20 años de Intel en Costa Rica: de chips para PC a tecnologías digitales

Las nuevas demandas tecnológicas y en optimización traen cambios constantes en la operación local

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Este 17 de abril Intel cumple 20 años en Costa Rica. En el mismo mes, hace tres años la compañía cerró la planta de ensamblaje para dar paso al centro de investigación y desarrollo –incluye el megalaboratorio– enfocado en las tecnologías digitales.

Para Costa Rica , ambos momentos suponen saltos cualitativos al favorecer la atracción de firmas de servicios y alta tecnología, primero; y de investigación y desarrollo, ahora. Todo eso refleja los cambios en la industria global y le exige al país mejoras en varias áreas, en especial en talento humano.

Intel también mantiene un centro de servicios, para la atención de áreas internas de recursos humanos y finanzas a nivel global, y un centro de innovación, creado hace un año, para aliarse con empresas locales e internacionales en el desarrollo de los nuevos productos.

“Somos parte importante de las cadenas de valor”, dijo Timo- thy Scott, gerente local de asuntos corporativos de Intel . “Contribuimos activamente a un proceso de trabajo que se complementa con las operaciones que se realizan en otras partes del mundo”.

La planilla de la operación en Costa Rica alcanza 2.100 empleados, poco menos de los 2.700 que tenía en 2014. Recientemente se anunció la reducción de 68 colaboradores del centro de investigación, aunque se mantenían otras 17 posiciones abiertas para contratar especialmente en el centro de servicios.

LEA Intel despide a 68 del centro de investigación y tiene 17 plazas vacantes para otras áreas

Estos movimientos son parte de una operación muy ligada a la estrategia corporativa global, enfocada en el desarrollo de tecnologías digitales, y de reubicación constante de tareas en sus plantas en distintos continentes con el fin de lograr mayores eficiencias y crear productos al ritmo que exige el mercado en la actualidad.

Evolución

La planta de ensamblaje de componentes para computadoras (PC) y servidores de Intel en Belén, Heredia, se convirtió desde el inició en la carta de presentación para la atracción de más inversiones y para la diversificación de exportaciones.

“Intel permitió a Costa Rica posicionarse como destino estratégico para la inversión extranjera directa. El país supo maximizar su presencia para convertirse en una sede altamente competitiva”, dijo Jorge Sequeira, director general de Cinde .

En 1999, cuando se hablaba del “efecto Intel” en la economía y el comercio exterior, las ventas de la firma llegaron a representar el 30,5% de las exportaciones de bienes y servicios del país.

Al atraer a más firmas de servicios y de alta tecnología –se pasó de 20 a 300 compañías de dispositivos médicos, componentes electrónicos y partes para la industria automotriz y aeronáutica, entre otras– las exportaciones de Intel pasaron a representar el 15,5% y 14% del total en 2005 y 2014, cuando se cerró la fábrica.

El giro a la atracción de inversiones en investigación y desarrollo es considerado un peldaño más en la cadena de valor: ahora el país es atractivo para la generación de nuevos productos de la industria mundial.

Según Cinde, las exportaciones de investigación y desarrollo crecen a un promedio de 30,5% cada año desde 2009 , superando los $130 millones en 2016. Más de tres cuartas partes de estas exportaciones provienen de empresas de alta tecnología que operan en zona franca, de las cuales Intel representa 60%.

“Costa Rica ya no es la misma de 20 años atrás”, recalcó Sequeira.

Los cambios tecnológicos globales traen nuevas corrientes. El periodo actual de la industria claramente se define por la introducción e implementación de tecnologías de automatización en diversos campos, que formarán el “mundo inteligente y conectado”.

Entre esas tecnologías se incluye computación en la nube, redes móviles de quinta generación (5G), dispositivos del vestir ( wearables o vestibles), Internet de las cosas, big data , inteligencia artificial, computación cognitiva, asistentes virtuales, realidad virtual y aprendizaje de máquina.

La compañía lo llama “círculo virtuoso de crecimiento”, que incluye memoria y soluciones programables para centros de datos, tabletas, computadoras, móviles, sensores y vestibles.

Así Intel se redefine como “una firma de PC” que se transforma en una compañía de plataformas digitales avanzadas, siempre bajo la inspiración de la Ley de Moore, según la cual cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador.

Tal estrategia implica más que nunca que sus centros trabajan de manera coordinada y que las operaciones se aumentan o se achican en una localización de acuerdo con las necesidades .

LEA Intel anuncia oficialmente cierre de su planta de manufactura en Costa Rica

Retos del país

La operación de Intel desde el inicio fue llamativa por las oportunidades y los cambios culturales a nivel corporativo que introdujo, desde el manejo del idioma y la equidad hasta el trabajo remoto y la velocidad con que se debe responder a los avances de la industria.

Hasta antes del 2010 el país también debió atender requerimientos de la industria de servicios y tecnológica en infraestructura (transporte, energía y telecomunicaciones) y capital humano.

Aunque para Intel, los industriales nacionales y Cinde actualmente hay “oportunidades de mejora” en las diversas áreas de competitividad, el mayor reto está en la formación de talento multilingüe y en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática desde la primaria.

Asimismo, en el aumento de cupos de las carreras universitarias en esas áreas, debido a que en la nueva etapa son constantes los cambios en las operaciones y mayor la exigencia de innovación.

LEA Mega Laboratorio de Intel cumple dos años en Costa Rica

“El país sigue teniendo rezagos en calidad y cantidad del talento en áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, costo de la energía, infraestructura para el transporte de mercancías y personas y tramitología (sic)”, dijo Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias.

Las empresas, las universidad y el Gobierno lo tienen claro, pero el esfuerzo todavía no es suficiente.

“Como país, debemos vernos siempre en un constante bench- mark , entender que no estamos solos en el mundo y que la competencia es cada vez es más fuerte . El capital humano es un factor determinante”, reiteró Timothy Scott, de Intel.

LEA Gerente de Intel Costa Rica: ‘Talento tico es la clave para que Intel crezca más’

Sostenbilidad y financiamiento