Por:  20 agosto, 2016
 ¿Por qué nos endeudamos peligrosamente?
¿Por qué nos endeudamos peligrosamente?

Los seres humanos somos particularmente sensibles al entorno. El escritor uruguayo Eduardo Galeano dijo que estamos hechos de historias, y usted lo podrá comprobar al entablar una conversación con cualquier persona.

Nuestras finanzas, son parte de esas historias ineludibles que nos marcan, definen e incluso, nos señalan el futuro.

Una variable importante en relación con una vida financiera saludable es el nivel de endeudamiento que resulte aceptable.

 ¿Por qué nos endeudamos peligrosamente?
¿Por qué nos endeudamos peligrosamente?

Pues queriéndolo o no, a lo largo de la vida se adquieren compromisos financieros que se traducen en proyectos, pertenencias y sueños.

Sin embargo, en el escenario más común, las personas agregan a su existencia deudas innecesarias.

Para que usted tenga una idea, la deuda total en tarjetas de crédito de los costarricenses ascendió al 30 de abril de este año a ¢908.000 milloness, este monto creció en el último año en 15,4% .

En total en manos de los consumidores hay 2.229.000 tarjetas de crédito, según el Ministerio de Economía.

Resulta necesario analizar por qué se endeudan de manera descontrolada y peligrosa las personas.

Desde una perspectiva sociológica, estas son las cinco razones por las que la gente compromete su liquidez y bienestar económico, a saber:

1. A muchos les gusta vivir por arriba de sus posibilidades . Proyectar una imagen de bienestar y un nivel de vida superior a las posibilidades económicas reales, es el objetivo de un grupo considerable de hombres y mujeres.

Esto genera altos niveles de endeudamiento, así como, un ritmo de vida estresante y agobiante que termina por colapsar otras áreas de la vida, como las relaciones familiares sanas o la posibilidad de ser querido por quien se es y no por lo que tiene.

2. Una personalidad desordenada predispone al endeudamiento. Si usted carece de estrategias de planificación y control, es muy probable que sus finanzas sean víctimas del desorden.

Desde el olvido de fechas de pago de créditos, servicios o tarjetas de crédito hasta desconocimiento del número de cuotas canceladas. Como estrategia, es básico que genere un mapeo de deudas con el objetivo de recordar qué debe, cuándo debe pagarlo y cuánto le falta para finalizar su compromiso financiero.

3. Quienes no ahorran están destinados a endeudarse. El ahorro representa una buena práctica que previene el endeudamiento excesivo.

Al mantener capital propio, frente a imprevistos o posibilidades de proyectos, la liquidez no se ve afectada y se evitan las llamadas emergencias económicas. Estas últimas, hacen que las personas acepten condiciones crediticias no del todo favorables.

4. Si el exceso de deudas es parte de su cotidianidad, usted no esta tomando en serio su felicidad. La vida es limitada y efímera, lo que implica una responsabilidad personal por vivir con pasión, inteligencia y tranquilidad al mismo tiempo. Quien vive en un mundo de endeudamiento, rechaza un principio básico de la existencia: el ser feliz.

5. Una educación financiera deficiente genera malos hábitos financieros y deudas peligrosas . Muchos carecen de conocimientos sobre conceptos básicos financieros y esto genera la toma de malas decisiones o sorpresas no deseadas en sus finanzas.

Razón por la cual, el consumidor debe informarse, construir conocimiento y aplicarlo de forma inteligente diariamente en las decisiones financieras.

Resulta valioso hacer un examen a la luz de los cinco puntos anteriores con el objetivo de tomar mejores decisiones y no comprometer así lo más importante, la calidad de vida.

Por otro lado, una forma de asegurarse disponer de recursos y no entrar en el juego del endeudamiento es a través de la cultura del ahorro.

Sí es posible hacerlo, en Coopeca (entidad financiera de servico a empleados públicos) hemos incentivado a nuestros asociados y logrado que el 40% de ellos cuente con algún tipo de ahorro, lo que representa en promedio 6,5 millones de colones acumulados por cada asociado.

Es importante acotar que en los últimos cinco años, la cantidad de ahorros ha crecido un 11%, esto conlleva que el monto acumulado en este período aumentó en promedio un 51%.

Además, de estos asociados que registran ahorros, el 60% de ellos tiene créditos con la cooperativa, lo cual permite validar que se puede contar con ahorros aun cuando se obtengan créditos para distintos fines o necesidades.

Es vital adoptar una cultura de ahorro en nuestros hogares, además de un sano y controlado endeudamiento para asegurar una adecuada calidad de vida.