Emprendimientos, empresarialidad y encadenamientos, así como articular la oferta de servicios, orientarán la acción hacia el sector

Por: Joanna Nelson Ulloa 24 junio, 2014
Viceministra del área PYME: Giannina Dinarte Romero
Viceministra del área PYME: Giannina Dinarte Romero

Geannina Dinarte, viceministra de Economía, dice que las acciones hacia las micro, pequeñas y medianas empresas deberán concentrarse en el apoyo a los emprendimientos, la empresarialidad y los encadenamientos.

Sin embargo, antes plantea que todavía hace falta incentivar la cultura emprendedora en el país y articular la oferta de servicios empresariales para pymes.

¿Cuáles serán las prioridades para esta administración en el tema de pymes?

El tema de pymes es una prioridad porque es un movilizador para crear mejor condiciones económicas para las familias. Tenemos que trabajar en tres líneas diferenciadas: los emprendimientos, la empresariedad de las pymes y los encadenamientos.

Hasta el momento, el instrumental se ha venido aplicando para los emprendimientos. La idea es separar estas tres E de trabajo (emprendimientos, empresarialidad y encadenamientos), desarrollar unos programas, así como fortalecer y articular algunos existentes, para condensar la oferta pública y privada de servicios para pymes, porque hay una dispersión institucional.

¿Cómo se piensa ordenar la oferta de recursos y servicios para pymes?

Lo primero es que tenemos que fortalecer la rectoría del Ministerio, que le corresponde definir las políticas en el tema del empresariado y la producción.

Estamos haciendo un llamado en el mes de julio a las instituciones de la red de apoyo pyme para que hagamos el ejercicio de articular toda esta oferta. Esto exige un gran compromiso de las demás instituciones. La administración pasada, por ejemplo, no logró impulsar una figura diferenciada para pymes y emprendedores en la Caja Costarricense del Seguro Social.

¿Cómo lograrán cumplir este reto?

Es un tema voluntad y aquí es necesario reconocer que, en este caso, hay voluntad de la jerarca de la Caja por establecer un proceso. Ya retomamos el diálogo.

Hay que entender que existe una necesidad para las pymes y los emprendedores, que por su tamaño y su condición se les hace casi imposible pagar las cargas sociales.

Si nosotros seguimos con pymes que no tienen empleados asegurados, estamos heredando un problema futuro porque la gente no va a tener resguardo en la seguridad social ni pensión.

¿En qué áreas se seguirá buscando un trato diferenciado para pymes?

En Hacienda, en el tema de compras públicas para que las pymes tengan acceso al mercado de las compras públicas y en el área de compras sustentables, donde creemos que ahí hay una gran oportunidad para las empresas.

¿Y en el área de impuestos?

En la parte de tributos todavía no hemos arrancado negociaciones. En el último estudio de pymes, el requisito que menos reportan las pymes para inscribirse es el de la Caja, por el peso que representa para las finanzas de la pyme, no así el tema de inscribirse en Hacienda.

De cualquier manera, tenemos que determinar cuáles son los factores que influyen en la mortalidad de las pymes, pues no es la formalización sino el acceso al financiamiento y otros.

¿Cuál es su opinión sobre que en el país ya hay una cultura de emprendimiento sólida, pero falta dar el paso para que las pymes puedan crecer?

Sí nos falta fomentar la cultura emprendedora, pero también es cierto que hay barreras que dificultan la consolidación de las empresas y que se debe bajar su mortalidad.

No basta con crear empresas o registrarlas, tenemos que garantizar que las pymes ofrezcan empleo de calidad a lo largo del tiempo y que sobrevivan. Por eso hay que fomentar el encadenamiento. También hay que pensar en mentorías.

Los emprendedores se abordarán de diferente manera, ya que no todo emprendedor quiere terminar con un plan de negocios. Los emprendedores tienen una idea que quieren desarrollar, un proyecto que quieren implementar, pero no necesariamente eso se traduce en una empresa, pues pueden ser un recurso alternativo para una empresa ya existente.

Un emprendedor puede incorporarse en una empresa grande sin que él sea dueño de la empresa, y eso tiene que ver con el espíritu emprendedor. Por eso es que yo discrepo de que la cultura emprendedora es tan fuerte en este país. Eso implica investigación y desarrollo, pero eso no está siendo financiado.

¿Qué se hará en el área de encadenamientos?

Seguiremos trabajando con Procomer y la Comisión para Encadenamientos, pero planteamos que cualquier plan o política no puede limitarse a los encadenamientos para la exportación y que debe contemplar encadenamientos locales.

Desde ya estamos trabajando en un mercado virtual para el encadenamiento, donde las pymes puedan ofrecer sus servicios y las empresas del sector privado puedan identificar proveedores pyme.

Además está el reto de la asociatividad. Se han venido haciendo esfuerzos desde la Administración anterior por promover la asociatividad, pero eso no es tan sencillo. Tenemos unos consorcios de exportación que debemos seguir impulsando.

¿Tienen propuestas para ampliar las opciones de financiamiento?

El tema de financiamiento es un reto. El MEIC reconoce en un estudio que la oferta de crédito bancario es nula para este sector y los fondos de Banca para el Desarrollo son limitados; incluso muchas personas que están en incubadoras tampoco pueden acceder a estos fondos.

Por supuesto necesitamos que se apruebe el proyecto de Ley que está en la Asamblea Legislativa. Es absolutamente necesario contar con estos fondos y empezar a operativizar los recursos.

También debemos ver con las entidades financieras estatales cuáles son las condiciones de los préstamos para pymes, porque creemos que no se permite el acceso a los emprendedores y algunas pymes en particular.

Y se están viendo otros fondos como los del Ministerio de Ciencia y Tecnología que son para innovación. Hay que revisar los criterios para distribuir estos fondos y darles mayor divulgación. La idea es empezar a dialogar eso. En la primera sesión que tuvimos del fondo, planteamos hacer una revisión de hacia dónde se han ido esos fondos y que se defina adónde queremos que esos fondos vayan, porque todo lo que hagamos tiene que responder a una visión de desarrollo.

¿Cuál sería esa visión de desarrollo o hacia dónde quieren que se dirijan los fondos?

Hay mucho por hacer en el caso de emprendimientos dirigidos por mujeres y jóvenes. Tenemos que hacer una apuesta fuerte en el caso de la población con discapacidad e indígena. También hay que orientar recursos y acompañamiento hacia empresas con muy alto valor agregado en el tema de tecnologías, donde tenemos muchas oportunidades.

¿Y los emprendimientos culturales y sociales?

Hay que avanzar en otros también. Por supuesto, esperamos trabajar y acompañar los emprendimientos culturales y sociales.

Creemos que tiene que haber una línea de trabajo en este sentido. Hay que coordinar con otras instituciones que tienen la competencia y el conocimiento sobre qué hacer en estos temas.