THE NEW YORK TIMES

Un chat con un difusor en vivo es suyo, por un precio

Algunos streamers utilizan plataformas como YouTube y Twitch para generar contenido en vivo y cobrar por comentarios, algo que estas mismas plataformas quieren fomentar


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Andre Rebelo, un difusor de YouTube de 24 años residente en Vancouver, Columbia Británica, se transmitió a sí mismo en vivo jugando el juego Grand Theft Auto V en su canal de YouTube, Typical Gamer, a mediados de enero. Esta vez, añadió algo diferente para su audiencia.

Mientras Rebelo difundía su juego, usó una nueva función de YouTube llamada Super Chat para invitar a sus más de 4,5 millones de suscriptores a enviarle comentarios. Para los espectadores dispuestos a pagarle una suma de su elección (entre $1 y $500), Rebelo incluiría de manera más prominente sus comentarios.

Un espectador escribió rápidamente: “Oye, tus videos son tan geniales que te amo”, y ofreció a Rebelo $10 a través de Super Chat. Otro escribió: “Qué tal TG, viéndote en vivo desde la Ciudad de Nueva York”, y dio $5. Alguno incluso donó la mayor cantidad posible, $500.

Al final de la transmisión en vivo de 90 minutos, Rebelo había recibido 250 mensajes de Super Chat y se había embolsado $4.000 gracias a ellos.

Super Chat es una de las formas más recientes en que los difusores pueden ganar dinero. Hasta la fecha, la forma primaria en que los creadores ganan dinero en YouTube ha sido a través de suscripciones y publicidad. Los difusores elegibles pueden habilitar opciones de anuncios en sus canales, lo que lleva a que varios tipos de anuncios aparezcan al lado de sus videos; los creadores luego reciben una participación de los ingresos.

Pero conforme el video en vivo sigue creciendo en popularidad en las plataformas de redes sociales como Facebook y Twitter, las plataformas de transmisión en streaming de video como YouTube y Twitch, la plataforma de streaming en vivo propiedad de Amazon que se enfoca en videojuegos, están buscando nuevas formas de endulzar los acuerdos para alentar a los difusores, o streamers , a producir más contenido de video en vivo.

YouTube comenzó una prueba de Super Chat el 12 de enero y le siguió con un lanzamiento general de la función el 7 de febrero. Ahora, todos los streamers de YouTube con más de 1.000 suscriptores que estén registrados en el Programa de Socios de YouTube (que permite a los usuarios ganar dinero a partir de los videos a través de la publicidad) pueden habilitar el Super Chat durante una transmisión en vivo.

Una vez que Super Chat está activado, los espectadores pueden pagar entre $1 y $500 para que se destaque su comentario. Entre más paguen, más caracteres puede contener un comentario, y más tiempo permanecerá “fijo” en la ventana de la transmisión en vivo, lo que le hace más visible. Así que mientras que un mensaje de Super Chat de $5 puede contener un máximo de 150 caracteres y permanecer destacado por dos minutos, un mensaje de Super Chat de $500 puede tener 350 caracteres y queda destacado por cinco horas.

“Para los creadores, Super Chat cumple una doble tarea: mantener sus conversaciones y conexiones con sus (súper) fans significativas y animadas mientras les dan también una nueva forma de ganar dinero”, dijo Barbara Macdonald, gerente de producto de YouTube que trabajó en Super Chat.

Twitch tiene una función similar a Super Chat llamada Cheering, iniciada en junio de 2016, la cual permite a los espectadores “dar propina” a los difusores durante una transmisión en vivo. Los espectadores “vitorean” usando “Bits”, productos virtuales que vienen en forma de emoticones animados en forma de gemas. Los espectadores pueden comprar Bits directamente de la ventana del chat; hay diferentes colores y tamaños que empiezan en $1,40 por 100 Bits. Los streamers reciben un centavo por cada Bit usado en su chat.

“Los espectadores de Twitch son muy conocedores y están en sintonía con sus transmisores favoritos, así que están conscientes de que su apoyo es lo que permite que sus streamers favoritos transmitan todo el tiempo”, dijo Matt McCloskey, el vicepresidente para comercio en Twitch.

No solo es dinero

Super Chat y Cheering son más que solo dinero; también ofrecen otra forma en que los difusores y sus audiencias se enlacen y conversen.

T. L. Taylor, un profesor de estudios comparativos de medios en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) dijo que la interacción en tiempo real con las audiencias en el streaming en vivo (particularmente en el género de la transmisión en vivo de videojuegos) se estaba volviendo cada vez más una parte esencial de la experiencia.

“La transmisión en vivo de juegos apela al antiguo placer de ver a otras personas jugar”, dijo Taylor. “Los streamers en vivo son hábiles en conectarse con los tipos que los están viendo, atrayéndolos a la experiencia del juego”.

YouTube y Twitch han experimentado con otras formas de sacar provecho del contenido en el pasado, incluyendo servicios de suscripción y comercialización de mercancías. YouTube lanzó su servicio de suscripción, YouTube Red, a fines de 2015, en el cual los miembros pagan una cuota recurrente para ver sus canales favoritos sin anuncios.

En Twitch, aunque todos los canales son gratuitos, suscribirse a un canal da privilegios a los espectadores como el chat solo para suscriptores, los emoticones solo para suscriptores y los descuentos en mercancías. Las suscripciones en Twitch generalmente rondan $4,99 mensuales.

Pero funciones como Super Chat y Cheering se sienten más personales.

“A algunas personas simplemente les gusta hacerme saber que mis videos les hicieron el día, cuál video es su favorito, sugerencias para futuras transmisiones en vivo y en general solo incrementar la probabilidad de que sus comentarios sean vistos y que yo diga su nombre”, dijo Rebelo.

Quizá haya una desventaja en las nuevas funciones, dijo Michael Pachter, un analista de Wedbush Securities. Dijo que era difícil predecir cómo reaccionarían las audiencias una vez que se les pidiera pagar por las interacciones con los streamers en vivo.

“Super Chat probablemente está destinado al fracaso”, dijo Pachter. “Pienso que el modelo de negocios es erróneo, y pienso que la capacidad para ‘comprar’ un sitio en la fila va a repeler a muchos fans”.

Una vocera de YouTube dijo que ya había habido “cientos de miles” de compras en Super Chat desde que se lanzó el producto. “Aunque cualquiera pudiera hacer predicciones, realmente hemos alentado la adopción temprana y el involucramiento en Super Chat”, dijo la portavoz.

Sin embargo, algunos comentaristas de internet no se sintieron impresionados. En febrero, We the Unicorns, un sitio nuevo sobre los personajes famosos de YouTube, llamó a Super Chat “la función de YouTube más extraña hasta el momento”, y argumentó que “todos estamos de acuerdo en que los fanáticos de los YouTubers apoyen a sus favoritos financieramente si quieren, especialmente si reciben algo a cambio; pero, ¿debería ser esa recompensa unos segundos extra de atención en una sala de chat?”.

Digby Lewis, el exdirector de estrategia de marca de BuzzFeed, también expresó preocupación públicamente en un artículo de opinión en la revista The Drum . Dijo que los comentarios pagados fomentaban la autopromoción por parte de los creadores y pudieran plantear interrogantes éticas en torno a si los comentarios son para el creador o para la comunidad de espectadores.

“Una contribución positiva merece ascender a la parte superior debido a su valor para la comunidad, no porque alguien tiene una ventaja financiera”, señaló en el ensayo de opinión.

Por ahora, los streamers en vivo parecen haber adoptado Super Chat y Cheering. Rebelo dijo que nadie pareció sentirse desalentado por Super Chat durante su transmisión en vivo de Grand Theft Auto V; aunque algunas personas preguntaron si él estaba recibiendo dinero de la transmisión, o si YouTube lo estaba haciendo.

Y aunque los principales difusores pueden ganar millones de dólares por publicidad y otras fuentes, para todos los demás los anuncios simplemente no son suficientes para sobrevivir.

Clintus McGintus, de 35 años de edad y videobloguero de YouTube residente en Phoenix, usó Super Chat en enero para su canal, Clintus.tv. Durante una transmisión en vivo de 30 minutos de él mismo caminando por su tienda Target local, obtuvo casi $900 a través de Super Chat.

“Este es mi negocio y la manera en que pago las cuentas”, dijo McGinus. “Super Chat es el siguiente nivel. Dar una propina durante la transmisión y recibir un saludo o que tu comentario sea leído por el creador de contenido es una sensación grandiosa”.

Sostenbilidad y financiamiento