PROYECTO RACSA-VÍAEUROPA

Levante la mano si quiere navegar en una red ultra veloz


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La construcción de la red (ultra veloz de Internet) iniciará en la comunidad donde más personas se registren mediante la página de VíaEuropa. Será una competencia entre las comunidades, las cuales se pueden organizar”. Así explicó Jonas Birgersson, presidente del consejo asesor de VíaEuropa, cómo desarrollarán (en una primera etapa) la red de Internet de fibra óptica que llegará a  los hogares, mediante un acuerdo con Radiográfica Costarricense (Racsa).

La red servirá de plataforma para que Racsa y otros proveedores ofrezcan servicios de Internet, telefonía IP, televisión, video vigilancia y aplicaciones.

Se trata de un modelo de desarrollo nuevo para el consumidor costarricense, quien está acostumbrado a cruzar los dedos para que la zona donde habita esté incluida en los proyectos de los operadores de telecomunicaciones.

Birgersson explicó que la gente deberá registrarse en el portal de VíaEuropa y llenar un formulario con el nombre, correo electrónico y los números de teléfono de contacto. Luego, la gente será contactada por la compañía para identificar su interés de ser conectada.

Los datos servirán para ubicar a los usuarios potenciales mediante un sistema de posicionamiento global y diseñar el mapa de ruta de construcción de la red.

La creación de esta base de datos definirá el ritmo de construcción de la red de Internet súper veloz.

“La velocidad dependerá de los registros. La expectativa es conectar a todo el país con una red de fibra óptica, abierta y neutral en un plazo de tres a cinco años”, dijo el emprendedor sueco.

Birgersson comentó que el acuerdo permite a Racsa invertir en la red. No obstante, Teófilo de la Torres, presidente ejecutivo del ICE, manifestó que la empresa estatal aportaría activos como redes y transporte de señales internacionales de Internet.

Factibilidad del modelo

La inversión que hará ViaEuropa en el país no ha sido aún revelada. Empero, Birgersson indicó que llevar fibra a una sola casa implica un costo de $1.500.

La construcción bajo el modelo de comunidades reduce el costo que llega a asumir VíaEuropa, cuyo negocio es el alquiler de la red a los operadores y no la prestación de servicios de telecomunicaciones al cliente final.

Birgersson explicó que el modelo es justo porque atiende la necesidad de conectividad de las comunidades y ofrece seguridad al negocio (compañías de telecomunicaciones), porque se atienden zonas de demanda potencial para servicios como Internet, telefonía IP y televisión digital.

“Llegar a una comunidad en vez de un usuario único reduce los costos”, dijo el empresario sueco.

El plan también incluye la conexión de los centros educativos de los barrios donde se despliegue la red de Internet súper rápida.

Un esquema similar para la construcción de una red de Internet banda ancha es puesta en práctica por Google en comunidades universitarias de Estados Unidos  

El proyecto se llama Google Fiber y el plan piloto se desarrolla en  Kansas City, Kansas. Allí, Google realiza un sondeo para identificar el tipo de servicios que tienen demanda.

Sostenbilidad y financiamiento