Esta tendencia aun es incipiente pero abre oportunidades a las marcas

Por: Mónica Cordero Sancho 7 abril, 2013
 Los brazaletes inteligentes es una tendencia de big data que está siendo adoptada por los llamadas early adopters (primeros usuarios).
Los brazaletes inteligentes es una tendencia de big data que está siendo adoptada por los llamadas early adopters (primeros usuarios).

“Hoy me levanté y me enteré de que había dormido seis horas con 56 minutos, de los cuales cuatro horas con 34 minutos fueron de sueño ligero y dos horas con 21 minutos de sueño profundo. Además, en el momento en que escribo esto he dado 4.023 pasos (apenas un 40% de lo recomendado)”.

Esta no es la historia de un individuo que vive permanentemente conectado a monitores en un centro de salud. Es la experiencia de Rogelio Umaña, director creativo de medios interactivos de Tribu DDB, contada en su blog CTRL+D.

Este bloguero de EF está usando un brazalete llamado Up de Jawbone, que mediante sensores registra los movimientos (o ausencia de ellos) que combina con el registro manual de las comidas.

 Mercado desarrolla brazaletes que registran hábitos de la gente - 2
Mercado desarrolla brazaletes que registran hábitos de la gente - 2

El dispositivo sincroniza estos datos con una app (bajada del App Store y Google Play) que entrega un resumen gráfico del comportamiento del organismo, al conectarse el brazalete con el teléfono inteligente.

En el mercado hay varias marcas de registradores de actividad física.

Estos dispositivos no son una novedad tecnológica. Deportistas de alto rendimiento han usado aparatos similares para medir su rendimiento físico por años.

 Mercado desarrolla brazaletes que registran hábitos de la gente - 3
Mercado desarrolla brazaletes que registran hábitos de la gente - 3

Empero, los brazaletes que permiten “conocerse a uno mismo” representan una tendencia que toma fuerza en la era del mundo digital: el big data ; es decir, los grandes cúmulos de información promovidos por la popularidad de los sensores, la nube y los dispositivos móviles.

“Es un paso adelante en la recolección de datos personales con el fin de conocer mejor los hábitos y el comportamiento (de la gente)”, explicó Sergio Restrepo, director de Darwin Zone, quien también usa una de estas bandas en su muñeca.

“Estos sensores ya existen en diferentes formatos y, aunque más avanzados, siguen siendo inexactos, pero para los early adopters (primeros usuarios) de la tecnología es apasionante estar en el proceso de evolución hacia la precisión y la exactitud del data personal”, añadió.

La era de los datos

Leslie Feinzaig, gerenta de productos de Kinect para Windows, comentó que los brazaletes que registran la actividad física son muy populares en mercados como Estados Unidos.

Estos son un ejemplo de un cambio en la manera en que interactuamos con el hardware (que se llenan de sensores) que se vuelve cada vez más natural de la mano del software .

Para Umaña, empezaremos a ver más objetos que registren las actividades de las personas en el mercado, especialmente en la categoría de health tracking (seguimiento de salud).

“Además de varios brazaletes están los relojes basis (monitorean la salud, corazón, calorías) y toda la línea de productos conectados de marca Withings (compañía de productos inteligentes, como básculas, y apps para el cuidado personal)”, comentó Umaña.

Tanto Umaña como Restrepo coinciden que estos aparatos abren una ventana de oportunidades para las marcas y nuevos negocios.

“La aplicación más simple es el microtargeting ; es decir, utilizar todo esta cantidad de información personalizada para dirigir mensajes de productos y servicios mucho más específicos a los hábitos y necesidades del consumidor”, dijo Umaña.

“Por otro lado, aunque un poco más complicado, está relacionar las marcas directamente con el estilo de vida de sus consumidores, a través del diseño o uso de sus propios aparatos conectados o sensores para ofrecer una experiencia a su target que igual deje una huella de datos”, añadió.

Por su parte, Restrepo recordó que hoy existen pocos jugadores en este nuevo mercado.

“Las nuevas aplicaciones y desarrollos más exactos y confiables serán los grandes beneficiados. Cosas y lugares más conectados a mi día a día podrán ofrecerme productos y servicios más acorde con necesidades reales. Es parte de una rápida evolución a un mundo más conectado, basado en datos”, dijo.

Empero, esta tendencia también abre un nuevo debate en el tema de privacidad, ya que cada vez los secretos más íntimos del ser humano quedan a la vista en el ciberespacio.

Pulsera inteligente

Up, de Jawbone: El brazalete con sensores recolecta datos sobre hábitos al dormir, comidas, estado anímico y actividad física. Cuenta con alarmas que avisan estados prolongados de inactividad y el momento adecuado de despertar. En tres tamaños y cinco colores. Se complementa con una app gratuita del App Store y Google Play. Precio: $129,99 (en EE.UU.).

NIKE+ Fuelband: Tiene un acelerómetro que mide el movimiento y define cuánta actividad debe tener un usuario para cumplir sus objetivos de condición física. Registra el progreso. Disponible en tres colores y para usuarios de dispositivos Apple. Precio: $149 (en EE. UU.).

Flex de Fitbit: Registra actividad física, comidas, hábitos de sueño y peso. Se combina con apps para dispositivos Apple y Google y también tiene una web. En cuatro colores y un solo tamaño que se ajusta a la muñeca. Precio: $ 99,95 (en EE. UU.).

Fuente Fabricantes.