Al sustituir al vinilo y a los casetes, el CD le abrió la puerta a la innovación y al entretenimiento

Por: Diana Lucía Salas Víquez 1 septiembre, 2013
 El primer CD del mundo se comercializó en Japón, en 1982. Su lanzamiento representaba una revolución que eliminaba completamente el ruido presente al reproducir canciones.
El primer CD del mundo se comercializó en Japón, en 1982. Su lanzamiento representaba una revolución que eliminaba completamente el ruido presente al reproducir canciones.

En una época caracterizada por la venta y uso de LP y casetes, el lanzamiento del disco compacto inició una revolución digital que no cesa.

Aunque en su cumpleaños número 31 reporta fuertes caídas en ventas, el CD –siglas en inglés de compact disc – transformó la forma de consumir y registrar el sonido.

Su sorprendente éxito retó a la industria a innovar para crear nuevas herramientas para aprovecharlos y por qué no, también para sustituirlos.

Punto de partida

Introducidos al mercado por las empresas Sony y Philips, su tamaño lo definió su antecesor.

El casete medía 11,5 centímetros de forma diagonal y la compañía Philips consideró que se trataba del diámetro adecuado para un CD.

El tamaño permitía una hora de música grabada, por lo que Sony propuso aumentar medio centímetro y lograr 74 minutos, justamente la capacidad para contener la 9° Sinfonía de Beethoven.

Boom de nuevas propuestas

Tan solo un mes después del lanzamiento del CD, salió al mercado el primer reproductor comercial de discos compactos.

Se trató del CDP-101, con un precio de unos $1.300 y un peso de 7,6 kilos. El CDP incluía la denominación 101 como un homenaje al sistema digital binario de ceros y unos.

En 1984 Sony aprovechó el éxito en las ventas de CD para comercializar el primer reproductor portátil: el discman D-50.

El nuevo reproductor tenía mejor diseño, menor consumo de energía y menor tamaño.

Ya en 1986 la producción anual de discos compactos alcanzaba los 45 millones de unidades.

Los reproductores de CD portátiles se enfrentaron a la competencia ofrecida por los que reproducían minidiscos y los basados en discos duros.

En 1990 llegó al mercado el compact disc grabable (CD-R, por sus siglas en inglés) y años más tarde Sony añadió a sus discman la capacidad de leer CD con archivos mp3, lo que prolongó su vida comercial.

Para el 2007, se habían vendido ya más de 200.000 millones de CDs en todo el mundo.

Hacia lo pequeño

El formato de audio digital comprimido mp3 definió la nueva era de la música. Amplió la posibilidad de almacenar información y definió una propuesta para comercializar la música.

Treinta y un años antes, era el CD el que se imponía al vinilo, en una batalla en la que el ganador fue el entretenimiento y la innovación.

Conquistas

1982: Philips y Sony crean el primer disco compacto.

1982: Salió al mercado el primer reproductor comercial de discos compactos: el CDP-101.

1984: Se comercializa el discman D-50.

1990: Llegó al mercado el compact disc grabable (CD-R).

1995: Se utilizó por primera vez la extensión .mp3.

1998: Lanzan al mercado el MPMan F10, primer reproductor de mp3.

2001: Apple lanza su reproductor de audio digital Ipod.

Fuente Recopilación propia.

Etiquetado como: