Un negocio ¡porque te quiero verde!

La plataforma de exhibición y comercialización de productos sostenibles gana espacio en Santa Ana

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Sí, lo verde está de moda. También lo sostenible, lo saludable y lo ecológicamente responsable.

Y como algunas modas bien vale la pena que se conviertan en un estilo de vida, tres empresarios decidieron ponerle aposento y domicilio a una plataforma para la exhibición y comercialización de productos orgánicos y elaborados de manera sustentable.

El interés se centró en colocar los productos “verdes” más allá de las ferias y lanzar un negocio sostenible y rentable. Lo primero nos queda claro al ingresar al establecimiento, lo segundo queremos averiguarlo.

Descubrimos que no se trata únicamente de un espacio de distribución de productos. La propuesta incluye una cafetería, una sala de eventos y un espacio de exhibición de materiales para la construcción.

El proyecto recibe el nombre Eco Green; el primer Eco Depot de Costa Rica. La receta fue concebida con el nombre y apellido de tres socios: uno argentino (Rafa Braun), una costarricense (Ana María Guardia) y un alemán (Andreas Herb). Este último se encuentra fuera del país.

El manejo de la compañía recae en los dos socios que viven actualmente en Costa Rica. Ella, directa, puntual y firme en sus ideas. Él, risueño, visionario, sereno y responsable también de la propuesta artística del proyecto. Una combinación empresarial que resultó ser también la de un matrimonio.

Al llegar al “supermercado verde” nos cobija un techo repleto de latas de cerveza y nos sentamos, por supuesto, en una mesa forrada de páginas amarillas.

Dentro del establecimiento abundan los productos naturales de cuidado personal y los de limpieza que son amigables con el ambiente. Seis meses respaldan el proyecto, unos 165 proveedores dan vida al local y unos 1.500 productos en exhibición invitan al consumo responsable.

¿Así nació el proyecto o lo han modificado por necesidad?

El concepto siempre fue integrar muchas fuerzas y negocios sostenibles y crear conciencia. Quisimos dar a conocer los beneficios de estar de la mano con lo sustentable. El área del supermercado se complementa con la sala de eventos, la sala de exposición de materiales de construcción, la cafetería y la tienda.

¿Cuáles son los requisitos para los productos que distribuyen?

Los productos que comercializamos son orgánicos y libres de químicos. Los de limpieza, por ejemplo, deben ser ambientalmente sostenibles (biodegradables). Todos son elaborados con buenas prácticas agrícolas y empresariales. Verificamos que tengan un menor impacto en el ambiente que los convencionales.

¿Cuál es el público meta?

Todo el que quiera cuidar su salud y el planeta. El perfil del consumidor apunta a personas activas, interesadas en la salud y el yoga, pero también gente con enfermedades que pretenden mejorar su calidad de vida mediante el consumo de alimentos saludables. Nos visitan muchos jóvenes que están cambiando sus hábitos alimenticios y gente mayor preocupada por lo que consumen.

¿Cómo es un consumidor consciente?

Uno que comprende estrictamente todo sobre el producto que va a comprar. Uno que le preocupa que lo que compró tenga el menor impacto negativo sobre la sociedad, el planeta y sobre ellos mismos.

¿Ha crecido este tipo de consumidor?

En este momento, es más lo que se habla del tema que lo que se hace.

“De pasar a saber algo del tema a hacer algo al respecto, es muy diferente. El tema ha penetrado más en el mundo corporativo y ya no se asocia únicamente a ciertos grupos ( hippies , por ejemplo)”.

¿Pero ha crecido o no ha crecido?

Ha crecido un poco. Es relativo. En comparación al consumo en supermercados es mínino.

¿Qué buscan los consumidores?

Un espacio donde estén centralizados los productos. Tenemos casi 1.500 productos. La atención es personalizada y este ha sido un esfuerzo extra. Queremos que la la experiencia de compra sea agradable.

¿ Lo consideran una propuesta innovadora?

Sí. Se trata de un espacio, un concepto y un diseño innovador.

“Toda la decoración, por ejemplo, se realizó con material reutilizado y participaron artistas nacionales”.

El consumo verde, ¿se trata de una moda?

Una moda que llegó para quedarse y que difícilmente va a desaparecer. Es una moda que impulsa un estilo de vida más amigable con el ambiente.

¿La gente quiere pagar por un producto socialmente más responsable o todavía no?

Algunos, pero el número va creciendo. Hay gente muy consciente que sí está dispuesta a pagar más. En los supermercados convencionales los productos biodegradables van ganando más espacio, por ejemplo.

¿Entonces los productos son más costosos?

Algunos, pero no son los mismos productos que se encuentran en supermercados convencionales.

¿Qué le hace falta al costarricense para hablar de consumo responsable?

Tener más conocimiento y disposición. Dedicar tiempo a investigar sobre las marcas y la publicidad. Se están vendiendo productos que dicen ser saludables cuando en realidad no lo son.

¿Cuáles son los principales errores de un consumidor?

El principal error es que se deja confundir, no investiga el producto ni los ingredientes. No se preocupa por saber de los procesos que conlleva el producto que está adquiriendo.

¿Cómo sobrevive el negocio?

¡Los dueños trabajan! Se trata de un esfuerzo conjunto entre dueños y proveedores, es una cadena de esfuerzos. Tenemos relación directa con los finqueros y no hay manera de delegar.

¿Cómo se dan a conocer?

Con el boca a boca y con muchas actividades que involucran a los consumidores.

¿Cuáles son los planes a futuro?

Queremos primero consolidar este local, estamos concentrados en eso. Queremos crecer, pero eso no significa que sea un gran negocio. Estamos en una época de transición del boom de la industria alimentaria.

Nombre: Rafa Braun.

Formación: Economista.

Edad: 42 años.

Cargo: Socio de Green Center.

Nombre: Ana María Guardia.

Formación: Administradora, publicista y estudiante de nutrición.

Edad: 29 años.

Cargo: Socia de Green Center.

INCLUYA SU COMENTARIO