mercadeo, hemos iniciado el proyecto Finanzas Inclusivas para garantizar un mejor acceso a los servicios bancarios para cualquier persona con discapacidad".

–¿Cuáles han sido los principales resultados con el BAC?

–250 trabajadores con discapacidad (más de 60 en Costa Rica), más de 3.000 colaboradores capacitados en la mejor atención a personas con discapacidad, el programa de sucursales accesible (seis de ellas en Costa Rica), materiales accesibles a las diferentes discapacidades, cursos de Lesco, asi como, productos y servicios especializados para personas con discapacidad.

"Sin duda, todavía nos queda mucho por hacer pero estamos seguros que vamos en la buena dirección".