BRENESII

Este emprendimiento social pretende ‘contagiar’ a los colegiales de entusiasmo por la ciencia

Se realizan giras y prácticas en diferentes zonas boscosas del país.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las universidades y centros científicos del país constantemente emiten publicaciones sobre sus descubrimientos e investigaciones.

Por diversas circunstancias, ese conocimiento no siempre trasciende la academia y a veces queda almacenado en un libro o revista especializada que solo un pequeño sector lee.

Por otro lado, en el sistema educativo hay quienes visualizan a la ciencia –en sus diversas ramas- como algo aburrido o poco atractivo.

Las palabras técnicas y nombres complicados pueden espantar a algunos, cuando –en realidad- el mundo científico puede resultar apasionante si se enseña de forma vivencial.

Preocupado por este panorama y con el interés de democratizar aún más los conocimientos sobre temas científicos y ambientales, Ronny Hernández, graduado de turismo sostenible y estudiante de tercer año de Biología de la Universidad Nacional (UNA), fundó el emprendimiento social Brenesii en el 2011.

Luego de una evolución, hoy el proyecto lo integran alrededor de 10 profesionales y estudiantes de diferentes disciplinas como turismo sostenible, ciencias biológicas, ingeniería en gestión ambiental, así como del área de negocios y comercio internacional.

Varios de ellos trabajan en laboratorios de investigación de la UNA.

El año pasado, Brenesii ganó la categoría de emprendimiento social en la Feria UNA-Emprendedores y este año ingresó a la incubadora de negocios UNA-Incuba.

Este 2015 Hernández fue galardonado, junto con otros cuatro jóvenes, con el premio Yo Creo, que entrega la Universidad Latina a los emprendedores sociales destacados del país.

Explicar la ciencia de forma práctica

El emprendimiento trabaja en diferentes campos.

Uno de ellos es el ámbito educativo, en el que, en coordinación con el departamento de ciencias de diferentes instituciones, se enseña a colegiales sobre biología, temas forestales y fenómenos ambientales.

Por medio de giras y prácticas -que incluyen la toma de datos en los bosques y el uso de instrumentos de medición- los jóvenes pueden aprender sobre estas temáticas.

Las últimas prácticas las realizaron en el Cerro de la Muerte y en un bosque de bajura en Sarapiquí.

“En el Cerro de la Muerte, por La Georgina, visitamos el páramo para ver cómo cambia la vegetación de páramo a un bosque un poco más bajo, como premontano y nuboso o bosques de roble”, explicó Hernández.

Según Hernández, en estas actividades los jóvenes empiezan a entender de mejor manera cómo funciona el entorno ecológico y muchos hasta han manifestado el interés en estudiar en un futuro Biología, lo cual lo ha motivado mucho.

Otras labores

El emprendimiento también posee proyectos de restauración de ecosistemas y, en este momento, se están eligiendo los sitios en los que se va a trabajar.

Hernández pretende crear conciencia de que el principal problema al que nos enfrentamos no solo en el país, sino a nivel mundial, es el cambio climático y que esto no solo afecta a los bosques, sino a la sociedad en su conjunto.

“Cada uno de nosotros ocupamos de los servicios ecosistémicos que nos generan los bosques. Entonces, tenemos que hacer un mejor manejo de los recursos naturales para poder seguir aprovechando esos servicios que nos brindan los bosques: el agua, la limpieza del aire, alimentos”, expresó.

Otra área es la generación de datos provenientes de la investigación científica y su difusión a la sociedad.

“Queremos crear una metodología que nos ayude a calcular más eficientemente –en la parte de fisionomía vegetal- la captura de carbono de las plantas, midiendo la fotosíntesis de las plantas”, contó el joven de 25 años.

Para ello requieren comprar el equipo adecuado, que es oneroso, por lo que planean realizar una campaña de crowdfunding para recaudar el dinero que ocupan.

También realizarán estudios de plantaciones de café y de cómo si estas se manejan de buena manera pueden ayudar en la captura de dióxido de carbono y analizarán la fisiología vegetal de los bosques de altura.

Otro plan de Brenesii es trabajar el próximo año con diferentes empresas para ayudarlas a disminuir su impacto ecológico, optimizar sus procesos y, eventualmente, que puedan certificarse ambientalmente.

¿Qué significa Brenesii?

Brenesii es la latinización del apellido Brenes y se origina de Alberto Manuel Brenes, quien fue un científico costarricense que estudió diferentes árboles y plantas, incluidas las orquídeas.

“Muchas especies que él caracterizó hoy en día llevan su nombre”, explicó Ronny Hernández.

El nombre del emprendimiento surgió en honor a este costarricense, quien incluso fue declarado Benemérito de la Patria.