Proyectos de redes ultra rápidas de Internet en Costa Rica están estancados

Iniciativas de fibra óptica atrasaron planes de inicio por curva de aprendizaje y trámites burocráticos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cinco proyectos con tecnología de fibra óptica, que debieron conectar la Gran Área Metropolitana (GAM) a Internet de banda ancha están en pausa.

Así, las redes ultraveloces de Internet se mueven con lentitud por procesos burocráticos y la curva de aprendizaje propia de iniciativas nuevas, por su magnitud y su modelo de negocios.

La agenda tecnológica había sido propuesta por Radiográfica Costarricense (Racsa), la Municipalidad de Curridabat, la Junta Administradora de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec), la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) y la Municipalidad de Curridabat. Todas ellas procuran crear redes neutrales de Internet ultraveloz.

El quinto proyecto es la Red Abierta de Nueva Generación, conocida como Range, del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que combina tecnología de cobre y fibra y que competirá con todas las anteriores.

Terreno nuevo

Las redes neutrales son un negocio para el sector de telecomunicaciones del país. Se basan en el despliegue de infraestructura, en este caso tecnología de fibra óptica, para alquilar a proveedores que deseen brindar servicios de Internet, televisión y telefonía al usuario final.

Con ello, quienes administran las redes reciben ingresos por el peaje que pagan los operadores al usar la red, pero también por la prestación de servicios, ya que también pueden ser proveedores.

El modelo ha sido implementado por la empresa sueca VíaEuropa en su tierra natal y pronto lo hará en Israel. En Costa Rica, la compañía tiene acuerdos con Racsa y la Municipalidad de Curridabat para importar el esquema, pero el proceso para adquirir el título habilitante (aval que le permite operar en suelo nacional) ha sido lento.

El proyecto Racsa-VíaEuropa fue lanzado en agosto del 2012 con la promesa al Ejecutivo, por parte de Racsa, que empezaría a funcionar en diciembre. Los suecos, por su parte, no se comprometieron con esa fecha. Llevan su propio calendario y esperaban iniciar en junio.

Según explicó Øyvind Sandaa, director de tecnología de VíaEuropa, están en la fase final para obtener el aval. El caso ya fue analizado por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y se espera que la resolución quede en firme esta semana.

Øyvind Sandaa comentó que han tenido otros problemas para implementar el acuerdo con Racsa, como la geolocalización de las direcciones para ubicar a clientes potenciales.

También han enfrentado dificultad para implementar con rapidez el modelo de negocio la Municipalidad de Curridabat y la empresa ESPH. Para ambas, las telecomunicaciones son área nueva.

La Municipalidad de Curridabat todavía está en proceso de inscripción de una sociedad pública de económica mixta, que usarán para desarrollar la obra. “Sigue inscribir esa figura ante el Registro Público y trabajar en la proyecto de prefactibilidad”, dijo Ronald Pacheco, presidente de esa sociedad pública, quien explicó que el modelo de financiamiento todavía está en estudio. Una de las opciones es que los ciudadanos de Curridabat participen como socios del proyecto.

Por su parte, la propuesta de ESPH es no duplicar esfuerzos al crear la red neutral mediante una alianza que incluiría al ICE y a cooperativas de electrificación rural.

Johan Montero, director de la unidad de Tecnología e información de ESPH, explicó que están en fase de conversación con los socios potenciales. La empresa pública tiene camino avanzado al dar transporte y capacidad a empresas en Heredia, San José y Alajuela. Tiene previsto conectar en el corto plazo un proyecto inmobiliario en Heredia a Internet.

Asuntos legales

Por su parte, la construcción de la red superveloz de Jasec se vio afectada por problemas legales.

La construcción de la obra debió haber concluido en enero del 2012, pero la entidad disolvió el contrato con la concesionaria, el Consorcio TFO AMD, 13 meses después por incumplimientos. Esto obligó a firmar otro acuerdo con Huawei para finalizar la obra.

Y este mes se presentó un nuevo obstáculo. La Contraloría negó el refrendo al contrato que se firmó con la compañía china para desarrollar la segunda fase (el gestor de los servicios de suministro, operación y mantenimiento de la red) por temas de endeudamiento.

“Tenemos experiencia en la ejecución de proyectos. Nos enfrentamos a una nueva coyuntura. Hemos sido diligentes, pero hay una curva de aprendizaje. Es el costo de ser innovador”, dijo Alfonso Víquez, presidente de la junta directiva de Jasec.

Range, del ICE, es otro proyecto que enfrenta freno. La iniciativa debería haber entrado en operación en diciembre.

La Contraloría estudia una apelación al concurso que adjudicó la construcción de la red a la firma Huawei, por parte Lucent Technologies. Esta objeta que el proyecto fue adjudicado a la firma china, pese a presentar ellos la oferta más baja. EF consultó al ICE sobre el tema, pero al cierre de esta edición no se había recibido respuesta.

El atraso en la ejecución de los proyectos de redes ultraveloces de Internet no solo afecta los planes de negocios de las empresas.

El mayor afectado es el consumidor, quien podría estar gozando hoy de una mayor oferta y competencia en un servicio que se vuelve vital para la vida cotidiana.

Sostenbilidad y financiamiento