Opinión: Futuro de la bolsa de valores


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

En mayo de 2012, se rubricó un decreto tendiente a reanimar el mercado de valores en Costa Rica. Los esfuerzos país por disponer de un mercado de valores relativamente desarrollado son añejos.

La primera idea se remonta a 1943, mediante la Ley No. 7 que declara de interés público la Bolsa de Valores, sin embargo, nunca inició operaciones. En 1949, se publica la ley que crea la Bolsa de Valores de San José, la cual inicia y finaliza operaciones en diciembre de ese año. El Código de Comercio de 1964 allana el camino legal para fundación de la actual bolsa en 1971, año en el que se inscribe la Bolsa Nacional de Valores S.A. (BNV). Ese mismo año, el Banco Central (BCCR) adquirió el 100% de las acciones de la BNV, pero, de acuerdo con sus funciones, Codesa adquirió en octubre de 1974 todas las acciones.

“La Bolsita”, mercado informal de valores entre 1970-75, fue la base del inició de operaciones formal de la BNV en 1976. Hasta 1990, la regulación de la BNV correspondía al BCCR, año en que se dicta la Ley No. 7732, Ley Reguladora del Mercado Valores . Posteriormente, en de mayo de 1993 se venden las acciones que tenía Codesa (40%) a inversionistas privados pasando la BNV, completamente, a manos privadas.

Trayectoria . El primer gran reto que enfrentó la BNV fue la crisis de 1980-81. Al respecto, el editorial del 15 de julio del 1980 de La Nación señalaba: “La Bolsa Nacional de Valores, a pesar de su modesto volumen de transacciones, es el indicador económico más objetivo y el recinto donde se manifiestan con mayor libertad las leyes de la oferta y demanda… (la) función de termómetro financiero (de la BNV) la cumplió a cabalidad la semana pasada cuando las oscilaciones en el tipo de cambio libre activaron el sistema de alarma del Banco Central”.

La historia es testigo del presagio de la BNV en esa dirección ya que señaló que algo en la economía no andaba bien, lo cual se confirmó, desafortunadamente, con la crisis de 1980-81.

Otro reto sorteado fue la crisis de las financieras en 1987. En siete sendos reportajes a inicios de ese año, La Nación , junto con la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), alertó sobre el peligro de la no regulación de las actividades de esas financieras. Como resultado, la BNV prohibió la participación de las financieras en la actividad bursátil. Resguardando así, responsablemente, los intereses de los ahorrantes.

Durante la liberación del mercado cambiario, entre marzo-junio de 1992, la BNV sirvió de indicador para pronosticar el resultado de ese episodio de política cambiaria. Posteriormente, durante la crisis del sector cooperativo de la segunda mitad de los 90, funcionó como amortiguador del efecto en el resto de la economía También afrontó con honorabilidad la crisis de los fondos del 2004.

Surge la competencia . En octubre de 1988 surgió la competencia directa con la creación de la Bolsa Internacional de Valores de Costa Rica, la cual, aparentemente, inició operaciones sin cumplir con todos los requisitos de ley y por eso los reguladores le solicitaron normalizar la situación, sin embargo, nunca lo hizo.

El intento más formal de competencia nació en 1993 bajo la Bolsa Electrónica de Valores (BEV). A pesar de enfocarse en el mercado secundario de valores, esta institución nunca llegó a significar una verdadera competencia para la BNV. Por ello, desde 1995, El Financiero vaticinó la fusión (adquisición) de la BEV por parte de la BNV, que se concretó en 1999.

Mercado accionario . Si bien es cierto, la BNV no ha logrado desarrollar el mercado accionario en el país, la evidencia disponible sugiere que esto es un problema del país no de una institución. Es decir, la legislación civil, la escala de la economía y la cultura empresarial nacional parecen ser las restricciones principales para desarrollar este mercado. Prueba de lo anterior es que mientras en 1982 habían 12 empresas públicamente comercializadas por millón de habitantes, en el 2012 existen 2.

Cultura y tecnología financiera . La BNV ha venido incentivando una mayor cultura financiera, a través de la implementación de entidades dedicadas a la educación sobre como funciona este mercado, la preparación de capital humano e invirtiendo en desarrollo de tecnología financiera.

Retos . En términos de monto de transacciones de la BNV, mientras en 1978 representó el 1% del PIB, alcanzó un máximo del 108% en el 2003, pero se ubicó en un 48% en el 2010.

El decreto de utilidad pública del desarrollo del mercado de valores dará un impulso al sector, será cuestión de tiempo para ver los resultados.

Sostenbilidad y financiamiento