Atiende demanda de países de Latinoamérica, África y Oceanía, así como realiza investigaciones de carácter científico

Por: Carlos Cordero Pérez 25 mayo, 2015
El Instituto Clodomiro Picado fue creado en abril de 1970 como parte del Ministerio de Salubridad Pública y dos años después pasó a la UCR.
El Instituto Clodomiro Picado fue creado en abril de 1970 como parte del Ministerio de Salubridad Pública y dos años después pasó a la UCR.

El Instituto Clodomiro Picado (ICP) contabiliza más de 635 investigaciones publicadas en revistas científicas a lo largo de 45 años de funcionamiento y más de 250.000 pacientes de Costa Rica y de otros países de Latinoamerica, África y Oceanía a los que se les ha aplicado sus sueros antiofídicos.

Las publicaciones en revistas especializadas es uno de los principales indicadores de logros en el campo científico, debido a los altos requerimientos que se exigen a las investigaciones científicas y que demuestran la calidad de los estudios que se realizan.

En el caso del alcance de la producción de sueros, el ICP destaca que se ha contribuido a enfrentar el problema de desabastecimiento de antivenenos en otros países mientras en el país se ha respondido a la demanda completamente.

"Se ha logrado satisfacer completamente la demanda de antivenenos terapéuticos (o sueros antiofídicos) para uso humano que requiere el país desde los años 90", afirmó Alberto Alape Girón, director del Instituto.

El ICP fue creado el 13 de abril de 1970 como parte del Ministerio de Salubridad Pública (así se llamaba entonces), después de un programa que ambas entidades impulsaron desde 1966. En ese momento parte del personal era de la Universidad de Costa Rica.

En junio de 1972 pasó completamente a la jurisdicción de la UCR, tras un acuerdo entre el ministro José Luis Orlich y el rector Eugenio Rodríguez Vega.

Exportación

Desde 1996 el ICP fue designado como centro de referencia para la región en materia de ofidismo y antivenenos por el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana, con lo que se cubre siete países.

Asimismo se distribuyen antivenenos a Ecuador, Colombia, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, Burkina Faso, Mali y Papúa Nueva Guinea.

Actualmente cuenta con 74 personas, que incluyen a 18 investigadores, 4 de los cuales son de la sección de desarrollo tecnológico.

La investigación científica y tecnológica realizada en el ICP se concentra en los diferentes aspectos del problema del envenenamiento por mordeduras de serepiente y su tratamiento.

También incluye estudios que van desde la historia natural, taxonomía y distribución geográfica de las serpientes venenosas de Centroamérica hasta la composición de sus venenos, la caracterización bioquímica de sus toxinas y de sus mecanismos de acción.

Asimismo, se han desarrollado y mejorado técnicas para producción de antivenenos.

El ICP también ha realizado evaluaciones de desempeño de los antivenenos en modelos experimentales preclínicos y en ensayos clínicos controlados, y ha desarrollado nuevos antivenenos para su uso terapéutico en diferentes regiones del mundo.

Uno de los aspectos más interesantes de la evolución del ICP es la relación entre sus actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico y producción de inmunobiológicos, lo que ha generado un alto impacto académico y social, de acuerdo con el mismo ICP.