Atacan ofensiva de Google contra las 'noticias falsas'

Existe una gran preocupación de que los gigantes mundiales de la tecnología estén censurando directa o indirectamente temas controvertidos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Cuando David North, presidente editorial del World Socialist Web Site, notó una disminución en el tráfico del sitio en abril, lo atribuyó en principio a la fatiga noticiosa en torno al presidente Donald Trump o a un cambio en la conciencia política.

Pero cuando analizó las cifras, halló una explicación más clara: Google había dejado de redirigir búsquedas a su sitio. Descubrió que los principales términos de búsqueda que alguna vez dirigieron a la gente al World Socialist Web Site ahora estaban vacíos.

“No es un accidente. Es una intervención deliberada”, dijo.

Las acusaciones de que Google manipula los resultados de búsqueda no son poco comunes y datan de los primeros días de su motor de búsqueda. Pero hoy retoman relevancia, pues hay preocupación de que los gigantes de la tecnología están censurando temas controvertidos como respuesta a las inquietudes en torno a las llamadas noticias falsas y la elección presidencial de 2016.

David North, presidente editorial del World Socialist Web Site, en Bloomfield Hills, Michigan, acusa a Google de censurar Internet al limitar el tráfico de búsqueda a su publicación. ( LAURA MCDERMOTT/NYTMK PARA EF)

Contenido más acreditado

En abril, Google anunció una iniciativa llamada Project Owl con el fin de proporcionar “actualizaciones algorítmicas para obtener contenido más acreditado” y erradicar las noticias falsas de sus resultados de búsqueda. Para algunos, Google se está convirtiendo en un árbitro de qué es y qué no es una fuente de noticias confiable.

“Están caminando sobre terreno frágil”, dijo Michael Bertini, un estratega de búsquedas en iQuanti, una agencia de mercadotecnia digital. “Están controlando lo que ven los usuarios. Si Google está controlando lo que consideran noticias falsas, me parece que eso es un sesgo”.

A pesar de la insistencia de Google en que sus algoritmos de búsqueda pasan por un proceso de pruebas riguroso para asegurarse de que sus resultados no reflejen sesgos políticos, de género, raciales o étnicos, hay un creciente apoyo político para regular a Google y a otros gigantes de la tecnología como servicios públicos y obligarlos a revelar cómo funcionan sus resultados de búsqueda.

La mayoría de las personas entienden poco acerca de la manera en que el motor de búsqueda de Google clasifica los diferentes sitios web, qué elige incluir o excluir, y cómo escoge los resultados principales de entre cientos de miles de millones de páginas. Además, la firma resguarda con recelo las ecuaciones matemáticas que hay detrás… el mundo debe confiar en su palabra de que se hace de una manera imparcial.

“La complejidad de la clasificación y calificación siempre llevará a una falta de entendimiento para la gente ajena a la empresa”, dijo Frank Pasquale, un profesor de ley de acceso a la información en la Universidad de Maryland. “El problema es que muchas personas no están dispuestas a darles el beneficio de la duda”.

En su libro The Black Box Society , Pasquale advirtió sobre los riesgos de un exceso de confianza en torno a los algoritmos secretos que controlan qué información vemos y cómo se toman las decisiones fundamentales.

En la investigación que condujo a la creación de Project Owl, Google halló que una pequeña fracción de sus resultados de búsqueda —cerca del 0,25 % del tráfico diario— estaban vinculados a información ofensiva, falsa o engañosa. Para una empresa que tiene por objetivo entregar la información más relevante para todas las búsquedas, eso constituyó una crisis.

Google dijo que ha añadido más ejemplos detallados de páginas problemáticas en los lineamientos utilizados por los clasificadores humanos para determinar cuál es un buen resultado de búsqueda y cuál no lo es. La compañía agregó que su personal global de más de 10.000 clasificadores no determinan la clasificación de búsquedas, sino que sus juicios ayudan a orientar cómo se desempeña el algoritmo en el futuro.

A menudo Google ha señalado que no puede revelar demasiado o la gente utilizaría esa información para intentar manipular las clasificaciones. La opacidad en torno al algoritmo de Google ha dado origen a una industria artesanal de expertos en optimización de motores de búsqueda que analizan los comentarios de la empresa.

Falta de transparencia

Para mitigar las críticas acerca de la falta de transparencia, Google publicó sus lineamientos de calidad de búsquedas en 2014. Pandu Nayak, un miembro de Google que se enfoca en la calidad de búsquedas, dijo que revelar los lineamientos es más significativo.

“El algoritmo real no es tan importante como lo que el algoritmo está intentando hacer”, dijo Nayak. “Ser completamente transparente respecto de lo que están intentando lograr es la meta central porque la manera en que lo hacen puede cambiar”.

Google indicó que cientos de factores tienen un papel en su algoritmo de búsqueda y la fórmula también evoluciona constantemente. La empresa afirmó que llevó a cabo 150.00 experimentos de búsqueda e implementó 1.600 cambios el año pasado.

Por eso es difícil señalar exactamente por qué el tráfico de búsqueda se desploma para un sitio como World Socialist Web Site , que se hace llamar el “diario en línea del movimiento internacional trotskista”. North, el presidente del sitio, dijo que el tráfico proveniente de las búsquedas ha disminuido en un 70 % desde abril, y citó los datos de Alexa, una firma de análisis de tráfico web propiedad de Amazon.com.

En una carta abierta a Google el mes pasado, North rastreó el declive del tráfico de su sitio hasta Project Owl. North dijo creer que Google estaba poniendo el sitio en una lista negra y que estaba utilizando como pretexto las noticias falsas para eliminar opiniones de sitios web socialistas, antiguerra o de izquierda así como para bloquear noticias que Google no quiere que se cubran.

A mediados de abril, una búsqueda de Google de “socialismo frente a capitalismo” daba como resultado uno de los enlaces al sitio en la primera página de resultados pero, en agosto, esa misma búsqueda no mostraba ninguno de sus enlaces. El sitio señaló que 145 de los 150 principales términos de búsqueda que habían redirigido a la gente a su sitio en abril ahora no tienen sus enlaces.

“Deberían pedirles que expliquen cómo lo están haciendo”, dijo North. “Si dicen que no están haciendo nada, eso simplemente no sería creíble”.

North afirmó que Google no ha respondido a sus reclamaciones. Google rechazó hacer comentarios acerca de World Socialist Web Site .

North dijo que su sitio proporciona análisis críticos de sucesos actuales y no tiene nada en común con sitios que venden historias descaradamente falsas. Aseveró que se opone a cualquier medida de Google con el pretexto de acabar con las noticias falsas.

“Estoy en contra de la censura en cualquiera de sus formas”, dijo. “Depende de las personas lo que quieran leer. Esto no se detendrá en World Socialist Web Site . Es algo que se expandirá y se propagará”.

Sostenbilidad y financiamiento