DATOS DE ENCUESTA DE OPINIÓN DEL TECNOLÓGICO

Ticos delegan acciones de responsabilidad social en el Gobierno y poco en el ciudadano


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Para el costarricense, las acciones enmarcadas en el modelo de responsabilidad social recaen en primer lugar en el Gobierno, luego en las empresas y finalmente en el ciudadano. Además consideran que poco se hace a lo interno de las empresas para rechazar la corrupción, generar empleos con salarios justos y proteger los recursos naturales.

Estos son algunos de los hallazgos que revela  la encuesta de opinión 'Acciones de responsabilidad social desde la visión costarricense' realizada por el Centro de Investigación en Administración, Economía y Gestión Tecnológica del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y dado a conocer la mañana de este miércoles.

Con el objetivo de identificar cuál es la opinión del tico en este tema, la encuesta telefónica abarcó todo el país, fue aplicada a personas mayores de 18 años y se entrevistaron a 500 personas, el 48% de ellos hombres y el 52% mujeres, siendo casi el 40% de San José.

Según los resultados, el 57% de la muestra cree que la responsabilidad en asegurar el cumplimiento de las garantias laborales de los trabajadores recae en el Gobierno, el 51% die que es en las empresas y el 14% en el ciudadano. Además el gobierno tiene el 59% de responsabilidad en promover la igualdad de condiciones en personas con discapacidad, el 63% en promover la igualdad de salarios entre hombres y mujeres, el 63% en evitar la evasión de impuestos y el 74% en reducir las diferencias económicas y sociales entre ricos y pobres.

Es claro entonces que la sociedad le da al Gobierno la mayor tarea en el campo de la responsabilidad social en comparación con el sector empresarial. Queda claro también que hay una pobre idea de que las empresas realizan tareas y acciones positivas en variables como rechazar la corrupción, pues el 51,6% de los encuestados cree que hacen poco. Poco hacen también por protegeer los recursos naturales, por pagar puntualmente los impuestos y por generar empleos con salarios justos.

Admiten que 'algo' hacen  por respetar las garantías laborales, por promover la igualdad entre ambos géneros. En ninguna de las variables contempladas en el estudio destacan las respuestas de mucho aunque tampoco el de 'nada', lo cual hace suponer que si bien reconocen que no hay mayores esfuerzos por implementar acciones en Responsabilidad Social, no perciben que no se hace nada.

Es un patrón similar cuando se les consulta sobre el compromiso de las organizaciones en el bienestar de la población pues: la mayoría cree que los partidos políticos no están nada o poco comprometidos; la mismo para el Gobierno y los sindicatos. En la variable grandes empresas la mayoría cree que están poco o algo comprometidas. La percepción mejora cuando se menciona a las pequeñas y medianas empresas y los medios de comunicación dado que aquí crece un poquito la respuesta de que están muy comprometidas sin llegar a ser un porcentaje importante.

Los investigadores y líderes del estudio, José Martínez, Gustavo Cubillo y Ronald Brenes admiten que existe un desconocimiento general del término de RSE en la población. De hecho en la encuesta se indica que el 42% nunca lo ha escuchado y 33% sí lo conoce pero no lo entiende.  Solo un 21% sí conoce el término y además sabe qué significa.

Martínez reconoce que un gran porcentaje de lo que saben el significado de RSE lo circunscribe a temas ambientales.  Sobre este punto, en el capítulo sobre cómo influencia la población sobre la RSE de las empresas, la mayoría cree que la calidad y el precio son los elementos más influyentes, le sigue la marca y apenas un 6% menciona el impacto ambiental.  A pesar de lo anterior el 48,6% dice que procura comprar sus bienes a empresas que cuidan y no contaminan el medio ambiente; el 39% dice que procura comprar a empresa que apoyan proyectos de bienestar social en las comunidades.

"Los países más desarrollados han basado su desarrollo en la promoción de empresas que generan un efecto multiplicador para su sociedad y esto es un elemento que falta en Costa Rica, detalló Brenes.

No logran desarrollar acciones a favor de la sociedad y dentro de la filosofía de RS porque no tienen un sistema o modelo; además el ciudadano se sacude de responsabilidades y se lo delega al Gobierno y las empresas. 

Tenemos la gran tarea de formar y educar, ojalá desde las escuelas en materia de responsabilidad social, comentó Cubillo. "Tenemos tres áreas para trabajar: hacer verdadera responsabilidad social, promocionarla e involucrar a colaboradores y consumidores".

El investigador José Martínez agrega que la RS no es gratuita, se debe invertir y sería inútil pensar que se tendrán réditos en el corto plazo, pues es un proceso de largo plazo de crear valor y de mulitplicarlo entre todos los actores interesados y en la cadena de producción.

Sostenbilidad y financiamiento