Rostros para la factura digital

Hay diversas soluciones para adoptar esta herramienta que pronto será cotidiana


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos
  • Imágenes

Facturar electrónicamente dejará de ser la excepción entre profesionales liberales y será la regla en Costa Rica hacia fines de año.

Pero no tendrá que esperar a que Santa Claus le traiga la fórmula para despedirse del papel. Existen en el mercado diversas opciones para las empresas y profesionales independientes que deseen empezar a facturar de forma digital.

Por ejemplo, el sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) de Softland, Exactus, incluye un módulo de facturación electrónica.

“El cliente no tiene un sistema administrativo contable por un lado y una factura electrónica por otro; damos una solución que se integra con el resto del proceso de negocio”, dijo Gonzalo Sandstad, gerente de ventas de Softland.

Este registra la factura electrónica emitida en una base de datos siguiendo el formato que solicita tributación (XML) y la envía al cliente. Exactus, que se comercializa en paquetes que van desde los $7.000, se instala localmente y requiere de una base de datos (SQL Server u Oracle).

En la nube

También existen opciones que corren en la nube, como Signature, de South Consulting.

Este se conecta con los sistemas de facturación de las empresas y emite, firma digitalmente, distribuye electrónicamente y almacena facturas en la Signature Cloud por cinco años. Si la empresa lo desea, puede imprimirlas para dar el papel al cliente.

“La solución se empezó a desarrollar en el 2002 en Chile y ya es utilizada por más de 3.000 empresas en América Latina”, dijo Sergio Chavarri, gerente general de South Consulting.

En su opinión, estar en otros territorios es la principal fortaleza de esta herramienta respecto de otras, pues cuenta con funcionalidades que son utilizadas en países con modelos de facturación electrónica más avanzados que el costarricense.

El servicio se cobra por factura generada, sin limite de usuarios. “Tenemos varios planes y, dependiendo del que elija la empresa, cada factura le puede costar hasta ¢1”, aseguró Chavarri.

Por su parte, la empresa GTI desarrolló dos soluciones de facturación electrónica: una de ellas, Ecofactura, la comercializará Radiográfica Costarricense (Racsa) en paquetes que van desde los ¢8.000 al mes; la otra, la vende GTI directamente.

“Estamos por sacar planes nuevos pero actualmente el costo para un profesional independiente ronda los ¢6.500”, afirmó el gerente general de GTI, Alejandro Montalvo.

Además de facturas, el sistema emite notas de débito y crédito digitales. Permite hacer consultas por fecha, servicio, producto vendido o cliente. También se puede integrar con soluciones de ERP y permite cobrar el monto por medio del sistema bancario nacional.

El sistema estará disponible desde teléfonos con Android y iOS a partir de la segunda quincena de este mes.

Gratuito

La Dirección General de Tributación (DGT) también lanzará una herramienta que estará disponible en Internet y que se ofrecerá gratuitamente a los profesionales liberales a partir del momento en que se les obligue a facturar electrónicamente.

EF quiso conocer más detalles sobre el sistema, pero Carlos Vargas, director general de tributación, dijo que, por estar aún en desarrollo, es prematuro indicar aspectos puntuales sobre su funcionalidad.

Lo que sí se sabe desde ahora es que, independientemente del sistema que escoja, deberá contar con la firma digital y registrarse bajo la figura emisor-receptor electrónico en haciendadigital.go.cr .

Por ahí puede empezar el cambio hacia la digitalización de sus facturas.

Sostenbilidad y financiamiento