ESTUDIO REGIONAL DE VISA

Mipymes en Costa Rica usan más tecnología, pero son tímidas en pagos electrónicos

74% de las mipymes conoce el trámite para formalizarse, pero solo 30% lo hace


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos
  • Imágenes

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) de Costa Rica incrementaron su nivel de aprovechamiento de Internet y la telefonía móvil en sus actividades, pero aún son tímidas para aprovechar más los medios de pagos electrónicos.

El Quinto Estudio de Referencia de Mipymes en América Latina, comisionado por la empresa de tarjetas Visa y efectuado por De La Riva Group, reveló que las pymes se volvieron más tecnológicas desde 2012, pues ahora el 72% cuenta con una computadora de escritorio o portátil (14% más que en el 2012).

Asimismo se apoyan en Internet más que hace tres años, pues en la actualidad 70% tiene conexión a la Web (30% más que en 2012) y se dio un salto en el uso del celular: 90% posee un móvil que pertenece a la empresa (11% más que en el año 2012).

Además, ya las mipymes le están sacando mayor provecho para promover el negocio a las redes sociales (45%), anunciar el negocio (40%), para buscar proveedores (39%), tienda en línea o sitio web del negocio (20%) y para compra y pedidos a proveedores (11%). Las redes sociales que más usan son Facebook, Twitter y Linkedin.

Para este estudio se realizaron 100 entrevistas a dueños de pymes o gerentes de compras de empresas ubicadas en San José.

El estudio también se realizó en Brasil, Argentina, Perú, Colombia, República Dominicana, Chile y México, para un total de 1.550 mipymes de manufactura, comercio y servicios, entre setiembre y diciembre del 2014.

Pagos en efectivo o electrónicos

Sin embargo, a la hora de hacer pagos el 66% de las mipymes en el país privilegian el efectivo para pagar sus obligaciones y apenas 8% realizan desembolsos a través de transferencias electrónicas.

Solo 10% emplea la tarjeta de débito personal, 6% recurre a los cheques de la empresa y 3% usa los cheques personales del propietario. También se utiliza la tarjeta de débito empresarial (3%), la tarjeta de crédito personal (2%) y la tarjeta de crédito empresarial (2%).

Lo mismo pasa en cuanto a cómo facilitan el pago a sus clientes, pues la gran mayoría prefiere que le paguen en efectivo (68%) y son menos las que reciben pagos con tarjetas de crédito (12%) o de débito (11%) y transferencia electrónica (5%).

La aceptación de las tarjetas para pagos de los clientes se debe a que los empresarios han identificado que se incrementan sus ventas, el pago es rápido y seguro, y su uso significa una mayor eficiencia operativa y de cobranza.

El estudio demostró que entre las mipymes aumentó el uso de tarjetas de débito (de 12% a 16%) y crédito (de 4% a 9%) empresarial.

Por esa razón, Carlos Corominas Rodríguez, director del segmento mipyme para América Latina y el Caribe de Visa, resaltó la necesidad de hacer un uso más estratégico de las tarjetas de crédito para solucionar flujos de caja y poder realizar compras sin pagar intereses (ver video con recomendaciones).

“Las tarjetas de crédito bien manejadas les pueden dar 30 o hasta 45 días de financiamiento gratis. Si pagas en la fecha de tu corte no pagaste intereses y, mientras, tuviste un flujo de caja importante como para seguir comprando insumos y materia prima”, dijo.

 

Uso de servicios bancarios

El estudio también evidenció que el 82% reciben servicios de alguna entidad financiera, pero la mayoría usando cuentas personales y no tanto empresariales (apenas 31%), lo que confirmaría que las mipymes mezclan las finanzas del dueño con las del negocio.

El uso de instrumentos electrónicos y de servicios bancarios personales, a nombre del dueño de la mipyme, está relacionado con el alto nivel de informalidad que todavía prevalece.

El estudio encontró que 74% de las mipymes conoce el trámite para formalizarse, pero solo 30% lo hace pues lo perciben como "muy difícil".

Esto se evidencia en la manera en que se registran: un 66% está registrado como persona física, un 29% como persona jurídica y un 5% como persona física con actividad empresarial.

Corominas subraya que buena parte de los propietarios de mipymes no identifican si los servicios bancarios y financieros están dirigidos a ellos, lo que hace necesario generar y acercar más los productos para las pymes.