Por: Víctor Morales* 12 junio, 2016
 Ya es hora de aplicar la factura electrónica
Ya es hora de aplicar la factura electrónica

Puede ser que a estas alturas del partido, muchos costarricenses sientan que el país no avanza.

No hay noticias concretas a nivel país; no hay acciones que nos hagan pensar que todo va a mejorar o, por lo menos, la esperanza de algún cambio realmente positivo.

Veamos lo que ha venido sucediendo con el proyecto de factura electrónica. Propiciamos y participamos hace 16 años en el proceso inicial que proponía implementar esta importante herramienta como solución para, entre otras cosas, combatir la evasión fiscal, pero darle también una gran herramienta de competitividad a las empresas.

Empero, hemos sido testigos del prolongamiento de la implementación formal en cuatro ocasiones (y por diferentes administraciones) y durante más de 10 años entre cambios y contradicciones.

Temor, falta de atención, falta de interés, falta de voluntad política. Se le puede llamar de muchas maneras, pero aun hoy nuestro país no tiene la obligatoriedad de uso de la factura electrónica.

Es cierto que con su implementación la forma de facturar, de tributar y de auditar tendrá un giro radical, pero de eso se trata, de avanzar siempre hacia la mejora continua integral y de subirnos al tren del desarrollo.

También se trata de involucrar a todos los sectores, no solo a las grandes empresas y a los complejos sistemas del Gobierno, sino también de invitar a nuestras amas de casa, jóvenes y consumidores, así como a comerciantes y pequeños empresarios a formar parte de un cambio nacional.

Es hora ya de cambiar el casette, de no negarnos a tomar la mano que nos brinda los avances tecnológicos y de sobresalir en la región centroamericana.

No es difícil, no es complicado. Poco a poco, la tecnología se va adueñando de nuestra manera de comunicarnos, de expresarnos y de divertirnos, entonces ¿por qué no darle también la oportunidad de llegar a nuestros negocios?

Más ventajas

Si lo vemos de una manera macro, incluso, veremos mucho más puntos a favor.

La factura electrónica representa el más vivo ejemplo de que antes de crear nuevos impuestos, hay que mejorar la recaudación de los existentes. Con un Ministerio de Hacienda presente y bien informado de las transacciones que se realicen, la posibilidad de evasión se vuelve cada vez más pequeña.

El mismo gobierno está a las puertas de terminar con una discusión que parece no tener remedio, algo lógico porque, con la situación actual, nadie estaría de acuerdo en pagar más impuestos.

Además, esta evasión le pasa una cara factura a un país que necesita recursos para sufragar el déficit y tener mayores recursos para invertir en el desarrollo de nuestro país.

Por otro lado, las empresas se ven beneficiadas al incrementar su rentabilidad y competitividad, al enfrentar trámites más rápidos y seguros y percibir una reducción significativa en sus costos administrativos.

Si los pequeños empresarios comprobaran el impulso que les brinda la factura electrónica, las facilidades y sus beneficios, de seguro recomendarían a todos que la usen también.

¿Y qué decir del ambiente? Los árboles talados se reducirían de mil en mil al desplazar el papel por formatos electrónicos. Además, el impacto gracias al menor uso de tóner, tintas e impresoras sería evidente.

Nos unimos al llamado del Comité Nacional de Factura Electrónica, que instó al Gobierno a establecer una fecha definitiva para la implementación obligatoria de esta importante herramienta.

En Costa Rica, la factura electrónica es, hoy en día, de uso voluntario y tiene legitimidad a través de la firma electrónica. Existen ya una buena cantidad de empresas que brindan soluciones de software para quienes lo necesiten y puedan ajustar sus sistemas financieros y contables.

Además, la organización GS Uno Costa Rica apoya, capacita y asesora en este tema a cualquier empresa micro, pequeña, mediana o grande y de cualquier sector económico del país.

Lo único que nos falta es apertura pero sobre todo, voluntad política.

*Director ejecutivo / Asociación GS Uno Costa Rica