Por:  13 julio, 2013

Es probable que en las próximas décadas un concepto distinga predominantemente la orientación de la sociedad en sus diferentes campos. Este será la personalización.

La creciente capacidad de captura y almacenamiento de datos e información, la disponibilidad de nuevas y poderosas tecnologías computacionales, la ampliación de la cobertura e interoperabilidad de redes, así como la versatilidad en las líneas de producción industriales, harán que pronto se pueda atender, de manera personalizada, las necesidades de los ciudadanos en campos como salud, educación, alimentación y vestido, entre otros bienes y servicios.

En el tema de salud, es fundamental considerar que las personas difieren en sus susceptibilidades a las enfermedades y respuestas a los tratamientos, por eso la personalización de la medicina se vuelve tan importante. En el futuro, los doctores tendrán a mano información del perfil genético, alergias, historial médico y toda la información relevante del paciente en el expediente digital, antes de recetar cualquier medicamento. Con base en esta información, se podrán sintetizar rápidamente los fármacos con las moléculas y dosis que mejor se ajusten a cada persona.

En el campo de la educación, es necesario tomar en cuenta que cada mente es distinta porque funcionalmente cada cerebro es diferente y que cada quien posee inclinaciones cognitivas, habilidades, motivaciones e intereses particulares. Por esto, en el futuro se contará con una serie de herramientas y técnicas psicopedagógicas que permitirán identificar y adecuar los procesos de enseñanza-aprendizaje según las características de cada individuo, potenciando así la adquisición y desarrollo de nuevos conocimientos y destrezas.

A la medida

En las próximas décadas, se abandonará el modelo de fabricación en serie y en tallas estándar de la vestimenta, pasando a una nueva etapa donde la ropa y el calzado se podrán diseñar y fabricar atendiendo los gustos particulares y la anatomía de cada persona. Estos productos se podrán obtener tanto por Internet como en pequeñas tiendas donde se fabrica a la medida. Adicionalmente, se podrá solicitar la incorporación de dispositivos que utilicen la propia energía del cuerpo para monitorear y reaccionar ante cambios súbitos en la salud y otras emergencias.

Importantes avances se han visto en la agricultura, donde hoy ya se combinan los sistemas de información geográfica, los datos de las características de los suelos, las tecnologías satelitales y los vehículos manejados remotamente para sembrar, fertilizar y cosechar los cultivos agrícolas, maximizando así la productividad de cada sitio. Pronto se atenderán las necesidades alimenticias y nutricionales de las personas integrando todo el proceso, desde el campo hasta el tenedor.

El sector servicios será posiblemente el que experimente el mayor desarrollo de iniciativas innovadoras de personalización. Pronto se verá cómo los servicios financieros, turísticos, comerciales y de entretenimiento, entre otros, se basarán en la información de gustos y preferencias, hábitos de consumo y capacidad de compra para hacer sus ofertas. Será común, por ejemplo, que los servicios noticiosos desplieguen el tipo de noticias, secciones y hasta la publicidad ajustándose a los intereses de cada persona.

Los próximos años serán testigos de la aparición de nuevas aplicaciones personalizadas y su ampliación a campos que hoy son todavía inimaginables, entre los cuales seguramente estarán la política y la religión. Este pareciera ser el rumbo.