Por: Adrián García 17 julio, 2016
 Columna Conectados: Ciberseguridad y nuestros datos enrejados
Columna Conectados: Ciberseguridad y nuestros datos enrejados

En el año 2012, el ingeniero y emprendedor Peter Diamandis publicó su libro Abundancia , en el cual describe con datos y ejemplos de cómo el mundo está cada vez mejor, visto desde varias dimensiones.

El uso de nuevas tecnologías aplicadas a necesidades reales podría traer aún más beneficios para la humanidad.

Por ejemplo, el grafeno es un material 100 veces más fuerte que el acero y cinco veces más ligero que el aluminio. Se puede usar para confeccionar cables, superbaterías, pantallas e incluso auriculares.

La perovskita es un mineral que resulta en alta eficiencia y costos menores al ser utilizado para fabricar paneles fotovoltaicos.

Además, los nanorrobots, máquinas programadas para cumplir funciones específicas en escala atómica, podrían replicarse por sí solos y construir estructuras más complejas.

Los vehículos autónomos o semiautónomos conseguirían reducir la cantidad de accidentes, ahorrar mucho dinero y tiempo, reducir el tráfico y la cantidad de carreteras, y casi eliminar los estacionamientos y los seguros de automóviles.

Estos ejemplos son solo una muestra de las tecnologías que hoy, en el año 2016, están siendo evaluadas y pronto estarán comercialmente disponibles alrededor del mundo.

Juan Enríquez, un académico e inversionista, que recientemente estuvo de visita en Costa Rica, publicó un libro a principios de los ochenta titulado Mientras el futuro te alcanza .

Hoy, tanto Diamandis como Enríquez coinciden en que hay evidencia de un futuro mejor favorecido por el uso de nuevas tecnologías.

Existe una gran oportunidad para los emprendedores, tecnólogos e inversionistas costarricenses para participar de manera anticipada en la creación de productos y servicios, en lugar de ser simplemente espectadores.

¿Usted, de que lado se encuentra?