CONSEJOS

¿Cómo captar la atención de sus clientes en una presentación de negocios?

Evite usar lenguaje muy técnico si el público meta no está preparado, no lea las diapositivas, dé ejemplos claros, procure ser breve y brinde espacios para que le hagan consultas.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Ha presenciado alguna vez una exposición de negocios que la única motivación que le brinda es saber que terminará pronto?

Presentaciones aburridas, con lenguaje complicado que nadie entiende, o excesivamente largas son parte de las situaciones que quizás le ha tocado vivir.

Como empresario, es muy probable que en algún momento tenga que realizar una exposición sobre su producto o servicio ante un potencial cliente o que lo inviten a dar una charla, por lo que es importante no incurrir en esos errores. 

Una buena preparación y emplear una serie de estrategias  le ayudarán a mantener la atención de sus interlocutores y logrará que la presentación sea todo un éxito.

A continuación le brindamos algunos consejos.

1. Utilice un lenguaje sencillo, claro, transparente. 

Hable con naturalidad, sin fingimientos, ni poses extrañas, ni con un lenguaje demasiado complejo.

Guillermo Fernández Álvarez, coordinador académico y capacitador de la empresa Asesorías Creativas en Desarrollo Integral,  manifestó que si se ocupa hacer alusión a algún aspecto técnico, o bien, a algo complicado, lo ideal es recurrir a explicaciones o ejemplos que todos comprendan.

Generalmente, las personas suelen recordar las historias, anécdotas, casos o ejemplos, por lo que puede emplear ese recurso.

Pero, no abuse de él. “La anécdota es una técnica, no un fin”, advirtió.

Si está presentando su producto, enumere sus ventajas.

“Las ideas que más venden son simples. Debe decir para qué sirve el producto, qué necesidad logra satisfacer y en qué se diferencia de otros del mercado”, manifestó Fernández. 

2. Si usa diapositivas, no las recargue.

Si utiliza Power Point o algún programa para elaborar su presentación, tome en cuenta que estas son solo un apoyo para su exposición, no debe recargarlas, ni mucho menos leerlas, sino que son una guía.

“Cada diapositiva debe tener una razón de ser. Poseerá poco texto: solo lo esencial. El presentador se debe apoyar en la diapositiva y poseer una excelente dicción, dominio de la audiencia con temas de interés”, dijo Fernández.

El asesor también recomendó darle una copia de la exposición a las personas que escuchan la presentación. También sugirió el uso de vídeos cortos para introducir una idea,

Asimismo, en las diapositivas se pueden incluir fotografías atractivas y de buena calidad, que llamen la atención.

3. Conozca a su auditorio.

Es importante que sepa a quién se dirigirá para que adapte su mensaje a sus intereses y necesidades.

“Por ejemplo, a un grupo de personas de baja escolaridad no se le pude bombardear con tecnicismos. No se puede dar por sentado nada, es decir, no se puede asumir que la gente conoce lo que nosotros sabemos”, dijo Fernández. 

La idea es crear una conexión entre el público y su mensaje, por lo que puede ofrecer ejemplos e historias con las que el público se identifique.

4. Prepárese.

Es normal estar nervioso cuando se va a exponer sobre algún tema. El mejor antídoto para vencer los nervios es prepararse bien: practicar, practicar y practicar.

Durante sus ensayos, mida cuánto durará la presentación, para evitar ofrecer exposiciones muy largas, que pueden llegar a aburrir o cansar al público.

Ajústese al tiempo que le pidió el organizador de la actividad.

5. Ofrezca un espacio para recibir comentarios y consultas.

La interacción con el público puede resultar muy enriquecedora, no le tema a esto.

Si está bien preparado, podrá responder las consultas sin ningún problema.

Además, a través de las respuestas a las consultas podrá reafirmar su mensaje o ampliar elementos que no pudo ahondar en la presentación.