Operadores compiten con planes celulares a la medida; restricción se mantiene

Por: Mónica Cordero Sancho 10 noviembre, 2013
 El banderazo de la apertura en telefonía celular lo dio Claro, el 5 de noviembre del 2011. Luego lo siguió Movistar a la semana siguiente. Y con ellos, el ICE también se incorporó a la era de la competencia.
El banderazo de la apertura en telefonía celular lo dio Claro, el 5 de noviembre del 2011. Luego lo siguió Movistar a la semana siguiente. Y con ellos, el ICE también se incorporó a la era de la competencia.

Hoy día comprar un plan de servicio celular es como armar un juego de Lego: se tiene la libertad de formar y elegir figuras al gusto.

Quien acostumbra hablar más que enviar mensajes de texto (SMS) y usar Internet, puede hallar una opción que premie los minutos de voz respecto de los otros servicios.

El suscriptor que usa el celular para navegar en Internet, ver películas y usar apps tiene planes que ofrecen hasta 5 Mbps de ancho de banda. Lo mismo ocurre con los clientes que prefieren comunicarse mediante SMS.

El objetivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Claro y Movistar con este modelo (que aplican con distintos matices) es adaptarse mejor al perfil del consumidor.

Este es el principal legado de dos años de competencia en el mercado de telefonía móvil.

El 5 de noviembre del 2011 terminó el monopolio del ICE como proveedor único del servicio de telefonía celular.

Ese sábado, Claro inició la venta de servicios a un grupo de personas que se había preinscrito semanas atrás a su marca. La siguiente semana, Movistar dio el paso al abrir las puertas de sus tiendas al público.

La travesía ha obligado a ajustes. “Todos (los tres operadores) hemos aprendido. Eso es parte de la madurez. La oferta comercial hoy es mucho y variada”, expresó Jaime Palermo, gerente de clientes del ICE.

“En nuestro caso, ha sido indentificar cuáles eran los clientes metas (antes de la apertura era un mercado homogéneo) y segmentar mercado”, añadió.

Cambios leves

Otro cambio importante que ha sufrido la oferta del servicio celular ha sido la diferenciación del costo de las llamadas a la misma red del operador ( on net ) y hacia la competencia ( off net ).

El ICE fue el primero en dar ese paso y es la empresa que lo ha aplicado de manera más radical.

Por ejemplo, las llamadas que realizan y SMS que envía sus suscriptores (de pospago) a clientes de Claro y Movistar se cobran como minutos extra al plan de servicio que adquirieron. En prepago, los bonos solo aplican para contactar a números del ICE.

En el caso de Claro, los clientes de pospago, al elegir los componentes del plan, pueden adquirir bolsas de minutos separadas para llamadas on net y off net .

Movistar aplica esta modalidad de manera más leve. Los clientes con contrato pueden llamar sin diferencia de tarifa a cualquier operador, pero tienen una cantidad de minutos extra para comunicarse con números de la marca. En prepago, la empresa española sí brinda bolsas de minutos para llamadas on net y off net .

Empero, la propuesta comercial de los tres operadores es similar, si se comparan ofertas y la estructura de los planes.

Ante ello, los operadores alegan que el modelo tarifario del monopolio se mantiene en tiempos de apertura. Eso les resta flexibilidad para crear paquetes, según afirman.

En dos años, solo ha habido dos cambios: un alza en el costo de los SMS y una tarifa de Internet móvil prepago por descarga.

“El país apostó (con la apertura) por la diversidad de ofertas y mejores servicios, precios y calidad. Si bien muchos de estos aspectos son posibles, aún faltan elementos básicos como portabilidad numérica, competencia de mercado y convergencia de servicios para decir que lo planeado, desde el punto de vista comercial, se dio”, dijo Hannia Vega, quien fue viceministra de Telecomunicaciones al abrirse el mercado.

Internet a paso lento

Una de las novedades que trajo la apertura fue la posibilidad de acceso a la gente de teléfonos inteligentes de alta gama mediante subsidios al firmar un contrato.

Este paso llevó a aumentar el uso de Internet móvil a un 17% de los abonados del servicio celular, para diciembre del 2012.

Así, al inicio de la apertura, la velocidad de navegación fue el gancho usado por los operadores para atraer clientes. Este pasó de un máximo de 2Mbps a 4 Mbps.

Empero, en dos años, esta velocidad máxima de navegación se ha elevado un mega (5 Mbps), en las ofertas del ICE y Claro. Movistar bajó el ancho de banda a 2 Mbps en sus planes, a pesar de que recientemente sacó una oferta que ofrece 3Mbps y 4 Mbps como estrategia de aniversario.

Los problemas para instalar infraestructura podría estar limitando el desarrollo de las redes, pero también podría explicarse por un tema tarifario, según la opinión el consultor de Deloitte, Gilles Maury.

“Una petición recurrente de parte de los operadores ha sido manejar tarifas diferenciadas para lanzar paquetes diseñados en función de segmentos de mercado diferentes”, dijo Maury.

El consultor considera que es posible que los operadores retengan el lanzamiento de nuevos productos hasta que la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) realice una modificación regulatoria.

Ahora, este tercer año de apertura iniciará con la portabilidad numérica. La expectativa es que la libertad del usuario mueva el mercado, pero esto dependerá de cuán seducido se sienta para probar un nuevo servicio.

En este sentido, se espera que los operadores afinen sus redes para elevar la calidad del servicio, especialmente para navegar.