TECNOLOGÍA

Empresa tica alista sensores para monitorear en tiempo real a pacientes con enfermedades crónicas

Grupo Prides tiene proyectado implementar tecnología a inicios del 2018


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las "clínicas virtuales" están más cerca de llegar a Costa Rica gracias a la implementación del Internet de las Cosas (IoT).

Con una tableta, conexión wifi y unos sensores que miden los signos vitales es posible crear medicina personalizada y preventiva.

Este es el objetivo que tiene Grupo Prides, compañía de capital costarricense con experiencia en el desarrollo de sistemas de información, aplicaciones móviles, servicios de call center y terminales de autoservicios.

LEA: Género y etnia inciden en desarrollo de tecnologías usadas en la medicina

El proyecto en el que trabaja la firma, consiste en atender a los pacientes que padecen de alguna enfermedad crónica y con un monitoreo constante que se realizará a través de una banda que mide el pulso, un glucómetro y una pesa digital que estarán conectados a Internet, se podrán procesar todos los datos en tiempo real y esta serán enviados al expediente digital del paciente.

De momento esta tecnología funcionará para pacientes con diabetes, problemas cardíacos y obesidad, además permitirá medir niveles de sedenterismo y de descanso.

Para la primera fase, habrá unas personas que estén monitoreando la información y en caso de notar que al paciente le hace falta algún tratamiento o debe mejorar sus hábitos, se le notificará a través de una alerta que le llegará a un smartphone.

En las siguientes etapas, se trabajará para que sean sistemas cognitivos los que procesen los datos, así como la incorporación de cámaras y monitores.

Los costos aproximados para instalar esta solución van desde los $300 hasta los $500. Este precio incluye todos los dispositivos necesarios para que funcione esta especie de clínica virtual.

LEA: El sector salud en Costa Rica va lento comparado con el avance tecnológico

Jorge Masís, gerente de Grupo Prides, afirmó que los beneficios de implementar esta tecnología en los pacientes crónicos son múltiples, ya que se puede actuar cuando todavía se está tiempo para resguardar la salud de los pacientes.

"Para los médicos es difícil determinar si un paciente está cumpliendo con su tratamiento, ellos no pueden saber cuando se les está diciendo la verdad. Con estos sistemas eso no va a existir, todo queda registrado", agregó Masís.

Según Boston Technology Corporation, el volumen de wearables con fines médicos ha llegado a los 34 millones y supone un mercado de $867 millones.

Además se muestra que el ritmo de adopción de los usuarios supera el habitual en otras tecnologías, ya que el 80% de los usuarios encuestados por esta firma dijo que la tecnología wearable puede hacer más cómoda la gestión de la salud. 

Pruebas

Esta solución está en proceso de pruebas y se espera que para inicios del 2018 ya esté lista para ser implementada en el país.

De momento 20 personas de una comunidad ubicada en la Gran Área Metropolitana han utilizado los dispositivos y su respuesta ha sido positiva, indicó Masís.

Para la implementación de esta tecnología, el paciente deberá aceptar someterse al proceso y se asegura que la información será confidencial.

Sostenbilidad y financiamiento