Google se convirtió en un cementerio de funcionalidades: Google Reader lo corroboró

Cierres acompañan estrategia de la gigante de Internet

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El cierre reciente del lector de contenidos en RSS de Google llegó acompañado de reclamos, dudas y el cese de 7 productos más.

Aunque su muerte se relacionó con una caída en el uso de la herramienta y a la competencia de redes sociales como Facebook y Twitter, no es la primera vez que Google envía al cementerio un producto, a pesar del disgusto de los usuarios y de una vida relativamente corta.

De hecho, en los últimos dos años, la compañía ha retirado del mercado online alrededor de 70 funcionalidades.

La decisión responde al perfil experimental adaptado por Google desde el 2005, según un estudio publicado por Gwern.net.

La fase duró hasta el 2011, cuando la marca decidió afinar todo lo que lanzaba al mercado.

¿Qué otros productos cargan con una lápida otorgada por el gigante de Internet?

Los que dijeron adiós

Google Health fue uno de los productos que no capturó la atención del público. Fue diseñado para convertirse en un portal en el que los usuarios registraban voluntariamente su historial clínico; sin embargo, no logró buena salud.

Se lanzó en el 2008 y el 1 de enero de 2012 fue suspendido.

El otro caso es el de Google Video, proyecto que nació como competidor directo del reproductor de videos You Tube. Luego de que Google adquirió el servicio, todo el contenido de Google Video pasó a You Tube.

La vida de otras funcionalidades fue todavía más corta. Ese es el caso de Google Buzz, servicio añadido a Gmail donde se podían compartir enlaces, imágenes y comentarios. Estuvo al aire año y medio.

En esa misma línea le llegó el turno a Knol –lanzado para convertirse en una gran enciclopedia con contenido relevante y escrita por expertos– y también a Picnik –servicio de edición de imágenes online –.

Tampoco se salvó Notebook –opción para organizar notas al navegar por Internet que se mantuvo del 2006 al 2012–.

Las reacias redes sociales

Aunque sin éxito, desde el 2006 Google empezaba a codearse con la competencia. Tal fue el caso de Jaiku, primer competidor formal de Twitter.

El servicio permitía enviar mensajes de texto con una longitud máxima de 140 caracteres. Su muerte fue decretada a principios de 2012.

Otro de sus intentos por conquistar las redes sociales fue Wave. El producto estaba orientado a la colaboración de documentos y comunicación entre usuarios. Tampoco sobrevivió.

Entierro seguro

Como si la lista de productos desertores no fuera suficiente, Google anunció a los futuros agonizantes, entre ellos iGoogle, servicio de página personalizada.

La opción se descontinuará a partir de noviembre próximo pues, según Google, ya cumplió su etapa y nadie se preocupa de sus páginas de inicio.

Algunos especialistas aseguran que Google Talk –tradicional servicio de mensajería de Google– también está condenado a desaparecer.

Y es que a Google no le desvela ejecutar a estos productos. Urs Holze, vicepresidente técnico, reconoció en uno de sus blogs que van a concentrar todos los esfuerzos en los servicios que sean realmente necesarios para los usuarios.

En pocas palabras: la filosofía de Google es: funciona, o al cementerio, sin siquiera duelo.

Menos conocidos

Opciones menos conocidas que ofrece Google actualmente, y que dependerán de su desempeño para no ir al cementerio:

Google Takeout: Permite descargar una copia de los datos almacenados en los productos de Google.

Google Mars: Con los mismos servicios de Google Earth, ofrece la posibilidad de revisar lugares de aterrizaje de naves espaciales y la profundidad de los cráteres.

Google SketchUp: Permite hacer creaciones en 3D.

Google Correlate: Encuentra la cantidad de búsquedas que se han realizado en un periodo de tiempo.

Fuente thenextweb.com.

Sostenbilidad y financiamiento