Ebullición comercial dinamiza el centro de San José

Municipalidad registra aumento en ingresos por patentes y lo atribuye a incentivos y repoblamiento

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El paisaje capitalino se renovó. ¿Quiere pruebas?

Bloquee unas horas de su agenda y recorra el centro de San José: en los ochos meses que lleva el 2015, el rostro comercial cambió y ahora acoge al menos 150 nuevos restaurantes, bares, comercios y desarrollos mixtos.

Estos nuevos locales se concentran en cinco distritos: Catedral, Merced, Carmen, Mata Redonda y Catedral, los del centro de la ciudad, donde se disparó la entrega de patentes, por ejemplo, de restaurantes.

Y ese nuevo panorama está respaldado con números: al 30 de junio, la Municipalidad de San José reporta un aumento interanual en ingresos por impuestos a actividades comerciales, especialmente, de la venta de licores (39%), bienes inmuebles (16%) y comercio de otro tipo (12%).

Esos porcentajes se traducen en la entrada de ¢2.000 millones adicionales a las arcas del municipio, al compararlo con lo que ingresó en el primer semestre de 2014.

La alcaldesa Sandra García asegura que los principales responsables del nuevo panorama son el cambio aplicado en 2014 al plan regulador (que ahora permite desarrollos mixtos habitacionales/comerciales) y a los incentivos establecidos (menores impuestos y flexibilidad en el área efectiva para construir, siempre que no afecte los retiros).

infografia

Distribución de actividades

El distrito de Mata Redonda concentra desarrollos mixtos, franquicias de las cafeterías Starbucks y Juan Valdez, además de locales de alto perfil como el restaurante peruano Segundo Muelle, inaugurado en junio.

Juan Pablo Montalvo, propietario del establecimiento, explica que eligieron esta ubicación para su primer local porque la consideran bonita, segura y de fácil acceso. “Consideramos que La Sabana se convertirá con los años en el nuevo centro de San José”, dice.

Merced y Catedral también han sido terreno fértil para el repoblamiento capitalino y para proyectos inmobiliaros comerciales, además de algunos centros de entretenimiento.

En Merced, el único distrito sin incentivos, Portafolio Inmobiliario abrió en agosto la Terminal 7-10, que reúne líneas de autobuses y 82 espacios comerciales, con 95% de ocupación.

Hans Yankelewitz, vocero de la desarrolladora, asegura que las condiciones fueron convenientes y apuesta por una alta circulación diaria de público.

“Buscamos una ubicación cómoda para el pasajero: estamos a tres cuadras de la Avenida Central. Aprovechamos el proyecto para rescatar zonas marginadas del casco urbano”, comenta.

El distrito Carmen desarrolló, en barrio Escalante, un espacio gastronómico, que se combina con distrito Catedral, gracias al barrio La California, que también tiene oferta de restaurantes y cafeterías, aunque dominado por los bares.

Un ejemplo es Wilk, que opera desde el 19 de junio de 2015, con énfasis en la cerveza artesanal. Stefano Di Gioacchino, gerente del local, asegura que el grupo inversionista vivió en esa zona de San José y le tiene cariño, pero también reconoce su potencial.

“San José es un lugar emocionante para todos los emprendedores independientes por igual, ya que parece haberse despertado desde hace un par de años una energía de producción y crecimiento, de consumo y búsqueda por cosas nuevas, que en gran parte me parece está siendo alimentada por las intenciones de toda una generación quienes crecimos en esta ciudad constantemente insatisfechos por sus ofertas, su infraestructura, su calidad de vida en general, la cual todos en el fondo sabíamos y sabemos que puede ser mejor”, dice.

La Ventanita Meraki es una de las caras de la variedad que ofrece la zona: su nombre describe a uno de los lugares de moda de La California, donde se adquiere comida “de calle” pero elaborada por un chef y para comer ahí, de pie.

Paulo Valerio, chef y uno de los socios, asegura que sus expectativas de ganancias se triplicaron en los cinco meses que llevan trabajando.

“Elegimos esta ubicación porque sentimos que es el nuevo epicentro de la vida nocturna en la capital, y en el día tenemos muchas oficinas cerca. Mi percepción de la ciudad en términos de actividad económica es muy buena, es campo fértil para innovar; si presentás una idea nueva y de calidad, prácticamente tenés el éxito asegurado”, pronostica.

También en los alrededores, del lado de Catedral, está La Cafetera, inaugurada este año.

Catalina Lizano, una de las propietarias, señala que su oferta de café chorreado y la posibilidad de conocer marcas gourmet de las ocho regiones cafetaleras del país, ha tenido buena acogida, aunque la gran cantidad de opciones concentradas en la zona obliga a los emprendedores a ser agresivos en su propuesta.

“Para nosotros, San José centro es un lugar importante, que comienza a adquirir de nuevo el valor y la presencia que nunca debió perder. Principalmente, se da una revalorización de su arquitectura y de espacios significativos por parte de las generaciones jóvenes”, afirma.

Tareas pendientes

Los buenos resultados de los negocios abiertos este año y las altas expectativas para el resto del 2015 y el 2016, contrastan con la necesidad de mejorar problemas constantes de la capital.

Francisco Navarro, gerente de Market Research & Marketing de Colliers, resalta la necesidad de corregir factores como el congestionamiento vial.

Otros empresarios resaltan la necesidad de mejorar la calidad de la red de carreteras y tener mayor ordenamiento en el transporte público, algo en lo que coincide la alcaldesa García, quien también señala a los comerciantes como responsables parciales de otro problema pendiente de solución: el manejo de desechos sólidos.

A pesar de todo, el potencial capitalino podría estar en su momento clave, tal como subraya Henry Bastos, director de GAM Cultural y el Art City Tour.

“Se está construyendo una sensibilidad hacia San José en el público usario de la ciudad. Una sensibilidad que le permite al ciudadano darle una segunda oportunidad al entorno urbano diario tal y como está imaginarlo en mejores condiciones. Es un momentum único que debería ser aprovechado por el gobierno local y todo su engranaje institucional”, recomienda.

Sostenbilidad y financiamiento