En el negocio debe haber personal hábil y sensible para trabajar con niños, con carisma.

Por: Joanna Nelson Ulloa 3 diciembre, 2015
A través del juego y la creatividad podrá atraer a los niños hacia su marca.
A través del juego y la creatividad podrá atraer a los niños hacia su marca.

Si el público meta de su pyme son niños o desea crear un producto para este sector, para alcanzarlos de manera efectiva el juego y la creatividad son ‘ingredientes’ que no pueden faltar en su negocio.

Su empresa debe estar preparada para generarle experiencias enriquecedoras a este público mediante un servicio al cliente excepcional, la segmentación por edades y conocer sus intereses (programas de televisión que ven, nuevas películas para niños y qué les gusta jugar y comer).

Esa información es relevante para el momento de establecer una estrategia, pero también es fundamental pensar como un niño, entrevistarlos, introducirse en su mundo y recurrir a su propia imaginación, recomienda Catalina Hernández, directora de cuentas de la empresa Huella MK.

Hernández decidió fundar su propia empresa –junto a un socio- en junio de este año enfocada en el marketing infantil, luego de trabajar ocho años como encargada de mercadeo del Museo de los Niños, por lo que hoy aprovecha su experiencia para asesorar a los negocios que trabajan en el campo infantil.

También laboran en el ámbito de la producción audiovisual.

El juego como gancho

Para conquistar a los niños el juego, el entretenimiento, y los colores son las claves. Una vez que logra ese propósito, será más fácil transmitirles el mensaje que desea enviarles sobre su producto o servicio.

“No haga que su stand sea solo un stand, haga que sea un área de juego más y así va a lograr que más niños se acerquen. No hagamos solamente la degustación del juguito, capturemos al chico y así vamos a generar un recuerdo”, aconsejó Hernández.

Además, no olvide que al dirigirse a niños su público no solo son estos, sino los padres y madres, quienes adquirirán finalmente el producto o servicio de su empresa.

Por ello, también debe estar preparado para interactuar con ellos y preocuparse por sus intereses y comodidad.

Desarrolle actividades en las que los padres también participen.

Por otro lado, al tratar con niños, el servicio al cliente debe ser aún mejor.

En el negocio debe haber personal hábil y sensible para trabajar con niños, con carisma y la paciencia para estar con ellos, para hablarles y jugar.

“No puede faltar una sonrisa, el trato debe ser sumamente especial y ponernos al nivel de los niños (agacharse, por ejemplo, para presentarse y escucharlos)”, dijo.

Para atraer a los menores puede generar actividades a lo largo del año en su pyme. Por ejemplo, en la época de descuentos, se pueden hacer competencias y que los niños que ganen reciban beneficios.

Las posibilidades son muchas, tenga la mente abierta y una buena actitud para desarrollar ideas novedosas.