TIPS PARA EMPRENDEDORES

Si su pyme participa en ferias, evite estos 10 errores

Aproveche las ferias para dar muestras de sus productos, para ofrecer descuentos y mantenga una actitud positiva.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las ferias y exposiciones son oportunidades comerciales para las pymes de aumentar las ventas fuera de su establecimiento, de efectuar contactos y de publicitar su marca entre un amplio número de asistentes.

Sin embargo, la inexperiencia, los nervios y la tensión pueden truncar las ventas que se desean alcanzar o atenuar los resultados positivos que se pretenden conseguir en este tipo de eventos.

A continuación enumeramos una serie de malas prácticas y errores que debe dejar de lado si quiere sacarle el máximo jugo a estas actividades:

1-No asistir del todo, tras haber confirmado

La responsabilidad es un valor que debe verse reflejado en su negocio.

Si usted confirmó con el organizador que participaría en el evento, asista o avise con antelación que no podrá llegar si se trata de una causa justificable.

Pero, no deje de presentarse al evento.

“Nunca debe quedar un stand vacío en una feria y menos cuando ya está rotulado con el nombre de la empresa”, señala la viceministra de Economía, Industria y Comercio, Geannina Dinarte.

2-Retirarse de la feria antes del tiempo establecido

Las ferias tienen un horario determinado previamente por el organizador, por lo que es importante que cumpla con él.

Llegue a tiempo y no se retire antes del plazo estipulado.

No es bien visto que ciertos negocios recojan y guarden sus artículos en medio de la feria para retirarse porque el dueño de la pyme está muy cansado o aburrido.

Además, si se retira antes es probable que no alcance el potencial de ventas que hubiese logrado si se queda hasta el final.

3-Tener una actitud demasiado tímida y que no invita a comprar

La habilidad para vender se va adquiriendo con la experiencia.

En algunos casos es normal estar nervioso y sentir temor. Sin embargo, es importante que haga el intento de hablarle a quien visita su puesto, que le ofrezca sus productos, que sonría.

Fabiola Urbina, de la empresa Publicreativos FAMA que organiza exposiciones de negocios, narró que durante la Expo Negocios Mujer de este año algunos asistentes les comentaban que no se acercaban a ciertos puestos debido a que quienes atendían proyectaban una actitud “de derrota”.

“Se quedaban detrás de la mesa, sentadas, con los brazos cruzados, con aquella cara de depresión total, de ‘nadie me va a comprar’. Cuando usted llega con una actitud de derrota eso es como un repelente”, manifestó Urbina.

Por ello, se aconseja a los empresarios tener una actitud positiva y brindar un excelente servicio al cliente.

Por ejemplo, se pueden dar muestras del producto y ofrecer descuentos. Es importante atender las consultas del cliente con amabilidad.

“Tuvimos una pyme que se puso unas alitas de hada y daba muestras de maquillaje.  Vendió un montón porque su actitud era tan divertida, tan ingeniosa, interactuó con la gente y eso les encantó”, ejemplificó Urbina.

4-Tener un stand sucio y desordenado

La decoración y aseo del puesto en el que venderá sus productos y servicios es muy importante para dar una buena imagen.

Disponga correctamente de sus desechos,  mantenga su puesto limpio y ordenado. No sature el stand con demasiados adornos o productos: coloque lo necesario, no se extralimite.

Dinarte recomienda no comer, ni ingerir bebidas o fumar en el stand, mucho menos cuando está atendiendo público.

Sí puede contar con una botella de agua para refrescarse.

5-Usar equipo de amplificación e invadir el espacio de otros

No se recomienda usar este tipo de instrumento dentro del puesto, ya que puede distraer al público y dificultar la labor de otros empresarios, por el ruido causado.

Tampoco se ve bien invadir los pasillos u otros puestos con decoración o material publicitario de la empresa como banners: restrínjalos a su espacio.

Y en lugar de atraer público, se convierte en un repelente de clientes.

6-No llevar el inventario suficiente

En algunos casos, las pymes van preparadas psicológicamente para fracasar y piensan que llevar muchos productos no será necesario porque no se venderán.

Al final, traen a la feria muy pocas cosas y puede suceder que se agoten sus productos.

Por ello, es importante consultarle previamente al organizador del evento cuántas personas asistirán a la actividad y prepararse con tiempo y cargar así con suficiente inventario: ni que sea demasiado, pero que tampoco sea muy limitado.

7-Tener una ‘inadecuada’ presentación personal

No se trata de verse como Miss o Míster Universo, pero sí ir aseado, con un vestuario adecuado para la ocasión, pues hay gente que se fija en eso y ello influye en si le compra o no a un negocio.

“Algunas personas le hacen un escaneo desde la punta del pie hasta el pelito de la cabeza. La presentación personal es súper importante”, subrayó Urbina.

8-No cargar con suficiente efectivo, ni tener datáfono

Recuerde que en la feria se acercará público que pagará con diferentes billetes. Cargue con cierta cantidad de efectivo, de forma tal que esté preparado para dar vuelto y tome las medidas de seguridad pertinentes para evitar sustracciones.

Un instrumento muy importante hoy día que no puede faltar en las ferias es un datáfono. Recuerde que no todos los consumidores cargan efectivo  o puede que este se les gaste luego de haber visitado otros puestos.

 

9. No establecer contactos con las otras pymes presentes

Las ferias y ‘expos’ no son solo plataformas para vender, sino que allí puede establecer contactos con otros negocios, que incluso propicien alianzas y relaciones comerciales interesantes.

Cargue siempre su tarjeta de presentación y entréguesela a los asistentes y a los propietarios de las otras empresas.

10- Tener mascotas en el stand cuando el negocio no tiene relación con ellas

Si el negocio no tiene ningún ligamen con mascotas, evite llevarlas a su puesto, ya que pueden distraerle a usted y al público o incluso molestar a ciertas personas a las que no les gustan los animales.

Por otro lado, su mascota puede ensuciar el espacio y hasta generar malos olores. El mismo animal puede estresarse al estar en un espacio desconocido.

Mejor déjelo en su casa.