RESPONSABILIDAD SOCIAL

Empresas inclusivas hacia las personas con discapacidad que pueden motivar a su pyme

Su pyme también puede poner en práctica iniciativas para apoyar a este sector, como capacitar a sus empleados para tener un servicio al cliente inclusivo.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El año pasado Francesca Torelli, copropietaria de la pyme Conos Torelli, que fabrica conos y especialidades para heladerías, participó en una capacitación de responsabilidad social en la Cámara de Industrias.

Allí conoció al emprendedor José Francisco Noboa, quien lidera un proyecto que ofrece oportunidades laborales a las personas sordas o con alguna dificultad auditiva.

Torelli, quien además es dueña de la marca Bolis, se interesó en el tema y Noboa la contactó con un joven, a quien finalmente contrataron como empacador en setiembre pasado.

Posteriormente, emplearon a dos personas más: a alguien que maneja un detector de metales en su planta y otra persona que se dedica a armar cajas.

De esta manera, de un total de 20 trabajadores, la empresa ha contratado a tres que tienen alguna discapacidad y la idea es a futuro contar con más.

Según Torelli, los trabajadores con discapacidad se han adaptado muy bien al negocio.

Con el fin de promover el respeto hacia ellos, la empresa ha capacitado a sus demás empleados para sensibilizarlos sobre la importancia de ofrecer un trato igualitario a sus compañeros y evitar así cualquier tipo de problemas.

En Costa Rica, según el Estado de La Nación del 2014, el 65% de las personas con discapacidad no trabajan debido a que son discriminados, al desánimo para buscar una ocupación, su condición les impide trabajar del todo o no tienen la preparación para acceder a un puesto.

Además, quienes lo hacen viven más inestabilidad laboral, sus puestos son de baja calificación y hay más incumplimiento de los empleadores en derechos laborales (como el salario mínimo).

Pero hay negocios grandes y pequeños que, como el mencionado, han dejado de lado el miedo o los estigmas que existen hacia este sector y están brindándoles oportunidades laborales, dado que se ha comprobado que el desempeño es igual de bueno o hasta mejor (en algunos casos) que aquellos que no sufren de determinada discapacidad.

Este tipo de contratación también ha motivado a los negocios a modificar de alguna forma su señalización o infraestructura.

Por ejemplo, en el caso de las empresas que contratan a personas con discapacidad auditiva, capacitan a sus empleados para que aprendan la Lengua de Señas Costarricense (Lescso), o por lo menos algunas palabras, y han habilitado alarmas de luces en sus áreas de producción.

LEA TAMBIÉN: La iniciativa BoaPaz busca motivar a la población sorda a emprender

Autogestión

Como una alternativa de empleo también se creó la Cooperativa Autogestionaria de Personas con Discapacidad Física Permanente (Coopesuperación R.L.) en el año 2008.

A sus fundadores les preocupaba las pocas oportunidades laborales hacia las personas con discapacidad.

El sitio web de la cooperativa explica que el modelo autogestionario implica que los asociados son dueños de la empresa y participan con su trabajo de manera directa.

Coopesuperación, que cuenta con dos sedes (en La Florida de Tibás y en Pérez Zeledón), tiene la particularidad de que sus 80 asociados son personas con discapacidad.

De acuerdo con Julio Rojas, gerente de Coopesuperación, un contrato con el 1193 del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) posibilita a los trabajadores ofrecer el servicio de asistencia de telefonía fija, celular e Internet.

La existencia de esta alternativa permite que empleados con cuadraplejias, espina bífida, con alguna amputación o discapacidad visual puedan obtener ingresos para sostenerse a ellos y a sus familias.

LEA TAMBIÉN: La discapacidad de su hija la inspiró a establecer negocio de artesanías

En Tibás se encuentra uno de los centros de llamadas de Coopesuperación. El otro se ubica en Pérez Zeledón. (Coopesuperación R.L. para EF)

Empresas más grandes

Grupo Florex también está tomando medidas a favor de la población con discapacidad.

El Grupo se compone de la pyme Florex, que comercializa productos de limpieza amigables con el ambiente y que tiene aproximadamente 45 empleados, y de Scosa, con alrededor de 520 empleados que otorga servicios de limpieza y de jardinería.

En enero de este 2017, recibió un reconocimiento en Casa Presidencial por su contratación inclusiva.

En este momento, en la empresa hay 14 trabajadores con alguna discapacidad auditiva o física y en su mayoría trabajan para Scosa. 

Uno de esos trabajadores es Maudiel Santana quien sufrió una malformación en sus huesos que hizo que uno de sus brazos no creciera igual que el otro. Desde hace tres años trabaja en Scosa.

Santana se dedica a servicios de jardinería, que realiza en el Instituto Nacional de Aprendizaje de Upala. Allí chapea, poda plantas, siembra y le da mantenimiento a los jardines. 

Antes de trabajar en esta pyme, cuenta que pasaba sus días capacitándose en temas de ferretería en un Centro de Atención Integral para Personas Adultas con Discapacidad (Caipad). Pero, él requería con urgencia un trabajo pues la situación económica de Upala estaba difícil y él tiene a cargo a sus padres.

El joven de 29 años recuerda que el día de la entrevista había una fila muy larga y que por ello pensó que no tenía ninguna posibilidad. Finalmente le dieron las buenas noticias.

"Yo brinqué de alegre, brinque de contento, ni yo mismo me lo creía. Pensé que estaba soñando, porque un trabajo aquí en Upala cuesta", dijo Santana.

Silvia Chaves, vicepresidenta de Florex, detalló que los lineamientos del grupo en temas de inclusión iniciaron desde el 2012 y se enfocan en dos vías.

La primera es contratar a trabajadores con discapacidad, de acuerdo con el perfil del puesto que se está buscando.

La segunda es educar tanto a sus colaboradores como a los clientes de las instituciones o empresas que recibirán los servicios del colaborador para que se le dé un trato digno, que no dificulte su desempeño y que garantice su permanencia.

Maudiel Santana trabaja para Scosa, concretamente en las instalaciones del INA de Upala, donde realiza labores de mantenimiento de jardines. (Grupo Florex para EF)

LEA TAMBIÉN: Esta startup emplea a personas con discapacidad para que enseñen inglés a otros

Impresora Delta es una empresa litográfica de mayor tamaño que se dedica principalmente a la fabricación de empaques como cajas plegadizas y multiempaques.

Desde hace 19 años contrata a personal con discapacidad.

Julia Araya, jefa de recursos humanos, reconoce que inicialmente hubo un interés por el beneficio fiscal que establece la ley por este tipo de contrataciones.

No obstante, luego de analizar el desempeño de los empleados, vieron que en realidad no había diferencias y decidieron apostar por dar mayores oportunidades.

Araya detalló que dentro de sus políticas está que por lo menos un 15% de su equipo de trabajo cuente con una discapacidad.

Actualmente, de 190 empleados (recientemente contrataron a 30 personas tras adquirir una nueva empresa), 24 tienen alguna discapacidad (generalmente auditiva), lo que suma actualmente un 12,6%. Esto significa que a futuro contratarán a más personas con discapacidad para llegar nuevamente al 15%.

Según Araya, la disposición que tomaron hace 19 años contribuyó aún más a sostener una visión de no discriminar a nadie y abrirse así a otro tipo de minorías, como la población adulta mayor o LGBT.

Algunos de los trabajos que desempeñan los colaboradores son: operarios de máquinas, se dedican a pegar cajas, al descartonado, a empacar, como auxiliares de operarios, o a labores de limpieza.

La empresa, ubicada en San Rafael de Alajuela, da cursos de LESCO para que los empleados aprendan y puedan interactuar con los trabajadores sordos o con dificultades auditivas.

Uno de los lineamientos de Impresora Delta es que un 15% de su personal tenga alguna discapacidad. (Impresora Delta para EF)

LEA TAMBIÉN: Este joven sordo desafió los prejuicios sociales y hoy su emprendimiento Oi2 apoya a otros

¿Quiere ser una pyme inclusiva? Estos son algunos consejos

-Derribe barreras en su actitud o modo de pensar que le impiden ver el valor de contratar a población con discapacidad. Una vez que estas son eliminadas, ya dio el primer paso y es posible realizar cualquier avance.

-Tenga claro el motivo por el cual quiere contratar a personas con discapacidad para que el proceso de selección sea más ordenado y que esto le permita contratar a los trabajadores más idóneos, que aporten a la productividad de su empresa.

“Porque si yo no lo tengo claro, puedo terminar contratando a alguien por una simple acción de filantropía o caridad y tal vez no es la persona que mejor le va a aportar a mi negocio. Como pyme el tema de recurso humano es crítico porque (generalmente) tienen poquita gente”, advirtió Erika Linares, directora de la Dimensión Social de la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED).

-Revise que su proceso interno de selección de personal y de inducción sea apto para las personas con discapacidad. Si no es así, haga los ajustes necesarios para que no haya obstáculos para el ingreso de esta población.

-Una vez que contrata a la persona, revise que las condiciones internas de su pyme sean ideales para que esta se mantenga en la empresa y tenga incluso la posibilidad de ascender de puesto.

Asesórese técnicamente con organizaciones como Fundameco, Yo puedo, ¿y vos? y otras que le puedan guiar.

Igualmente, verifique que su infraestructura sea adecuada para esta población o haga las modificaciones requeridas. En algunos casos los ajustes son sencillos, como mejorar la señalización.

En otros casos, se requerirá del apoyo de un intérprete o una mayor inversión.

-Si quiere apoyar a la población con discapacidad de otra forma que no sea precisamente contratándola, puede identificar a alguna empresa que emplee a personas con discapacidad y utilizarla como proveedor. Indirectamente estaría apoyando a este sector.

-Evalúe si en la comunidad en la que opera su empresa hay organizaciones que reúnen a personas con discapacidad a las que pueda apoyar con voluntariado.

-Ofrezca un servicio al cliente inclusivo. Por ejemplo, puede capacitar a sus empleados en Lesco para que estén preparados si en algún momento llega una persona sorda. También pueden ser educados para que sepan cómo atender correctamente a una persona en silla de ruedas, con discapacidad visual, o cognitiva, o de otro tipo.

Fuente: Erika Linares, de la Asociación Empresarial para el Desarrollo, 2017.

¿Tiene una discapacidad y quiere apoyo para encontrar empleo?

El Ministerio de Trabajo cuenta con el programa Empléate Inclusivo, que apoya a personas con discapacidad y está dirigido a quienes tienen entre 17 y 35 años, precisa su sitio web.

Martha Zamora, directora de seguridad social del Ministerio, indicó que a través de él capacitan a las personas con discapacidad para que estén preparadas para el mercado laboral.

Se ofrece asesoría con el fin de mejorar sus habilidades blandas, que incluyen herramientas para trabajar en equipo, relacionarse con otros y mejorar la comunicación.

Además, en coordinación con el Instituto Nacional de Aprendizaje y el Ministerio de Educación, imparten cursos para que los interesados aprendan un oficio.

Si quiere obtener más información, llame al  2223-7689 o al 2222-8375.