Comentario sobre el editorial anterior: "Los nuevos retos del PIB", edición 1.062

Por:  13 febrero, 2016

Cinde como agencia promotora de la inversión extranjera, ha sido partícipe y testigo de la evolución exitosa del sector servicios. El crecimiento de esta industria y su aporte fundamental a la economía costarricense no tienen objeción.

En los últimos 15 años, el número de empresas multinacionales en el país de este sector creció 20 veces, sumando 120 compañías líderes, que con el pasar del tiempo agregan a sus operaciones en suelo nacional procesos de cada vez más sofisticación y valor agregado.

El sector evolucionó a uno multifuncional y multilingüe, con centros end-to-end que ofrecen servicios en más de 70 áreas (tecnologías de la información, ciberseguridad, diseño de chips, desarrollo web, software empotrado, ingeniería de aplicaciones, análisis de negocios y análisis financiero para bancos de inversión, entre otros), en 10 idiomas y con los más altos estándares de calidad y productividad.

Costa Rica incrementó su participación en las cadenas de valor de servicios offshore. Las exportaciones de servicios (excluyendo turismo), se han multiplicado 20 veces con respecto a 1995. En el 2014 alcanzaron US$3.488 millones.

En el caso de las exportaciones de servicios de informática e información, más otros servicios empresariales, ya representan un 6,2% del PIB.

El sector es generador de empleos directos (50.000) e indirectos (28.000) y abre espacio a jóvenes técnicos y profesionales de diversas áreas. El 80% de la planilla de las empresas viene de colegios públicos y técnicos.

Para continuar por el camino del éxito, es fundamental empatar la oferta de graduados de carreras técnicas y profesionales con la demanda del mercado y adoptar el bilingüismo como una meta nacional.