Trece empresas esperan aval del Gobierno para brindar servicios de datos, voz, video, TV e Internet

Por: Mónica Cordero Sancho 2 febrero, 2014
 Los servicios satelitales aprovechan las ondas que irradian sobre el país los satélites que están en órbita en el espacio. El uso de esta tecnología para brindar televisión por suscripción ha dinamizado este mercado en el país.
Los servicios satelitales aprovechan las ondas que irradian sobre el país los satélites que están en órbita en el espacio. El uso de esta tecnología para brindar televisión por suscripción ha dinamizado este mercado en el país.

El 2014 se perfila como el año en que despegarán los servicios de telecomunicaciones que se brindan desde las órbitas geoestacionarias.

Se trata de servicios satelitales que aprovechan las ondas irradiadas sobre el país por satélites que atraviesan esta órbita.

La oferta incluye televisión por suscripción, datos, Internet y voz y geolocalización (GPS), cuya cobertura llega a zonas donde tecnologías como el cable módem y las redes de fibra óptica y telefonía celular no pueden llegar por la geografía.

Hoy día, trece compañías están solicitando una concesión directa del Estado para brindar servicios satelitales ante el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Con ello, se espera un mayor dinamismo del mercado de telecomunicaciones.

De ellas, diez solicitudes están en la fase final de estudio por parte del Viceministerio de Telecomunicaciones, que deberá emitir una recomendación al Poder Ejecutivo para otorgar la concesión.

En tanto, otras dos solicitudes esperan el informe técnico de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) para su estudio por parte de ese viceministerio, mientras la solicitud restante espera una respuesta de prevención realizada a la empresa.

“La dinámica de estas empresas (las que ya poseen una concesión y las que están en proceso) se visualiza en los efectos de la apertura del mercado de telecomunicaciones”, dijo Rowland Espinoza, viceministro de Telecomunicaciones.

“El consumidor contará con una mayor diversidad de servicios y de empresas para elegir”, añadió el jerarca.

Espinoza explicó que el plan es darle trámite a las solicitudes de concesión antes de mayo. “Ahora estamos analizando los informes técnicos y financieros y jurídicos de cada una de estas empresas”, añadió.

Los servicios satelitales hacen uso de la figura de la concesiones directas; es decir, permisos otorgados por el Poder Ejecutivo que permiten operar y explotar redes públicas de telecomunicaciones, que no requieran uso del espectro radioeléctrico.

Los sistemas satelitales son una opción para las comunicaciones a distancia, porque permiten entregar servicios de telecomunicaciones a localidades aisladas o de difícil acceso (para la instalación de sistemas de comunicaciones terrestres), o porque el despliegue de infraestructura implica una alta inversión.

Para ello, se utiliza la órbita geoestacionaria (ubicada en un anillo de 35.786 km sobre el ecuador de la Tierra). Los servicios satelitales ocupan las bandas de frecuencia que oscilan entre los 6 y 12 GHz; es decir, entre ellas, la bandas Ka.

Camino limpio

Desde la apertura del mercado de telecomunicaciones en el 2008, el Estado ha avalado el uso de las órbitas geoestacionarias.

Trece permisos se entregaron, en su mayoría para canales de televisión y cableras que necesitan bajar la señal, y tres que dan servicios de telecomunicaciones directo al público: Claro y TV Señal Innova (Repretel) para ofrecer televisión, y Datzap para Internet.

Espinoza reconoce que el trámite para el sector de servicios satelitales requirió de madurez, tanto del sector público como del privado.“Esto es una señal positiva para el mercado”, destacó.

El proceso requirió estandarizar el trámite y construir un procedimiento por parte del Poder Ejecutivo. También exigió a la Sutel agilizar la elaboración de los informes técnicos que requieren este requisito.

Y es que el mercado de servicios saltelitales está en una etapa temprana de desarrollo en el país, a pesar de que en otras naciones ya está en fase madura.

Por ello, el Viceministerio de Telecomunicaciones prepara el lanzamiento de un manual y un reglamento para servicios satelitales. Este último documento permitirá que los operadores tengan certeza jurídica sobre cuáles son los procedimientos que aplican en este campo.

Para Marylena Méndez, presidenta del Consejo de Sutel, el mercado de servicios satelitales ha evolucionado “fuertemente” en el subsector de televisión por suscripción.

“La parte de datos por satélites viene a llenar necesidades puntuales en lugares donde no hay infraestructura. Probablemente, el dinamismo se concentrará en la televisión satelital por suscripción”, dijo Méndez.

Costa Rica contaba con 38 concesionarios satelitales, cuyo permiso se otorgó previo de la entrada en vigencia de la Ley General de Telecomunicaciones.

La mayoría de las empresas que posee una concesión en la órbita geoestacionaria son cableras que utilizan el espectro radioeléctrico para bajar contenidos a sus centrales, los cuales distribuyen a sus clientes mediante cable coaxial (redes fibra y cobre).

De esta lista, solo tres empresas comercializaban servicios satelitales en aquel momento. Una de ellas es Sky, que brinda el servicio de televisión en San José y la zona rural.

Las otras dos son Radiográfica Costarricense (Racsa) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que incluyen Internet satelital entre los servicios a sus clientes.

En el caso de ICE, el servicio satelital facilita ofrecer una conexión de Internet de 1 Mbps y 12 líneas telefónicas, como parte de los proyectos de acceso universal que se despliegan en pueblos lejanos como en comunidades indígenas.

Mayor dinamismo

El efecto de la tecnología satelital ha tenido un impacto visible en el mercado de televisión por suscripción.

En el 2013, Sky y Claro entraron a competir y hoy día más casas en barrios populares, precarios y zonas rurales tiene acceso a la televisión internacional.

Los clientes pasaron de 67.610 en el primer trimestre del 2012, a 116.371 en el segundo del 2013; un repunte del 72% que representa 48.761 nuevos abonados en año y medio, según cifras de Sutel, publicó el diario La Nación el 19 de enero.

“Cuando llegamos, la penetración de sistemas de televisión era solo del 40%; el resto del país estaba desatendido y más en el área rural, donde las cableras no tenían señal, pues se limitan a un crecimiento físico de cable coaxial”, dijo Carolina Sánchez Rangel, vocera de Claro, a este diario.

Y este mercado se podría dinamizarse más. Recientemente, la filial de Repretel, TV Señal Innova, obtuvo el permiso para brindar servicios satelitales.

Por ello, no es de extrañar que las antenas parabólicas proliferen en los techos de las casas.

Algunos detalles

Características: Las comunicaciones satelitales utilizan la órbita geoestacionaria, un anillo de 35.786 km sobre el ecuador de la Tierra. El uso de esta órbita permite que un satélite tenga una rotación aparentemente a la misma velocidad que la Tierra y brinde servicios constantes a una misma zona de cobertura.

Ventajas: Esta tecnología permite llegar a lugares de difícil acceso y que presentan un alto costo para los despliegues de redes.

Aplicaciones: Esta tecnología permite brindar Internet de banda ancha, televisión por suscripción, geolocalización (GPS) y telefonía móvil.

Reglas: En Costa Rica, los servicios satelitales ocupan las bandas de frecuencia que oscilan entre los 6 y 12 GHz. Entre ellas, la banda Ka.

Fuente Viceministerio de Telecomunicaciones.