Por:  7 junio, 2015
Una megaobra en Costa Rica
Una megaobra en Costa Rica

En el reportaje titulado “Obras son insuficientes para reactivar la economía”, aparecida en la edición 1025, del 25 al 31 de mayo de 2015, de El Financiero , se excluyó inexplicablemente al Proyecto Hidroeléctrico Reventazón (PHR), que construye el ICE en La Alegría de Siquirres, pese a que la información solicitada se le envió en el plazo requerido.

Más grave aún es el error que comete al señalar que “la única megaobra que puede lucir Costa Rica en este momento es la construcción de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM)”, a un costo de $1.000 millones.

La realidad es que el ICE lleva a cabo desde hace seis años la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico Reventazón, de 305,5 MW, cuyo presupuesto asciende a $1.379 millones. Su avance es de un 88%.

Cuando entre en operación comercial en el 2016, Reventazón se convertirá en la planta hidroeléctrica más grande de Centroamérica y beneficiará a 525.000 hogares costarricenses.

Este proyecto, junto al Geotérmico Las Pailas II de 55 MW y que empezará a operar en 2018, se enmarca en el Plan de Expansión de la Generación Eléctrica 2014-2035, diseñado, elaborado y ejecutado por áreas técnicas especializadas en planificación eléctrica del ICE.

Como en todos sus proyectos, en el de Reventazón se impulsan rigurosas acciones que buscan prevenir, mitigar y compensar el impacto ambiental de la construcción en la región donde se desarrolla.

Es así cómo al finalizar su construcción, en el primer trimestre del próximo año, el cantón de Siquirres contará con 41 obras de infraestructura comunal que fortalecen la educación, la seguridad, la salud, el suministro de servicios básicos, la recreación y el mejoramiento vial.

El PHR ha dado empleo a cerca de 3.500 siquirreños y pobladores de comunidades aledañas y ha generado decenas de oportunidades a pequeños empresarios y microempresarios de la zona.

Adicionalmente, el ICE ha llevado a más de 1.000 vecinos unos 200 programas de formación en desarrollo local, alfabetización, modelos productivos y autogestión.

Como parte del programa de mitigación ambiental, desde el 2009 el ICE inició –junto al Sinac– el proceso de rescate, reubicación y traslado de flora y fauna. Se han recolectado más de 11.000 especies vegetales y rescatado 204.000 peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

Como parte del compromiso ambiental y cultural, desde hace más de seis años se realizan trabajos arqueológicos que han permitido identificar restos que datan de hasta 12.200 años atrás. Este trabajo realizado coordinadamente con el Museo Nacional, contribuye a conocer mejor cómo vivieron los habitantes de esa zona que se asentaron en la región conocida como Vertiente Central del Atlántico.

Tantos e importantes hechos, invisibilizados por El Financiero en el reportaje sobre las principales obras públicas que se construyen actualmente en Costa Rica y su impacto en la economía nacional, denotan un desbalance informativo y crean un escenario artificial en la información que llega al lector.

Espero que esta manera imprecisa de enfocar un punto medular para la economía nacional como lo es inversión en obra pública, ignorando el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón, haya sido una omisión involuntaria del medio.