Por:  26 diciembre, 2015
 La administración del riesgo cibernético en un mundo hiperconectado
La administración del riesgo cibernético en un mundo hiperconectado

Permanecer en línea a través de Internet, hoy en día, es una necesidad inevitable, tanto profesional como personal o social. El crecimiento de la cantidad de los objetos conectados es asombroso y relativamente incontrolable, y ha generado un nuevo fenómeno progresivo que se llama hiperconectividad.

En la actualidad, el rápido incremento de hiperconectividad en el ámbito cibernético ha producido diferentes tipos de riesgos virtuales, de manera que la seguridad cibernética se ha convertido en un desafío de carácter global.

Según el reporte World Economic Forum (Global Risks, 2012), la híperconectividad, el crecimiento de objetos físicos conectados a Internet y los datos personales/comerciales guardados en el cloud de datos, generan enormes riesgos cibernéticos.

De acuerdo con el reporte del índice de riesgos de la aseguradora más famosa del mundo Lloyds (2013), la seguridad cibernética se ha convertido en un tema crítico para los negocios, de manera que clasifica al riesgo cibernético como el tercero más relevante.

Existen evidencias de que muchos ataques cibernéticos han provocado daños debido a la pérdida o violación de los datos en las compañías famosas a nivel global.

Una investigación realizada en 2014 por PwC –una de las empresas más prestigiosas que brinda servicios de auditoría a nivel global a los gobiernos– demostró que los daños a las empresas producto de cibercrímenes han alcanzado los $10 millones o más, y se han incrementado desde 2011 en un 51%.

A medida que progresa el dominio de los ataques cibernéticos, también se debe desarrollar las estrategias de protección frente a dichos riesgos. El seguro cibernético es una respuesta para hacer frente a estos riesgos con el fin de tratar los problemas, desafíos y los daños causados relacionados con la brecha de seguridad en las infraestructuras computacionales, redes y los ciberataques.

La idea de establecer un seguro cibernético es cubrir las pérdidas relacionadas con los riesgos tecnológicos.

Gestión del riesgo

La administración del riesgo tecnológico consiste en dos fases: la primera es obtener pólizas adecuadas que puedan cubrir contra las pérdidas producto de ciberataques y la segunda, que es primordial, se enfoca en el proceso de gestión de los riesgos tecnológicos. Este proceso consiste precisamente en la prevención de los ataques cibernéticos, que incluye el procedimiento de evaluación de los posibles riesgos que puedan ocurrir al sistema y tomar medidas necesarias para mejorar la seguridad de la empresa.

Por tanto, en esta dirección, hay que evaluar apropiadamente los factores de riesgos para gestionar la seguridad entera de la estructura del sistema y, al menos, disminuir los posibles daños.

Luego de haber tomado el primer paso, se puede implementar un sistema resistente contra los riesgos cibernéticos. Los países europeos han desarrollados algunos programas para administrar los riesgos cibernéticos. Por ejemplo, el programa de Cyber Essentials, que el Gobierno del Reino Unido lanzó en 2014, es un sistema particular que ayuda a las organizaciones que se protegen contra ciberataques comunes y les permite ser resistentes contra los daños generados por esos ataques cibernéticos.

En conclusión, es importante reconocer y tomar en cuenta el emergente riesgo de alta tendencia que representa el riesgo cibernético y gestionarlo de manera muy organizada.

Asimismo, luego de implementar un proceso adecuado para evaluar los riesgos tecnológicos, se debe definir coberturas apropiadas de pólizas de seguro cibernético. Esto sería un paso muy importante para complementar el proceso de gestión de los riesgos tecnológicos.

Por tanto, es esencial que las compañías de seguro implementen nuevas y necesarias estrategias relacionadas con las pólizas de seguro cibernético, ya que son el punto central en la gestión de riesgos.

Además, las entidades interesadas, como las empresas líderes del mercado y los proveedores de diferentes servicios digitales, tienen un rol importante al aplicar y promover servicios de protección de riesgos cibernéticos, debido a que ello favorecerá a la comunidad.