Por: Joanna Nelson Ulloa 6 septiembre, 2016
Para una pequeña y mediana empresa, el desarrollo de la marca personal es fundamental, pues cuanto más definan su ámbito profesional, más fácil será que destaquen en su entorno.
Para una pequeña y mediana empresa, el desarrollo de la marca personal es fundamental, pues cuanto más definan su ámbito profesional, más fácil será que destaquen en su entorno.

La marca personal es un recurso muy útil para los emprendimientos que quieran dar a conocer sus productos o servicios, así como para amentar su valor.

El concepto nació como herramienta en la búsqueda de empleo y se basa en identificar las características que hacen que un producto o una empresa destaque sobre su competencia y sea relevante, diferente y visible en un entorno homogéneo y cada vez más competitivo.

Luis Diego Ruiz, de la empresa Hands Up, explica que es fundamental que las empresas o las personas como gerentes o directores trabajen su marca personal. Hands Up es una empresa que trabaja en la creación y posicionamiento de imagen empresarial y personal.

"Al iniciar este proceso es ideal conocer los detalles más importantes que conforman la identidad de una empresa, un producto o una persona", dice Ruiz. "Con esta información, se construye un plan donde se identifican las cualidades del producto y habilidades de un gerente, para hacer énfasis en los aspectos que necesitan mejorarse con educación, con un proceso de producción, etc.".

Trabajar en la marca personal permite a las empresas y productos gestionar su reputación y la percepción que generan en los potenciales clientes.

Una vez definidos cuáles son los aspectos que más relevancia tienen en un proceso producto o hacen distinto a un producto, es necesario definir el mensaje a transmitir, que deberá estar fundamentado lógicamente, en los objetivos que se hayan planteado en el plan de empresa.

"La meta es fortalecer el currículo del líder o las ventajas de un producto", agrega Ruiz.

Una vez configurada la marca personal, los usuarios la irán asociando a un determinado producto o servicio y comienza la distribución de información.

Aunque en la actualidad Internet es quizá el mayor aliado, hay otros canales que pueden ser aprovechados:

  • Redes Sociales: es beneficioso tener presencia en las redes sociales, siempre que haya una planificación y apareciendo sólo en aquellas redes que sean útiles a la empresa,
  • Blog: la herramienta de marca personal por excelencia, ya que las publicaciones que compartan acerca de un tema lo posicionarán como figura de referencia en su ámbito.
  • Eventos: conferencias, ponencias, charlas… La exposición que el empresario y su negocio ofrezcan frente a otros profesionales servirá para aumentar y consolidar su reputación, además de ser una oportunidad para trabajar el networking.
  • Publicaciones: en la actualidad vivimos un aumento vertiginoso del formato ebook debido al gran número de profesionales que, para construir su marca personal, deciden publicar un libro en formato digital.
  • Videos y tutoriales: Grabarse en vídeo y compartir tutoriales o videoblogs es otra forma de trabajar en su imagen de marca.
Cada estrategia de marca debe definirse en función del negocio y el producto, así como del público al que se dirigen.

EF 20 aniversario