La ciencia y la tecnología tiene poco peso en la agenda del Congreso

Minoría de proyectos de la comisión de ciencia, tecnología y educación se vinculan con este campo

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /tecnologia/Telefonicas-operadores-Comex-Micitt_ELFCHA20130816_0001_5.jpg
    326x204
    La ciencia y la tecnología tiene poco peso en la agendadel Congreso
    / 16 AGO 2013

index

Convertir a Costa Rica en un centro tecnológico en la región, potenciar la atracción de inversión extranjera directa en este campo con un alto grado de sofisticación o integrar al país a la economía digital, son temas que están fuera del radar de los diputados.

Esto a pesar de que los temas de ciencia y tecnología son parte de la agenda de trabajo en la Asamblea Legislativa, mediante la Comisión Permanente Especial de Ciencia, Tecnología y Educación.

La labor de este órgano, de mayo del 2010 a la fecha, ha sido limitada. Esto si se toma en cuenta los proyectos vinculados directamente con estos campos del conocimiento que han estado en agenda durante este periodo, así como si se pondera el número de proyectos dictaminados; es decir, aquellos que pasan a la fase final de discusión por los 57 diputados en el seno del Plenario Legislativo.

Así lo revela un análisis de las iniciativas de ley en proceso de trámite y dictaminadas. Los datos fueron proporcionados a EF por la unidad de análisis de la gestión parlamentaria, del Departamento de Servicios Parlamentarios del Congreso.

El informe revela que del total de proyectos dictaminados por la Asamblea (891 iniciativas), solo un 4% (37 iniciativas) salieron de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación.

De estos textos, la mayoría (78%) de los proyectos de ley que fueron dictaminados por la comisión de ciencia, tecnología y educación (para pasar a su discusión en el Plenario) tienen relación con el tema de educación.

Así, menos de una quinta parte (22%) de las iniciativas de ley de la comisión están vinculados con ciencia y tecnología.

Para Juan Manuel Campo, consultor de la firma Ciber Regulación, los resultados muestran que se carece de una política de Estado en la materia y que el tema es abordado de manera individual por algunos diputados afines al área. “Los partidos deben tener una agenda del siglo XXI (ciencia y tecnología) que incluya telecomunicaciones”.

A paso lento

La cifra también refleja que los diputados que integran esta comisión no han podido alcanzar un ritmo de trabajo que les permita dictaminar al menos un proyecto por mes (0,9%).

Tal vez esto explica por qué el presidente de la comisión, Justo Orozco, pretende acelerar el ritmo de análisis en los nueve meses de operación que le queda a esta Asamblea Legislativa.

“Me gusta avanzar y que no se estanquen los proyectos. Debo decir que la conformación final (de la comisión en esta legislatura) es positiva para el país”, afirmó Orozco.

“Está conformada por diputados muy positivos. En realidad no ha habido obstruccionismo”, destacó el legislador, quien comentó que solicitó la presidencia de esta comisión al Poder Ejecutivo. “Yo pedí la comisión. Era el presidente de la comisión de derechos humanos. Ahí enteré el proyecto que quería enterrar. Hice mi trabajo ahí. Había tanta polémica y uno es sensato y razonable y no tenía cabida”, explicó Orozco.

Esto a pesar de que antes de esta designación, Orozco solo había mencionado dos veces la palabra tecnología en sus intervenciones en la Asamblea. La palabra ciencia, no la había citado.

Poca ciencia y tecnología

En los 37 proyectos de la comisión, 29 decantaron por temas educativos. Este es el caso de las propuestas para reformar el sistema de pensiones y jubilaciones del Magisterio Nacional y otro para facilitar la difusión del conocimiento a universidades estatales mediante televisión y radio.

Ello dejó poco espacio para los ocho expendientes vinculados con la ciencia y la tecnología.

Entre ellos, el expediente digital único en salud (que ya se convirtió en ley) y la iniciativa sobre sobre fertilización in vitro y transferencia embrionaria (el cual se archivó).

Otra propuesta que recibió dictamen fue un memorando de entendimiento entre los gobiernos de Costa Rica e India para el establecer un centro de excelencia en tecnología de la información.

¿Qué esperar?

El Poder Ejecutivo no muestra gran interés por este déficit en temas científicos.

Hoy el único proyecto que fue convocado para el periodo de sesiones extraordinarias (en el cual Casa Presidencial tiene el control de la agenda legislativa) en la comisión es un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El aval de los diputados implicará el destino de $10 millones para apoyar innovación, transferencia tecnológica y creación de empresas con base tecnológica. Otros $25 millones se destinarían a fortalecer el capital humano.

Para el Gobierno, el empréstito tiene prioridad alta y responde a la estrategia de trabajo que el Ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), Alejandro Cruz , se fijó para su último año de labor.

“La agenda del Micitt buscará fortalecer el capital humano, la innovación de pymes y consolidar el sector telecomunicaciones”, dijo Cruz en una entrevista a EF en mayo.

En tanto, en noviembre otros proyectos tomarán importancia. Orozco comentó que dará prioridad al proyecto ley de orden y regulación en radio y televisión. Se trata de una iniciativa propia que procura una mejor distribución del espectro radioeléctrico. “Hemos visto monopolios de frecuencias en una sola persona o familias. Y más familias pueden comer (del espectro)”, comentó el legislador.

El presidente de la comisión también aseguró que priorizará la propuesta para la promoción, regulación e implementación del teletrabajo en el país.

En tanto, un proyecto de ley para la alfabetización digital en escuelas públicas primarias con recurso de Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) están también en agenda del Plenario para sesiones ordinarias.

La iniciativa podría convertirse en la última opción que tendría el Gobierno para dar dirección a los recursos de Fonatel y terminar con el conflicto con la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Solo quedan nueve meses para cambiar este panorama y fortalecer, así, la ciencia y tecnología.

Sostenbilidad y financiamiento