Ejecutivos deben superar sus prejuicios y reconocer que todas las industrias se enfrentarán a los mismos desafíos

Por: Carlos Cordero Pérez 18 enero
Una de las estrategias de las empresas ante la disrupción tecnológica es realizar alianzas, invertir y adquirir startups.
Una de las estrategias de las empresas ante la disrupción tecnológica es realizar alianzas, invertir y adquirir startups.

Los cambios legales, en los clientes y tecnológicos son los principales motores para que las empresas adopten los sistemas más avanzados y transformen sus modelos de negocios.

En reporte de EY (antes Ernst & Young) indica que al menos seis de cada 10 ejecutivos ven las tecnologías disruptivas como una amenaza y que la burocrocia es el principal obstáculo para adaptarse al nuevo entorno en las industrias y mercados.

La investigación fue realizada por la unidad de inteligencia económica de EY y consultó a más de 1.000 ejecutivos de distintas corporaciones globales.

La mayoría de los ejecutivos respondieron que sus empresas están siendo reactivas. Lo positivo es que la mayoría empiezan a superar el desafío, reconociendo la la disrupción puede venir desde cualquier sector de la industria o del mercado y que es necesario prepararse.

El reto para las empresas es pasar del temor y el desconocimiento a aceptar la disrupción como una oportunidad. Al menos 60% de las empresas ya están invirtiendo en definir su estrategia y han creado unidades para desarrollarlas.

Aparte de los cambios legales y tecnológicos (con la introducción de la inteligencia artificial, robótica, Internet de las cosas), los cambios en los clientes (más digitalizados, con más información y más exigentes) son el principal motor para aplicar los cambios tecnológicos y de negocios.

Esto es particularmente más relevante en el sector salud, donde el evejecimiento de la población y las demandas de mayor calidad de vida están sincronizadas con las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías, incluyendo la tecnología del vestir (wearables) y las aplicaciones móviles.

Otros sectores donde la disrupción está introduciendo cambios acelerados es el financiero y la industria energética.

Según el reporte de EY las empresas están afrontando la nueva realidad rompiendo su propio aislamiento, mediante alianzas dentro de sus industrias, fuera de ellas o con startups (lo que incluye inversión y adquisición de emprendedimientos basados en altas tecnologías).

El reporte de EY insiste que los ejecutivos deben superar sus prejuicios y reconocer que todas las industrias se enfrentarán a los mismos desafíos y que no hay una tecnología o un modelo que los resuelva, pues el principal signo de los nuevos tiempos es el cambio interrumpido y cada vez más acelerado.