INFORME DE MCKINSEY

¿Cómo construir una cultura digital en su pyme?

El elemento central de la agilidad es la cercanía con el cliente


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Con la mayor disponibilidad de equipos, sistemas y servicios de tecnología de información y comunicación la discusión hoy no es sobre las oportunidades de digitalización de las empresas, sino sobre cómo avanzar en ese proceso y construir una cultura y un modelo ajustado a las nuevas demandas del mercado.

Un reporte de McKinsey, firma especializada en el mercado tecnológico,insiste que la construcción de una cultura digital es una clave en la era moderna de los negocios. El reporte insiste que la cultura va más allá de insistir en la misión y los valores de la compañía.

Por ello las pequeñas empresas, las startups y los emprendimientos en general deben adaptarse y desarrollar sus competencias para operar basándose en la tecnología.

LEA TAMBIÉN 10 claves para aplicar el 'mercadeo ágil' en su emprendimiento

En el caso de las startups la digitalización no es una opción. Es una obligación, en la medida que su modelo de negocios se basa en la tecnología.

Las pequeñas empresas tienen la ventaja de ser más ágiles que las grandes compañías y pueden avanzar con rapidez. Sin embargo, carecen de planificación.

Los negocios deben identificar cuáles son las acciones, las áreas y los elementos que tienden a ser más estables y dónde se requiere más agilidad. En este caso son aquellas áreas que cambian con más frecuencia.

Aquí hay que identificar también cuáles son las áreas y las personas que deben y pueden apoyar ese cambio.

El cuidado que debe tener una empresa en crecimiento es que no le ocurra lo que ya viven las grandes compañías: organigramas y estructuras rígidos, carencia de capacidad para cambiar las prioridades, costos muy altos para responder a tiempo, y sistemas de gestión lentos y solidificados.

LEA TAMBIÉN Antes de decidirse por vender en línea en su pyme, considere estos cinco puntos en la estrategia

El elemento central de la agilidad es la cercanía con el cliente. En las empresas grandes hay más distancia con los consumidores y el mercado. En las pequeñas se puede identificar una necesidad de los clientes y ver cómo y con cuáles tecnologías atenderla con raídez.

Para atender esas necesidades hay que estar dispuesto a salir de la zona de confort y de estabilidad, donde se es experto, a tomar riesgos de negocio y a probar nuevas soluciones.

La clave es apoyarse en nuevas tecnologías que –como la computación en la nube– brinden agilidad, puedan ajustarse a una mayor o menor demanda y no impliquen costos fijos invariables durante largos periodos.

La mayoría de las veces las posibilidades de innovación y creación de respuestas ágiles ante necesidades nuevas de los clientes se darán fuera de la estructura u organigrama de la empresa.

Aquí la cultura se apoya en dos preguntas fundamentales: ¿cuáles son los comportamientos que ayudan a dar respuestas ágiles basadas en la tecnología? ¿Cómo se obtiene el apoyo de los diferentes miembros de la empresa para implementar esas soluciones?