Cinco estrategias de seducción de inversionistas para su emprendimiento

Una idea de negocio puede ser un éxito a la hora de buscar financiamiento, siempre que cumpla con varios requerimientos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El inicio de un nuevo año despierta muchas inquietudes y las ideas de negocios están a flor de piel. Si usted desea aprovechar ese impulso para desarrollar un nuevo proyecto, debe tomar nota a la hora de buscar el financiamiento que permita la ejecución del proyecto.

Por eso, antes de lanzarse a la aventura, repase cinco estrategias que podrían serle de gran utilidad para convencer a un inversionista.

1. Conozca qué es lo que andan buscando. Este es quizá el punto medular a la hora de buscar apoyo monetario. Quienes tienen la posibilidad de apostar por un proyecto nuevo se fijan en tres cosas: en las personas detrás que presentan la idea, en la idea en sí y, sin duda, en la respuesta a la pregunta "¿Cuándo obtendré mi retorno de inversión (ROI)?".

"El emprendedor tiene que tener un plan de negocio que incluya cosas a futuro y del pasado, un estudio de mercado que determine que su producto tiene viabilidad y cuál necesidad va a cubrir", , explicó Manuel Montero, director general de Propyme.

Montero agregó que por eso se necesita un estudio de mercado que abarque segmentación de clientes, quién es mi cliente, qué necesita, cuánto está dispuesto a gastar y cuanto está dispuesto a pagarme por cada unidad del producto. "Además, siempre es bueno hacer tres escenarios: uno pesimista uno realista y uno optimista", afirmó.

El otro estudio que debe tenerse es uno de factibilidad financiera donde se estime la estructura de costos, los flujos netos de efectivo mensual, cuánto sobró o faltó cada mes y al final de un periodo que se calcula de dos a tres años.

"Todos esos detalles van a dar un indicador financiero que nos dirá la tasa interna de retorno, que es lo que ganará el inversionista por participar en el proyecto y dirá en cuánto se recupera la inversión", agregó Montero.

LEA TAMBIÉN: Tener un plan estratégico puede inspirar a su personal 

2. Dirija sus números a un solo inversionista.  El objetivo ideal es conseguir todo el financiamiento en una sola ronda, lo que significa que hay que ser muy realista con toda la parte financiera.

Por ejemplo, debe pensarse cuál sería el escenario financiero más fatalista. Es clave identificarlo. Por lo general, las cosas toman el doble de tiempo y cuestan lo doble a lo planeado en un inicio. 

3. Si busca socios serios, entonces presente una inversión seria. Una de las principales razones por las que una persona opta por financiarse con la familia y amigos es porque no está dispuesta a hacer una investigación de mercado seria para asegurar que su emprendimiento, al menos, sea viable.  

Actualmente, la posibilidad de conseguir financiamiento con los parientes es más oscura de como la pintan. Generalmente los beneficios no son tan grandes, y los riesgos mayores: dinero perdido, sentimientos lastimados, familias separadas y hasta amistades perdidas.

4. ¿Cómo presentar un proyecto ganador? Un buen ejemplo es el de una franquicia que recientemente fue financiada.

Digamos que los fundadores cuentan con planes de negocios y de mercadeo completos, un equipo, un concepto que ha mostrado ser exitoso a nivel local, muestras de materiales de decoración, proyecciones de ROI y de costos y un panorama legal de los riesgos.

¿Esto es garantía de éxito? No.

Puede tener todo eso en orden y aun así no contar con un paquete financiero ganador. Esta es una de las principales razones por las que tantas empresas fracasan: las ideas de negocio tienen atractivo limitado o están entrando a un mercado maduro y saturado. 

5. Cuide su discurso. Presentarse frente al inversor implica un proceso de due dilligence, es decir hacer una entrevista estratégica, y es ahí en donde el emprendedor no solo expone, sino que puede realizar preguntas que despierten el interés de los inversionistas.

Tres ejemplos de este tipo de consultas son: 

-¿Qué piensa de nuestra estrategia y propuesta?

-¿Cuáles son nuestros puntos de vulnerabilidad?

-¿Qué piensa de nuestro equipo, qué nos hace falta?

No descarte tampoco que podrías repasar 50 ideas antes de dar con un modelo rentable que le genere ganancias a todos.