El grupo desarrolló un medicamento para combatir el virus, gracias a su proceso de diversificación

Por:  27 octubre, 2014
En 2008, el grupo compró Toyama Chemical por $1.268 millones
En 2008, el grupo compró Toyama Chemical por $1.268 millones

Fujifilm Holdings, un grupo al que se asocia con el mundo de la fotografía, ha producido el Avigan, el medicamento mejor situado en la carrera para acabar con el ébola, tras un espectacular proceso de diversificación de sus actividades.

La molécula en cuestión, el favipiravir (o "T-705"), ha sido desarrollada por Toyama Chemical, una filial del grupo. Comercializado con el nombre de Avigan, el medicamento era ante todo un antigripal, pero unos estudios en ratones demostraron su eficacia contra el ébola.

En noviembre se empezará a utilizar en Guinea, uno de los países más afectados por la actual epidemia, un ensayo para evaluar sus efectos en el hombre.

Pero ¿cómo llegó Fujifilm Holdings, una compañía que va a celebrar sus 80 años, a alcanzar la élite en el ámbito médico?

"Desde nuestra creación, hemos tenido que sufrir numerosas crisis (...), pero hemos conseguido sobrevivir gracias a los esfuerzos de toda la empresa", explica el presidente y director general de la compañía, Shigetaka Komori.

A principios de los años 2000, la empresa se centró en la foto digital y alcanzó un punto de no retorno. En aquel momento, Fujifilm tuvo que aprender a vivir sin su mayor negocio.

"En nada de tiempo, nuestra actividad principal se contrajo: las películas fotográficas que representaban el 60% de nuestras ventas en 2000, solo llegaban al 10% en 2010", con la casi desaparición de la demanda, explica un responsable de comunicación del grupo, Takao Aoki.

Komori decidió entonces extender las competencias de la compañía hacia otro ámbito en el que ya estaba presente: la salud. Fujifilm lleva mucho tiempo fabricando equipos y películas de radiografía, endoscopias, aparatos de mamografía y dispositivos de gestión de imágenes médicas.

En 2008, el grupo compró Toyama Chemical por 130.000 millones de yenes (cerca de $1.268 millones).

La compañía explicaba entonces que sus actividades se dividirían en tres grandes conjuntos: la imagen y la ofimática, los materiales y componentes y la salud.

La salud incluía la prevención (con complementos alimenticios, cosméticos), el diagnóstico (radiografía, mamografía, etc.) y el tratamiento (medicamentos).

En 2011, Fujifilm compró al grupo estadounidense Merck dos filiales de biofarmacia que se convirtieron en Fujifilm Diosynth Biotecnologías. Fue una de ellas la que anunció este lunes la compra del fabricante estadounidense de vacunas Kalon Biotherapeutics.

Fujifilm tenía otra ventaja a la hora de crecer en el mundo de la salud: los grandes conocimientos de química que adquirió con la fotografía argéntica.

La compañía conocía, por ejemplo, perfectamente el colágeno, lo que le permitió sacar en 2006 una gama de productos antiedad (Astalift) que compite con las grandes marcas del sector.

Las actividades de salud de Fujifilm Holdings dieron unos ingresos de 380.000 millones de yenes (unos $3.550 millones) en el ejercicio 2013-2014.

El peso de los productos farmacéuticos es, sin embargo, débil respecto a los equipos médicos.

Etiquetado como: