Un canal de juegos se propone acabar con los troles

Missclicks fue uno de los primeros sitios que estableció explícitamente la meta de ser un lugar en el que personas de cualquier género y antecedentes podrían participar sin miedo

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cada semana sin falta, algunos espectadores de Missclicks, un canal de la plataforma de trasmisión de videojuegos Twitch, salen con sus comentarios sexistas o misóginos.

El canal trasmite en vivo programas en los que los presentadores se dedican a juegos como Calabozos & Gragones (Dungeons & Dragons), pero los espectadores hacen comentarios que tratan como objetos a las mujeres que presentan los juegos. Muchos llaman “chulos” a los presentadores hombres de Missclicks y dicen que tienen la suerte de tener un “harén” de compañeras.

Lo que distingue a Missclicks de otras plataformas similares es su respuesta a tales conductas. Siempre que surge un comentario sexista, la comunidad de Missclicks rápidamente interviene para explicar que la misión del canal es ser un espacio diversificado, donde los jugadores poco representados puedan sentirse a salvo de acoso y hostigamiento. Quienes insisten en sus comentarios son proscritos de forma temporal o en ocasiones definitiva.

“Missclicks es un ejemplo de espacio surgido de la nada que se ha convirtido en un modelo de ambiente diferente y menos tóxico”, asegura Naomi Clark, profesora asistente de arte en el departamento de diseño de juegos de la Universidad de Nueva York. “Su equipo deliberadamente estableció políticas y expectativas desde un principio para combatir el hostigamiento.”

De los 2,2 millones de canales que hay en Twitch, plataforma propiedad de Amazon, Missclicks fue uno de los primeros que estableció explícitamente la meta de ser un lugar en el que personas de cualquier género y antecedentes podrían participar en una cultura de jugadores sin miedo, sin prejuicios y sin hostigamiento.

El lema del canal, dirigido por cuatro mujeres, es: “Siempre construye, nunca destruyas”.

Refugio

Eso hace que Missclicks sea una especie de refugio en tiempos en que la cultura de jugadores ha sido criticada por ser implacable u misógina. En años recientes, la industria de juegos de video ha lidiado con episodios como el movimiento Gamergate de 2014, cuando mujeres desarrolladoras de juegos de video, creadoras y jugadoras fueron sometidas a una campaña explícita de hostigamiento. En 2016, Microsoft pidió disculpas por haber contratado mujeres para que bailaran en plataformas durante una conferencia de juegos de video en San Francisco.

Missclicks y otros movimientos han surgido para cambiar esa cultura. En febrero de 2016 se fundó AnyKey, un grupo de defensoría que aboga por que haya espacios incluyentes en los juegos de video y los deportes electrónicos. También han surgido asociaciones de la industria, como Girls Make Games y Pixelles, que ofrecen capacitación y programas de internados a mujeres que deseen entrar en la industria de los juegos de video.

Twitch también ha reforzado sus defensas contra el hostigamiento. La compañía ha establecido herramientas como AutoMod para identificar y bloquear comentarios inapropiados en las salas de chat. Estas herramientas se basan en aprendizaje de máquina y procesamiento de lenguaje natural. A los responsables de la trasmisión se les asignan moderadores para vigilar el chat durante la transmisión en vivo. Y ahora todos los canales cuentan con un botón que permite señalar y reportar más fácilmente los comentarios indeseables.

“Tomamos el hostigamiento muy en serio y tenemos muy claro lo importante que es esto para la comunidad de Twitch”, señaló el director de relaciones públicas de Twitch, conocido con el nombre de Chase. Respecto de Missclicks aseguró que este canal “ha logrado cultivar una comunidad positiva e incluyente, así que si otros creadores buscan un ambiente similar, sinceramente les recomendamos que revisen ese canal”.

Missclicks fue fundado en 2013 por cuatro mujeres de la industria de video juegos y deportes electrónicos. Una de ellas es Anna Prosser Robinson, empleada de Twitch, presentadora y gerenta de programación de la plataforma de transmisión en vivo. Prosser Robinson llamó a Geneviève Forget de Ubisoft, empresa editora de juegos de video, a Stephanie Harvey, jugadora profesional de deportes electrónicos y a Stephanie Powell, gerenta comunitaria de Roll20, un servicio de juegos de mesa en línea como “Dungeons & Dragons”.

Las cuatro, que trabajan de voluntarias en Missclicks, dedicadas todavía a su empleo principal, explicaron que crearon el canal al darse cuenta de que es muy común que en la industria de los videojuegos a las mujeres se les haga sentir menospreciadas.

“Estábamos cansadas de ser anomalías”, afirma Proseer Robinson. “Siempre nos decían: ‘Oh, hay una mujer en videojuegos; ¿es como un unicornio brillante?’. Pensamos que si podíamos hacer que fuera normal ver mujeres en los deportes electrónicos y la red de soporte, quizá eso echaría raíces.”

Todos los días, Missclicks presenta programas y materiales en rotación. A diferencia de muchos otros canales de Twitch, creados en torno a una sola personalidad, Missclicks es colaborativo. Tiene gran variedad de presentadores y se invita a los usuarios a escribir y presentar ideas para los programas.

Hace poco, un espectador de Missclicks dejó un comentario en uno de los programas de “Dungeons & Dragons” del canal que decía: “Allá en mis tiempos, cuando yo jugaba mucho a fines de los ochenta y principios de los noventa, no había muchas chicas que jugaran. Es maravilloso ver a todas estas mujeres jugando ahora.”

Prosser Robinson asegura que esos mensajes son parte de los “pasitos” que se están dando para manejar el hostigamiento en los juegos de video.

“Al menos ahora la gente está consciente de que es importante, lo cual es muy diferente en comparación con hace unos años”, declaró.

Sostenbilidad y financiamiento