Columna Contrapunto: Gobierno con resultados

Comentario sobre el editorial anterior: El precio de la improvisación. Edición 1.051

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El editorial de EF “ El precio de la improvisación”, publicado en la edición del 22 de noviembre, arriba a conclusiones sin fundamento, en las que se mezclan la repetición de estribillos vacíos, con un marcado y sorprendente desconocimiento de la realidad política nacional.

Afirmar que el Gobierno de Luis Guillermo Solís “no tiene ni la menor idea de hacia dónde pretende llevar este país” es una expresión no solo falsa sino también de una extraordinaria ligereza, solo posible si ni siquiera se ha tenido un mínimo interés de informarse acerca de los planteamientos de esta administración, expresados en numerosos documentos públicos, como el Plan Rescate, el Plan Nacional de Desarrollo y el informe del primer año labores. Añade el editorialista que el Gobierno “no tiene claras sus prioridades ni la responsabilidad que pesa sobre sus espaldas”. En los documentos del Gobierno y en los hechos están claros tanto la ruta como las prioridades: es un camino basado en tres pilares (impulsar el crecimiento económico y generar más empleos; reducir la desigualdad y la pobreza extrema, fortalecer un Estado transparente y luchar contra la corrupción). En todos esos campos hay acciones, hay resultados y hay un compromiso claro. La economía se está reactivando, con un Índice Mensual de Actividad Económica de 2,6%, y el país goza de estabilidad económica, a pesar de problemas fiscales heredados ante los cuales hay propuestas concretas de solución. El Gobierno ha buscado nuevas herramientas en materia de empleo, mientras que la desocupación se ha reducido del 10,1% al 9,2%, en el 2015. En la política social hay progresos en iniciativas clave y también en lo relacionado con la transparencia.

Sostenbilidad y financiamiento