Firmas de Costa Rica van tras la veta de apps para wearables

Desarrolladoras costarricenses exploran las oportunidades de ‘apps’ para dispositivos de vestir


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Si Usted se duerme mientras ve una película, un dispositivo lo detecta y le da pausa a lo que estaba viendo en Netflix. También le da datos sobre la calidad de su sueño, para que así determine por qué amanece con cansancio.

Todo eso es posible con aplicaciones y dispositivos del vestir ( wearables ), como pulseras o relojes inteligentes, una veta que está en la mira de las empresas informáticas costarricenses, algunas de las cuales aprovechan su experiencia en crear apps desde hace seis años.

“Cada vez hay más desarrollo de apps para móviles y para wearables . Hay una dinámica que fuerza a desarrollar aplicaciones en todos los sectores como la manufactura, finanzas, la moda y hasta para campañas políticas”, dijo Adolfo Cruz-Luthmer, CEO de Proximity, firma local que da servicios de prueba y desarrollo para empresas de los Estados Unidos.

Las perspectivas son amplias pues desde las compañías de tamaño medio hasta las Fortune 100 tienen interés en lograr presencia tanto en los smartphones y las tabletas como en los wearables de los consumidores.

Según Pyramid Research, firma de investigación del mercado, en los próximos años se verá un crecimiento de la oferta y del consumo de wearables .

Buena parte del impulso lo recibirá este mercado con el inicio de la comercialización del reloj inteligente Apple Watch, anunciado para abril próximo.

Atentas

Las desarrolladoras costarricenses están atentas a ese potencial.

Proximity –una firma con 90 colaboradores que nació en 2009– se alió con Isthmus Software para brindar servicios complementarios de desarrollo y de pruebas ( testing ) de aplicaciones corporativas.

APlicativa actualmente trabaja en el desarrollo de una app asistente de ejercicios, la cual permite al usuario registrar movimientos, ritmo cardíaco y llevar control de rutinas de ejercicios, así como de fitness (con un chip que se coloca en la pesa). También tiene en la mira el desarrollo de aplicaciones para tecnologías como el Google Glass.

“La idea es ver como mediante la realidad aumentada (se indica en una imagen virtual los negocios presentes en una zona) se aplica esta tecnología en las empresas nacionales”, dijo Alexander Gómez, CIO de aPlicativa.

Mobilize (antes Artinsoft) se enfoca en modernizar las aplicaciones de las empresas en las nuevas tecnologías web, móvil y de nube, de modo que luego puedan aprovechar los wearables de formas “ interesantes”.

“Ese es el primer paso para luego agregar nueva funcionalidad que aproveche las características de estos dispositivos”, dijo Federico Zoufaly, gerente de Mobilize.

Avantica empezó la fase de investigación y de creación de prototipos (en realidad virtual, realidad aumentada, juegos y utilitarios) y hasta realizó un concurso interno de desarrollo de apps para Google Glass donde participaron 40 colaboradores.

“Este año vamos a continuar invirtiendo en wearables , viendo dispositivos puntuales como el Apple Watch y otras tecnologías que están más lejos de llegar”, anunció Ronald Hernández, gerente de desarrollo de Avantica.

Ventajas y limitaciones

Aunque el mercado de wearables es incipiente, las empresas ticas quieren aprovechar sus ventajas.

Los ejecutivos enumeran que sus compañías se basan en la experiencia ya consolidada en el desarrollo de apps móviles, así como en la capacidad del talento local para explorar y dominar nuevas tecnologías, la disponibilidad de personal bilingüe y la cercanía con el mercado estadounidense.

Las apps de monitoreo del sueño y para poner pausa a la película de Netflix, por ejemplo, se presentaron en un concurso o hackathon realizado en el Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Las mayores limitaciones: la falta de recurso humano y la necesidad de actualización de la formación técnica y profesional.

“La capacitación interna en las empresas y la formación universitaria debe variar considerablemente”, advirtió Tomás Rodríguez, COO de Isthmus.

Las desarrolladoras también deben tener claro que la inversión aquí es una “apuesta al futuro”, donde el presupuesto, el personal y la compra de dispositivos se destinan a generar conocimiento para posibles proyectos.

Adolfo Cruz, de Proximity, también insiste en que se debe saber cómo dar el valor agregado, si bien la dinámica lleva a las empresas a tener presencia con apps en los nuevos dispositivos.

Bien vale la pena, si se considera las aplicaciones pueden costar entre $15.000 a $100.000 y tienen ciclos de vida muy cortos, por lo que requieren de rápidas y continuas actualizaciones.

Además, en una primera etapa las apps de wearables se enfocan en la generación de datos y luego deberán dar el salto en la interacción de los dispositivos, dentro de Internet de las cosas (IoT).

Otra ventaja es que –dice Gómez, de aPlicativa– los wearables brindan datos de los usuarios que permite la innovación en productos y servicios, así como para crear apps más útiles.

Nuevo negocio

Las firmas de investigación de mercados recalcan el potencial del mercado de tecnología de vestir:

Variedad: el mercado de wearables se caracterizará por la varidad de productos que estarán disponibles, con diferentes diseños, interfaces, capacidades y marcas.

Crecimiento: Para el 2019, las ventas de wearables crecerán 13 veces (desde el nivel del 2014) y al menos el 10% de la población mundial tendrá un dispositivo de vestir.

Bajos precios: Los dispositivos de menor precio también impulsarán las ventas debido a la caída de los costos de los procesadores y de los componentes

Fuente Pyramid Research.

Sostenbilidad y financiamiento