Las alianzas público-privadas son fundamentales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS) adoptados por la Organización de Naciones Unidas y ratificados por más de 150 países como parte de la Agenda 2015-2030, refuerza la importancia del trabajo colaborativo entre diferentes sectores para superar los desafíos que enfrenta el mundo.

LEA TAMBIÉN: Empresas de Costa Rica se matriculan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible Los ODS, también llamados objetivos mundiales, son un llamado a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar paz y prosperidad.

Los 17 objetivos de la Agenda 2030 incluyen nuevas esferas de acción como cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otras prioridades globales.

El objetivo número 17, que es instrumental para lograr los 16 objetivos globales de desarrollo, define una agenda de desarrollo eficaz, necesitará alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil .

Estas alianzas inclusivas se construyen sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que dan prioridad a las personas y al planeta.

Se precisa adoptar medidas urgentes que encaminen y reorienten los billones de dólares de recursos privados para generar transformaciones a fin de alcanzar los ODS, una inversión que debe ser a largo plazo.

Recomienda que el sector público establezca una orientación clara en sus estructuras, fiscalización, reglamentos e incentivos para atraer inversiones de otros sectores de la sociedad que contribuyan al desarrollo sostenible.

Para Aliarse –organización promotora de las alianzas público-privadas para el desarrollo (APPD) de Costa Rica–, la incorporación de las alianzas como instrumento para lograr los ODS, refuerza la importancia estratégica que estas relaciones tienen en la gestión del desarrollo local, nacional y global.

En la Cumbre de la Tierra de 1992, se enfatizó la necesidad de fomentar la colaboración entre sectores para promover un desarrollo económico, con equidad social y responsabilidad ambiental. La creciente limitación de recursos por parte de los estados, y la contribución del sector privado a la solución de problemas sociales, ha contribuido a que, las alianzas para el desarrollo, entre organizaciones de diferentes sectores, hayan crecido de forma significativa en muchos países del mundo, incluida Costa Rica.

Sin embargo, la necesidad de llevar estas alianzas a escala y maximizar sus impactos, sigue siendo un gran reto para todos.

Los desafíos que enfrentan nuestras sociedades generan oportunidades para el trabajo colaborativo, en condiciones de ganar-ganar para el sector público, privado y la sociedad civil.

Para ello, el sector público tiene una gran responsabilidad de desarrollar políticas públicas y definir mecanismos que fomenten y apoyen las alianzas con el sector productivo.

Por otro lado, las empresas deben impulsar iniciativas que a la vez que mejoran su competitividad y generan oportunidades de negocio que ayuden a resolver problemas sociales.

La sociedad civil, por su lado, es la llamada a construir los puentes entre ambos sectores. En este sentido, las capacidades y recursos que cada sector pueda ofrecer son indispensables para superar los desafíos.

Hoy más que nunca se dan las condiciones para potenciar las alianzas público-privadas y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible que el mundo se ha planteado al 2030. Es responsabilidad de todos generar las condiciones para lograrlo.

Sostenbilidad y financiamiento