Grupos inmobiliarios diversifican su oferta

Grupos anuncian nuevos desarrollos simultáneos en sectores de oficinas, residencias y comerciales

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Luego del desarrollo del centro comercial Lincoln Plaza, en Moravia, en el 2012, la empresa Portafolio Inmobiliario (Pinmsa) no suelta el pie del acelerador y sigue con fuertes planes para los próximos años en los sectores comercial, de oficinas y residencial.

La ampliación de Avenida Escazú, la apertura de Mango Plaza en Alajuela (mayo del 2013), la inauguración de la cuarta torre del oficentro El Cedral en Escazú (misma fecha), la construcción de dos restaurantes en la Marina Pez Vela en Quepos (abril del 2013) y la segunda etapa de Plaza Bratsi en Heredia (fecha indefinida) destacan entre sus planes.

Empero, así como Pinmsa, otros grupos desarrolladores del país ejecutan proyectos de oficinas, comerciales e industriales.

Ese es el caso de GTU Desarrollos, Garnier & Garnier, Grupo Condal, Grupo Roble, Urban Edge, Interra y 4D Desarrollos.

De regreso con Pimsa, uno de los más ambiciosos es la continuación del megaproyecto de uso mixto, Avenida Escazú, cuyo terreno total abarca 16 hectáreas y comprenderá una avenida de un kilómetro de largo.

De acuerdo con Francisco Balma, gerente del proyecto, su primera etapa (ocho hectáreas) está desarrollada en un 60% y se espera esté completa para el 2015.

Pinmsa anunció un cambio en el plan que tenía para esa obra, pues el terreno en el que hoy opera un parqueo a la entrada del complejo, ya no será un mall como se había previsto, sino un edificio de 53.000 metros cuadrados (m²) con oficinas, locales comerciales y residencias.

La construcción del inmueble se iniciará en abril próximo y estará lista para operar en marzo del 2014. Una agencia de autos, ocho comercios, un supermecado, y dos restaurantes de 500 m² conformarán la sección comercial que, junto a las otras, sumarán 26.000 m² de área alquilable.

La primera etapa también contempla un nuevo edificio de residencias frente a Nova Cinemas (noviembre del 2014), un hotel boutique de 100 habitaciones (enero del 2015) y un total de 2.200 espacios de parqueos.

En el caso de GTU Desarrollos, por ejemplo, ha desarrollado proyectos desde hace 20 años principalmente en las áreas residencial y de oficinas.

Sin embargo, recientemente anunció que terminará la primera etapa del proyecto de uso mixto Distrito 4 en Guachipelín para mediados de este 2013.

Esta obra, de 65.000 m² de construcción, contará con un mix de comercios, como Automercado y Burger King, siete torres de residencias y oficinas.

Adriana Delgado, gerenta de mercadeo de GTU, informó que se trata de una inversión de $25 millones y que solo en la etapa constructiva está generando más de 1.000 empleos.

Otra compañía de vocación comercial y residencial, Urban Edge –desarrollador del Mall San Pedro, American Outlet Mall y residenciales como Casa Prado– se está aventurando con fuerza al sector de oficinas con el Sigma Business Center en San Pedro, luego de haber tenido experiencia previa con desarrollos menores como Ofimall.

Su gerente general, Daniel Solano, dijo que en los últimos 40 años, la inmobiliaria desarrolló alrededor de 317.000 m² en residencias (31,5%), centros comerciales (48%) y oficinas (20,5%).

¿Cuál es la ventaja que otorga la diversidad de oferta?

Danny Quirós, gerente de inteligencia de mercados de la firma de bienes raíces Colliers International, indica que esta táctica se hace atractiva debido a la oportunidad de obtener mejores retornos de inversión.

Cuando un mercado está deprimido, otro puede convertirse en la salida de la empresa hacia la recuperación.

Por otro lado, Garnier&Garnier, otro de los grandes grupos desarrolladores de cerca de 26 parques industriales y de zona franca, centros comerciales y exclusivos complejos turísticos y condominios residenciales, tiene importantes planes para el 2013.

Uno de los más importantes es un parque industrial que se ubicará en un terreno de 70 hectáreas en La Lima de Cartago.

Los riesgos

De acuerdo con datos de Colliers International, actualmente en el país existe un inventario de 1 millón de metros cuadrados en oficinas, 1,7 millones m² en industrial y 819.000 m² de comercios.

Además, en este momento, se construyen 100.000 m² en la primera categoría, 27.000 de locales industriales y 31.000 en comercios.

En el 2012, fue este último sector el que registró un mayor con crecimiento (12,4%), seguido de oficinas (11,3%) e industria (5,2%).

Según Quirós, los desarrolladores que quieran diversificar su propuesta deberán medir muy bien sus riesgos, pues mercados como el de oficinas podrían estar cerca de caer en la sobre oferta.

Otra clave para lograr una diversificación exitosa tiene que ver con la especialización de los encargados de cada área.

En las grandes desarrolladoras es común que existan gerentes de proyectos con preparación y conocimiento sobre cada uno de los mercados, pues, según el segmento, cambia la forma de negociar la venta o el alquiler de los locales, el mix de inquilinos y los requerimientos de los clientes.

De no contar con el personal correcto, las empresas se ven expuestas no solo al fracaso de sus edificaciones, sino al desprestigio a nivel sectorial.

La desarrolladora Interra confía en que su transición de la especialización en comercio hacia la edificación de oficinas sea exitosa.

“Interra es una empresa pequeña, con personal comprometido y altamente capacitado, lo cual nos da posibilidad de adaptarnos a un mercado tan cambiante y exigente”, opina Alfredo Atmetlla, gerente de mercadeo y socio de la compañía.

Para este año, la compañía tiene planeado inaugurar la operación de 13 proyectos, entre ellos, dos en categorías nuevas como Centro Corporativo San Rafael (oficinas) y Ofibodegas Tres Ríos, además de las plazas comerciales Vindi.

Atmetlla prevé un buen movimiento en la parte comercial, no así en la de oficinas, pues considera que existe sobreoferta.

INCLUYA SU COMENTARIO